Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 26 de Abril de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.370. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. La novelista del Ala Oeste Conoce tan bien como Martin Sheen el Ala Oeste de la Casa Blanca, porque es hija de Al Gore. Pero a Kristin Gore le gusta otra política, la de escribir novelas. Eso sí, ambientadas en los aledaños del Capitolio TEXTO MANUEL DE LA FUENTE FOTO IGNACIO GIL Irene Lozano PARA ELLOS LOS VEINTE CÉNTIMOS i echo la cuenta de las horas de trabajo dedicadas a los libros que he publicado y lo que he cobrado por ellos, les aseguro que no llego a mileurista. Sin embargo, la perspectiva de que se obligue a las bibliotecas a pagar a los autores cuyos libros prestan no me alegra lo más mínimo. Porque si un desconocido llamara a mi puerta para decirme que no puede comprar uno de mis libros o no lo encuentra, pero tiene mucho interés en leerlo, le prestaría un ejemplar sin dudarlo. No se ha dado el caso, porque los bibliotecarios ya hacen por mí esa labor. Gracias. Las bibliotecas compran libros, y de esa venta los autores cobran su porcentaje. Pero gravar la lectura es algo radicalmente distinto: es introducir un criterio mercantil en el acto más puro y desnudo de acceso a las ideas, sin que medie adquisición alguna. Leer un libro no es como usar un aparcamiento público, porque las ideas, al contrario que los bienes materiales, pueden pertenecer a muchos y de hecho fortalecerse con su extensión. Si quien las difunde no hace negocio, cobrar por ello es sencillamente una ruindad. Podemos dejarnos invadir por el afán de ponerle precio a todo, pero entonces bautizar una biblioteca con el nombre de un escritor dejará de ser un reconocimiento público y se convertirá en motivo de que el autor pase una minuta por el uso de su nombre y su imagen. Hay mucha gente calculando de forma obsesiva cómo convertir en dinero todo lo intangible que hay en la creación, en los libros, en la música, y encima dicen hacerlo por el bien de los autores. Hablo en mi nombre: el honor de que se presten mis libros vale más que veinte céntimos. S D e tal palo (político y esforzadamente ecologista) Al Gore, tal astilla, su hija Kristin, también metida en berenjenales políticos, pero de una manera a priori mucho más agradecida, a través de una novela, La colina de Sammy (Editorial El Tercer Nombre) y a través de su personaje protagonista, la mencionada Sammy, asesora en cuestiones sanitarias de un senador instalado, por supuesto, en Washington D. C. a un paso del Capitolio. A Sammy la han comparado con una Bridget Jones metida en arenas políticas, y es que hay para quien, como Kristin, el Congreso norteamericano es prácticamente una cuestión de andar por casa, aunque la Casa se escriba así, con mayúsculas, y lleve detrás un adjetivo, Blanca, que la hace conocida y reconocida en todo el mundo. En realidad- -explica- en mi país no hay tantas novelas ambientadas en el mundo de la política, pero para mí, evidentemente, ha sido de lo más normal y muy fácil, claro, porque es lo que he vivido desde siempre Pero Kristin Gore, mientras su padre se erigía en miembro destacado del Partido Demócrata, hasta alcanzar la vicepresidencia con Bill Clinton, ya tenía bastante claro que se iba a dedicar a escribir, algo con lo que siempre había soñado desde pequeñita Ahora, Kristin Gore, admiradora, por cierto, de escritores como Ernest Hemingway, J. D. Salinger y Virginia Woolf mientras su padre siempre le encantó que me dedicara a escribir, siempre me ha apoyado, siempre es quien lee el primer borrador de todo lo que hago explica) por esos mundos de Dios predicando la buena nueva de la conciencia ecologista con su documen- Kristin Gore, hija del ex vicepresidente norteamericano, ayer en Madrid tal Una verdad incómoda en su maletín de antiguo vicepresidente hace más de treinta años que estas cuestiones le preocupan mucho, y actualmente estoy muy contenta de que lo que dice esté despertando tanto interés entre la gente espera que a finales de año empiece el rodaje de una película basada en su novela: El guión está avanzado, y el director será David O. Russell, el realizador de Tres reyes Falta por decidir la actriz, pero podría ser Drew Barrymore No cabe duda de que la escritora (que se pirra por la música de Johnny Cash y Dylan) tiene madera política para no entrar a fondo en lo que atañe a su país, pero sí hace un discreto apunte al natural de cómo andan las cosas por la capital del Imperio y sus aledaños: Hoy por hoy, el sistema está bastante tocado, y el dinero juega un papel demasiado importante en la política, y eso es, desde luego, un grave problema. Pero también hay gente que hace de contrapeso, gente que lucha por sus ideales y que intenta cambiar las cosas