Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M OTRO INTENTO FALLIDO DE VINCULAR A ETA CON LA MATANZA JUEVES 26 s 4 s 2007 ABC Renfe confirma que las cámaras de seguridad de de Alcalá no grababan N. V. MADRID. El jefe de Seguridad de Renfe confirmó ayer que la estación de Alcalá de Henares, de donde partieron los terroristas, no tenían dispositivos de grabación asociados a las cámaras de seguridad y sí las llamadas cámaras de circulación, de vías aquellas cuya finalidad es controlar la salida y llegada de los trenes. Por este motivo es imposible que se hubieran conservado las imágenes que podrían haber captado a los terroristas cuando aquella mañana iniciaron su macabro plan, lo que sí se hizo el 7- J en Londres. El testigo reconoció que desde que se supo que la banda terrorista ETA quería volar la estación de Chamartín (Navidades de 2003) Renfe reforzó la seguridad en trenes y estaciones. Se incrementaron las medidas de seguridad y se explicitaron en una especie de circular distribuida entre el personal de vigilancia dijo. Sin embargo, el plan previsto se implantaba poco a poco y la estación de Alcalá de Henares no fue una de las pioneras en poner en marcha estas medidas. Un preso islamista niega conocer a los etarras de los que tenía anotaciones Abdelkrim Bensmail, preso del GIA, se refugió siempre en su condición de procesado para negar incluso que le fueran encontradas las notas en su celda PABLO MUÑOZ MADRID. Lo había dicho el lunes Javier Gómez Bermúdez durante la declaración de los etarras y ayer volvió a quedar plenamente de manifiesto con la de un preso islamista: llamar como testigos a delincuentes plantea serios problemas. Y como 48 horas antes, los más directamente afectados fueron los que propusieron a este individuo; es decir, la acusación particular que ejercen los mismos letrados que los de la AVT y la defensa de Zougam y Ghalyoun, que coinciden en sus estrategias para intentar demostrar una supuesta participación de ETA en la matanza de Madrid, a pesar de que no hay un solo indicio que avale esta hipótesis. Había expectación por lo que pudiera declarar Abdelkrim Bensmail, militante del GIA- -fue detenido en Valencia en 1997 junto a Allekema Lamari, autor material del 11- M- y a quien en su celda de la prisión de Villabona (Asturias) se le intervinieron anotaciones con el nombre de etarras y las cárceles donde cumplían condena. A las cinco de la tarde, luciendo una larga barba y vestido con un traje tradicional musulmán y gorro de lana blanco (pakul) se sentó en la silla de los testigos y en voz baja comenzó a responder a las preguntas de los letrados. El primero en interrogarle fue Emilio Murcia, no como letrado de la AVT, sino de una acusación particular. Le preguntó sobre sus relaciones con los etarras Gorka Vidal, Irkus Badillo, Henri Parot, Harriet Iragui, Fernando Irakula y Jorge García Sertucha. Bensmail, sin alterarse, fue respondiendo siempre ninguna a cada nombre que se le citaba. Y cuando se le preguntó por las notas que se le encontraron en su celda durante su detención por la operación Nova (octubre de 2004) se cerró en banda asegurando que no me cogieron nada o no son mías: He enviado cartas a musulmanes y nunca lo he negado, pero esas notas no son mías Aseguró además el interno que en Villabona no se había relacionado con presos vascos y por tanto tampoco le habían facilitado direcciones. En cuanto a una nota sobre la composición de la cloratita que se comió al ser descubierta por el subdirector de seguridad de la prisión, el islamista aseguró que esa fórmula no estaba en su poder y negó habérsela tra- Algunos acusados, ayer, durante la sesión gado: ¿Cómo me la voy a comer? le espetó al letrado. Visto lo visto, Emilio Murcia no insistió mucho más en sus preguntas- -Bensmail admitió que Lamari le enviaba giros a prisión de unos 100 euros, aunque no sabe desde cuándo ni hasta cuándo- -y