Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 TOROS www. abc. es toros JUEVES 26- -4- -2007 ABC El Cid quiere matar seis victorinos en la Semana Grande de Bilbao ABC BILBAO. Manuel Jesús El Cid quiere matar en solitario la corrida de Victorino Martín en la Semana Grande de Bilbao. El torero de Salteras se ha marcado este reto después de que el pasado jueves abriera la Puerta del Príncipe de Sevilla con toros del ganadero de Galapagar. En las Corridas Generales, que se desarrollarán entre los días 18 y 26 de agosto, está previsto que hagan doblete Enrique Ponce, El Juli y Sebastián Castella. También comparecerán, entre otros, Alejandro Talavante, José María Manzanares, Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera, César Jiménez, Juan José Padilla, Fernando Cruz, Domingo López Chaves e Iván Fandiño. Además de Victorino, los hierros que desfilarán por el coso de Vista Alegre, como ya avanzó ABC, son los siguientes: Cebada Gago, La Quinta, Torrealta, Jandilla, El Pilar, El Ventorrillo y Murube para el festejo de rejones. El Juli se vacía el toro por delante en un pase de pecho bajo el aguacero DÍAZ JAPÓN Esfuerzo de El Juli bajo el diluvio FERIA DE ABRIL Real Maestranza de Sevilla. Miércoles, 25 de abril de 2007. Decimotercera corrida. No hay billetes Cuatro toros de Victoriano del Río, de muy desigual presentación, más serio el 5 los dos de Juan Pedro Domecq, 4 (terciado) y 6 nobles; el último punteaba por arriba. Miguel Abellán, de blanco y azabache. Estocada desprendida (silencio) En el cuarto, tres pinchazos y estocada que hace guardia. Aviso (silencio) El Juli, de rioja y oro. Dos pinchazos, media estocada y descabello (pitos) En el quinto, dos pinchazos y estocada (saludos desde el tercio) El Cid, de tabaco y oro. Pinchazo y estocada y tres descabellos. Aviso (silencio) En el sexto, tres pinchazos, estocada y dos descabellos. Aviso (ovación de despedida) ZABALA DE LA SERNA SEVILLA. Recuerdo aquel programa de educación vial de televisión española que advertía que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en las misma piedra, y aparecía en la imagen un Seat 1200 que una vez se estrellaba con un pedruscón en mitad de la calzada y en la siguiente secuencia de la moviola lo esquivaba. No quiero decir que El Juli después de aquella infame y lejana tarde de Castellón no volviese a matar una corrida de Victoriano del Río, una vez rehabilitado en la pasada Feria de San Isidro como triunfador. Desconozco los dimes y diretes para que don Victoriano haya sido, hasta el momento, el único ganadero al que no le han dejado lidiar la corrida completa en Sevilla. Como desconozco las causas por las que El Juli- -en ésta y en la anterior de Zalduendo- -y Enrique Ponce- -con Torrestrella- -han estado comandando las corridas peor presentadas de una feria en la que, por cierto, por los factores que sean, han pasado de puntillitas como primeras figuras de la tauromaquia. Y eso que Julián López hizo un esfuerzo cuando la tormenta atronaba el cielo de Sevilla. Diluviaba. La historia se repite también en otros registros: hace no sé cuántos años Juli estuvo hecho un tío bajo el diluvio sobre un albero en infinitamente peor estado que el de ayer. El quinto, el toro más serio de los cuatro de Victoriano del Río, parecía que iba a durar y no duró, por lo que al torero de Madrid el único recurso que le quedó fue meterse entre los pitones y dar la cara, tremendamente valien- te. Pero, después de darla, estuvo con la espada hecho un desastre. Como en su primero, un toro menos que terciado que acusó un mal puyazo, para mal de males. El personal, ante las continuas claudicaciones, le increpó y le invitó a que abreviase, sin ningún por favor de por medio. Un diez para el presidente Y El Cid, criatura, cómo se le ha puesto la feria, debió estar más crecido en su corral. Con el capote, a la verónica, lo bordó en los dos toros; ha aprendido a volar el lance con temple, y no digamos la media. Bien de verdad. Pero el sexto, con todos los condicionantes que se quieran- -un diez para el presidente que cambió el tercio de banderillas con un solo par para evitar una tragedia de los banderilleros sobre las Tablas de Damiel en las que se había convertido el coso del Baratillo- tuvo más, pese a que remataba El Cid ha aprendido a volar el capote a la verónica con temple; bordó dos saludos con sus respectivas medias los muletazos siempre por arriba. En dos tandas, Cid le sacó la muleta limpia por debajo de la pala del pitón; en otras le enganchó demasiado, sin fibra en la muñeca ni en el pulso. Lo mejor fue un trío de naturales dejándole la tela puesta; lo peor, al margen de la espada, es que dio la impresión de que se ha creído con la batalla ganada (la feria) que se la van a robar por todos los lados. Fue éste el segundo remiendo de Juan Pedro a la corrida (sic) de Victoriano del Río. En su anterior, de la ganadería anunciada, rajadito y noble, tuvo momentos, como una trincherilla y un trincherazo. Poco para rematar esa Puerta del Príncipe que nadie discute, pero que se ha quedado como muy lejana... Hubiera sido un milagro que Miguel Abellán, con ese vestido de moscas de azabache sobre un blanco Ariel, pudiese estar bien. Premio al terno más horripilante de abril. Se fue meritoriamente dos veces a portagayola, con el primero de Del Río, un cinqueño alto y feo sin ningún trapío, y un jabonero de diseño de trapo de Juan Pedro. Ambos se dejaron, especialmente el cuarto, un buen toro. Y Abellán se dispuso a demostrar que a pegapases no hay quien le gane. Cuando el tren se va... Sebastián Castella recibe la Oreja de Oro de Radio Nacional F. CARRASCO SEVILLA. Ambiente de lujo el que se vive, cada año, en el Hotel Colón de Sevilla durante la semana de farolillos. Si ya de por sí este hotel es referente para el mundo del toro- -la mayoría de los diestros se visten en él- desde hace años es el lugar elegido para que Radio Nacional de España entregue uno de los galardones más preciados por los profesionales del toreo, las orejas de oro y plata, y el rejón de oro, a los toreros más regulares de los distintos escalafones; esto es, matadores de toros, novilleros y rejoneadores. Dichos trofeos los otorga el programa taurino Clarín que dirige el periodista Fernando Fernández Román. En esta nueva edición se entregaron los trofeos de la temporada de 2006, que recayeron en el francés Sebastián Castella, como ganador de la Oreja de oro el novillero Pérez Mota, que se llevó la Oreja de plata y Hermoso de Mendoza, que se hizo con el Rejón de oro