Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27- -4- -2007 El desafío de ETA Batasuna s Las víctimas ESPAÑA 15 Heras, Ana Iríbar y otras víctimas, ayer, en el CEU tendría que haber dimitido tras el atentado de Barajas y que los compañeros de partido de su marido urdidores o cómplices de la actual política antiterrorista se han vendido por un plato de lentejas con cianuro. Por el pesebre Pilar Elías explicó con sencillez su resistencia cívica como concejal del PP en Azcoitia: A mí sólo me queda mi libertad. No me van a echar de mi pueblo. Con nosotros no van a poder Hubo también palabras subrayadas por el calor y los aplausos del público de Pascual Grasa, guardia civil superviviente del atentado contra la casa cuartel de Zaragoza, de Araceli Prieto, viuda de Emilio Domínguez, de Ángeles Domínguez, herida el 11- M, de Ángeles Pedraza, madre de Miriam, asesinada en los atentados de Madrid, de Gabriel Moris, padre de un joven fallecido el 11- M y vicepresidente de la AVT, y de Eloy Morán, herido aquel día aciago. Pilar Díaz, hija del guardia civil Máximo Díaz Bardera, hizo que se desbordara la emoción en el Aula Magna al relatar cómo, tras ser asesinado, su padre yacía en el suelo con unas flores que acababa de re- RNESTO AGUDO José Antonio Ortega Lara lamentó el calamitoso proceso de rendición de los titiriteros del gesto coger en el campo para su madre y para ella. El auditorio, entregado, la ovacionó en pie. Ana Iríbar, la viuda de Gregorio Ordóñez, animó a los estudiantes a cultivar su espíritu cívico y crítico y advirtió sobre los de las alianzas de civilizaciones, los que dicen que traen la paz Después, la viuda del teniente coronel Blanco, Conchita Martín, recordó que las víctimas son demócratas que jamás se han tomado ni se tomarán la justicia por su propia mano y Francisco José Alcaraz, el presidente de la AVT, desnudó vivencias que no suele revelar esos días que nunca se olvidan en los que la víctima tropieza con la indiferencia o con el desprecio de una parte de la sociedad. Pepa Yangüela, viuda de Ramón Gómez, el médico asesinado por los Grapo por salvar a dos de ellos de una huelga de hambre en 1990, denunció esos otros terrorismos que copan menos titulares que el de ETA. Las víctimas del 11- M presentes en el acto demandaron su derecho a saber la verdad y José Antonio Ortega Lara, como vibrante colofón, apeló a los jóvenes estudiantes: Después de este calamitoso proceso de rendición- -dijo- os pido que no os dejéis engañar por los titiriteros del gesto y de la sonrisa fácil, de la talantería Las víctimas vivieron y murieron por España, por defender la libertad. Tenemos la obligación moral de preservar su memoria, su dignidad y su demanda de justicia. ¿Qué váis a hacer vosotros?