Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA ETA Batasuna, a un paso de presentarse a las elecciones JUEVES 26 s 4 s 2007 ABC Edurne Uriarte LA VOLUNTAD DE ZAPATERO iene Zapatero la voluntad de impedir que el brazo político de ETA entre de nuevo en las instituciones? Ésa es la única pregunta relevante respecto a ANV y no todas maniobras de distracción a las que estamos asistiendo en los últimos días sobre las supuestas dificultades técnicas para probar la vinculación con ETA, la presión de los plazos legales, la doctrina del Supremo o la del Constitucional. Los datos ya recabados por las fuerzas policiales no dejan ningún resquicio de duda sobre la utilización de ANV como instrumento de ETA. Y tampoco la ley de partidos sobre la exigencia legal de impugnar esas listas y de ilegalizar ese partido. El problema no es si se puede hacer sino cómo se va a hacer. Y si el Gobierno no sabe a estas alturas si puede hacerlo o cómo va a hacerlo es que no quiere hacerlo. El eslogan de que se cumplirá la ley no quiere decir ni mucho menos que el Gobierno vaya a impedir a ETA volver a las instituciones. Se puede hacer todo lo contrario por la sencilla vía de aceptar sus trampas a la ley. Lo ha hecho con el PCTV a pe, sar de la acumulación de pruebas. Y lo ha hecho con Batasuna desde el inicio de esta legislatura. En la práctica, el Gobierno no ha cumplido en ningún momento la ley de partidos que ahora asegura sí cumplirá respecto a las próximas elecciones. Esperar que Zapatero aplique esa ley con ANV es razonar con una lógica que no tiene nada que ver con la que ha seguido el propio Gobierno, antes y después del 30 D. La negociación con ETA se ha fundamentado precisamente en su incorporación a las instituciones a través de su brazo político. Con el instrumento de la mesa de partidos. El Gobierno lo acordó con ETA sin disolución de la banda, sin entrega de armas y sin renuncia a sus objetivos. Y después del 30 D, Zapatero en ningún momento ha comunicado que ese su proyecto político de acabar con el terrorismo a través de la integración de ETA en las instituciones haya caducado. Suponerle un cambio de voluntad es una ficción semejante a la de la negación del precio político. No tiene ninguna relación con los hechos. Con los hechos y la voluntad de Zapatero. ¿T Zapatero y Rajoy durante el debate de ayer por la tarde en el Congreso DANIEL G. LÓPEZ El Gobierno y el PP intercambian en el Senado llamadas a la unidad contra ETA Zapatero y García Escudero protagonizan un debate de guante blanco s El choque se produjo en el Congreso, donde De la Vega llamó cuentista a Acebes G. LÓPEZ ALBA J. L. LORENTE MADRID. Los ciudadanos tienen poder, sobre todo cuando se avecinan periodos electorales. La reprimenda a los senadores de los jóvenes conflictivos que el 7 de marzo asistieron estupefactos al espectáculo de gresca colegial en que derivó el Pleno de la Cámara Alta- -durante un debate sobre terrorismo entre el presidente del Gobierno y el portavoz del PP, con continuos gritos e interrupciones- y que después les afearon la conducta- -en cartas al presidente del Senado y a cada uno de sus miembros, cuyo contenido transcendió públicamente- hizo que ayer se viviera- -en el mismo escenario, con los mismos protagonistas y sobre el mismo tema- -un debate que si por algo fue noticioso fue sobre todo por la urbanidad y compostura que demostraron Sus Señorías, actitud que contrastó poderosamente con el clima bronco que ha caracterizado durante toda la legislatura las matinales de los miércoles populares que se celebran en la Plaza de la Marina Española. La relación causa- efecto se delató en los gestos ostensibles que hizo a su bancada el secretario general del Grupo Popular, Antolín Sanz, para aplacar los conatos agrestes, tan escasos que sólo hicieron necesaria una llamada al orden del presidente, Javier Rojo. En el ambiente quedó que la coyuntura preelectoral también influyó en las intervenciones de José Luis Rodríguez Zapatero y Pío García Escudero, que volvieron a confrontar posiciones sobre la lucha contra ETA. En medio de la tupida hojarasca habitual de reproches- usted decidió que prefería pactar a derrotar a ETA, dijo Escudero; no sé si la fortaleza de una banda terrorista se mide en afirmar que estaba acorralada al mismo tiempo que escuchábamos que ETA participaba en el atentado del 11- M replicó Zapatero- uno y otro abrieron una puerta al entendimiento con guiños dialogantes. Usted repite estos últimos días que ya no hay proceso, e incluso ha reconocido que ETA siempre intentó mantener su actividad mientras negociaba. Algo es algo dijo el portavoz del PP. Lo que importa es que tengamos el máximo consenso o, al menos, el menor desacuerdo posible. Ustedes han puesto mucho, casi todo, en la crítica. Ahora les pido que pongan algo en el apoyo al Gobierno. Les llamo a poner algo de su parte contestó el jefe del Ejecutivo, que confirmó su propósito de, para ello y tras el 27- M, reunirse con Mariano Rajoy. El debate que horas después mantuvieron en el Congreso populares y socialistas a cuenta de la lucha antiterrorista fue radicalmente distinto. Duras críticas, contundentes descalificaciones, reiteradas llamadas al orden... Todo ello en un ambiente de máxima crispación. El presidente del Congreso, Manuel Marín, reprendió por dos veces a la diputada del Grupo Popular Ana Belén Vázquez, que había pedido una rectificación al ministro Rubalcaba por tachar de miserable la estrategia del PP de usar el terrorismo para desgastar al Gobierno. Muy tenso fue también el enfrentamiento entre María Teresa Fernández de la Vega y los dirigentes populares Acebes y Zaplana. La vicepresidenta del Gobierno llamó cuentista al secretario general del PP por calificar de escandaloso el trato de favor otorgado a De Juana. Por último, De la Vega anunció que el Gobierno aplicará los mecanismos legales si el lendakari Ibarretxe convoca su consulta popular. Crispación en el Congreso Zapatero promete al PNV que las normas forales sólo se podrán recurrir al TC G. L. A. MADRID. El presidente del Gobierno renovó ayer al senador del PNV Joseba Zubia su compromiso solemne de aprobar, antes de que acabe la legislatura, las reformas legales necesarias para que las normas forales vascas sólo puedan recurrirse ante el Tribunal Constitucional y no, como ahora, ante los tribunales ordinarios. Este cambio, que el PNV quería que se hiciera aprovechando la reforma de la ley que regula el TC y que el Gobierno propone que se haga al hilo de las reformas de la ley orgánica del Poder Judicial y de la ley de jurisdicción voluntaria, dijo Zapatero que se acordará en diálogo directo con el lendakari