dio por finalizado su interrogatorio. Quedaba aún el de José Luis Abascal, defensor de Zougam y POOL ¿Cómo me la voy a comer? El Tunecino el 5 de marzo de 2004: Si no nos volvemos a ver, perdóname N. V. MADRID. El último día que vi a Serhane fue un viernes día 5. Me dijo que si nos podíamos ver Yo le debía dinero, pero no lo llevé todo y tenía miedo de que se enfadara. Cogió el dinero y me dio un abrazo fuerte... Me sorprendió. Me explicó que se iba a Túnez y que cuando fuera por allí le llevara el resto. Si no nos volvemos a ver, perdóname me dijo Esta fue la última conversación que tuvo Hatem Ghanoud con su amigo Serhane El Tunecino quien le había hecho un préstamo cuya devolución le había exigido de forma violenta en otras ocasiones. Esta vez, seis días antes del 11- M, era diferente y así lo percibió este testigo, que relató ante el Tribunal el importante cambio que sufrió Serhane desde que le conoció (era muy inocente hasta el día que saldaron parte de la deuda. Germán Yanke LOS PAPELES DEL TERROR i alguien quería saber qué hacía en la celda de Abdelkrim Bensmail un papel con el nombre de Henri Parot y otros etarras se quedó con las ganas. Parot rechazó cualquier relación con el preso islamista, aunque hubo quien especuló con el origen argelino de S los dos, y Bensmail niega la mayor, es decir, la misma existencia del papel. Otro papel que se niega, como se sabe, es el supuesto informe manipulado sobre relaciones entre terroristas islamistas y ETA. Que dice lo que dice y que estaba en el sumario, es lo que asegura García Castaño que dijo a Díaz de Miera. Y este, después de una actuación tan extravagante e inconcreta, tan llena de vacíos y cambios, tan alejada de la pulcritud procesal que se podría esperar de un ex director general de la Policía, pide ahora un careo. Claro que a García Castaño le llama Pérez Castaño, por si acaso... Pero el papel más importante del día no viene de los árboles. Se trata- -como se va viendo en la sala del juicio desde el comienzo- -de la red del terrorismo islamista en Europa: cómo se organizan, cómo se protegen, cómo se comunican, cómo saben a dónde ir cuando huyen, cómo coinciden en sus propósitos. Chabarou, desde la cárcel de Bélgica, dice que cuando El Egipcio le habló de los muertos de Leganés pensó que se trataba de un accidente, pero no puede negar que conoce a unos y otros, que ayudo a éste, que cobijó en su casa a aquél. Unos presos o perseguidos en Marruecos, otros detenidos en Italia, otros en Bélgica. Y todavía hay quien quiere pensar que el peligro del terrorismo islamista, que las encuestas revelan que los españoles tienen por más que real, está en los otros papeles. Como si estuviéramos fuera del mundo. Ghalyoun, pero los resultados de su interrogatorio fueron, en el mejor de los casos, limitados. Sí reconoció el testigo que Fernando Huarte, presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Palestino Al Fatah y militante del PSOE, le visitó en prisión varias veces y le ayudó a conseguir un permiso para ir al dentista, cuya factura también le pagó en parte. La comparecencia de este argelino, por tanto, se revelaba del todo inútil desde el punto de vista procesal, pues el motivo por el que había sido propuesto como testigo (las anotaciones que supuestamente se hallaron en su poder con los nombres de varios etarras y las prisiones en las que se encontraban internos) era precisamente de lo único de lo que no podía hablar, pues sus propias declaraciones podían incriminarle. No confesarse culpable y no declarar contra uno mismo es un derecho constitucional que prevalece sobre la obligación que tiene el testigo a decir la verdad. Y Bensmail está procesado por la operación durante la que se le intervinieron esas anotaciones que los abogados de la AVT y la defensa de Zougam trajeron ayer al proceso. Lo dicho. Son los problemas de citar a delincuentes como testigos.