Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 s 4 s 2007 El tripartito, fiel a sí mismo ESPAÑA 15 Maragall reconoce ahora que la reforma del Estatuto fue un error Prefiere un cambio constitucional s Sordo enfado de Montilla y estupor de Mas I. ANGUERA M. J. CAÑIZARES BARCELONA. Pasqual Maragall cree ahora que la reforma del Estatuto catalán fue un error. En una entrevista concedida al periódico italiano Europa el ex presidente de la Generalitat aseguraba ayer que no valían la pena los esfuerzos invertidos en un Estatuto que aún no es del todo estable y reconocía que cometimos un error, proyectar la reforma en vez de una reforma de la Constitución. ¿La reforma de la Constitución es imposible? Sí, probablemente, pero también la del Estatuto ha sido imposible Así, el padre político del nuevo Estatuto se desentendía de su principal legado, en un momento delicado por los siete recursos de inconstitucionalidad que pesan sobre él. Disgustado, José Montilla, que ayer firmó varios convenios de intercambio cultural con Esperanza Aguirre, evitó entrar en un choque frontal con Pasqual Maragall, pero le espetó que, en todo caso, ahora tenemos un Estatuto que es una ley aprobada que obliga tanto a la Generalitat como al Gobierno. No tengo interés en hacer de historiador y mirar al pasado aseguró Montilla en una muestra de lo poco que le gustaron las afirmaciones de quien embarcó al PSC primero, y después tanto al PSOE como al resto de fuerzas políticas catalanas, en la aventura de la reforma, que antes de la llegada de Maragall sólo defendía ERC. La abrupta reaparición de Maragall en la política catalana- -hace tiempo que no acude a las ejecutivas socialistas- -ha indignado a su propio partido, que asegura no compartir sus reflexiones, mientras que ERC e ICV tampoco están de acuerdo. Eso sí, los republicanos aprovecharon para insistir en su plan B si el Tribunal Constitucional recorta el Estatuto, consistente en votar la independencia de Cataluña en un referéndum. Las palabras del ex presidente también ha dejado descolocada a la oposición, que poco podía imaginar que esta enésima maragallada consistiría en la deconstrucción de un Estatuto impulsado por el propio dirigente socialista a costa de su propio cargo. Yo ya no entiendo nada. Que se aclaren un poco aseguró el líder de CiU, Artur Mas, al conocer el contenido de la entrevista. A su juicio, el problema no es el nuevo texto, sino la actitud obstruccionista del Partido Socialista que él mismo preside Indirectamente, las opiniones de Maragall dan la razón al PP, que siempre receló de la conveniencia embarcarse en una reforma para impulsar proyectos que, a fin de cuentas, dependen de la voluntad política. Precisamente por ese gran lío el dirigente popular Francesc Vendrell tildó de irresponsable a Maragall. Jordi Pujol y Pasqual Maragall, ayer, en Barcelona ELENA CARRERAS Malestar en el tripartito