Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES www. abc. es deportes MIÉRCOLES 25- -4- -2007 ABC Dida se vio sorprendido por el remate de Cristiano Ronaldo; el balón rebotó en el cuerpo del portero, que finalmente lo introdujo en su portería con la mano EPA Fútbol fantástico en Old Trafford Kaká y Rooney, con dos maravillosos tantos cada uno, alumbraron una excepcional semifinal entre un Manchester indomable y un Milán plagado de oficio ENRIQUE ORTEGO ENVIADO ESPECIAL MANCHESTER. Partido fantástico. Impecable. Extraordi nario. Grandioso. Digno de dos equipos enormes. De dos equipos de verdad, de los de toda la vida. De los que honran esta competición única por su atmósfera. Partido para encadenarse al incomodísimo pupitre de Prensa de Old Trafford y revivirlo otra vez Aunque hubiera sido en la imaginación. En una retina que tenía casi todo reciente. Cinco goles, una docena larga de ocasiones, dos conceptos de juego opuestos y dos jugadores que lucieron su clase por encima del resto. En el esperado duelo Cristiano- Kaká se coló Rooney. El inglés se empeñó en hacer sombra al brasileño que había silenciado Old Trafford con dos goles que definen a un jugador para toda la vida. No se puede despreciar tampoco la demostración de fútbol auténtico del extremo portugués. Su velocidad, su desborde, su resistencia para tirar un sprint en el minuto noventa son únicas. Imposible exigir más a noventa minutos de juego. Intensidad máxima del primer al último minuto. Una ofensiva total del Manchester que comenzó marcando y acabó marcando en una demostración de carácter indomable, insaciable. Esta competición es para los grandes. Para los que saben moverse por ella con desparpajo, sin miedo ni traumas. El Milán no lleva cuatro semifinales de las cinco últimas por casualidad. Las lleva porque sabe gestionar estos partidos donde el resultado impera por encima de todo lo demás. Antes del partido nadie ponía en duda que Kaká es un jugador mayor. Un brasileño elegido para esto. Como tantos otros compatriotas. Estaba en el escaparate. Él Manchester Milán Manchester United (4- 3- 3) Van der Sar; O Shea, Brown, Heinze, Evra; Fletcher, Carrick, Scholes; Cristiano Ronaldo, Rooney y Giggs. 3 2 Milán (4- 3- 2- 1) Dida; Oddo, Nesta, Maldini (Bonera, m. 46) Jankulovski; Gattuso (Brocchi, m. 53) Pirlo, Ambrosini; Kaká, Seedorf; y Gilardino (Gourcuff, m. 84) Árbitro: Kyros Vassaras (Grecia) Enseñó cartulina amarilla a Heinze, Kaká, Bonera, Giggs y Evra (no jugará el partido de vuelta) Goles: 1- 0, m. 5: Dida en propia portería, tras remate de Cristiano Ronaldo. 1- 1, m. 22: Kaká. 1- 2, m. 37: Kaká. 2- 2, m. 60: Rooney. 3- 2, m. 90: Rooney. y Cristiano Ronaldo. Era un partido dentro del partido. Y el rossonero vestido de blanco por un día para envidia de Ramón Calderón y cía se consagró definitivamente... Ya no se le podrá echar en cara que en las grandes citas no aparece. Antes de que Kaká apareciera para sentar cátedra, el Manchester ejerció de United. Salió a llevarse por delante lo que se le presentase. Ferguson tenía poco donde elegir y arriba apostó por tres delanteros. Un 4- 3- 3 osado, con Cristiano Ro- naldo en la derecha, Giggs en la izquierda y Rooney de ariete. En pleno arreón, el Manchester se encontró con un gol raro. Remató Cristiano, tocó Dida, no llegó Heinze, pero el balón acabó dentro. Cualquier otro equipo hubiera sucumbido ante el griterío de un Old Trafford enloquecido. El Milán, no. Apretó los dientes e intentó adelantar líneas para que no le cayera el segundo, con la fortuna que en sus dos únicas llegadas Kaká resolviera con una facilidad pasmosa. Así son los equipos italianos buenos y con clase. Prácticos, con oficio y eficaces. Pero enfrente estaba un conjunto inglés y estos súbditos de la Reina no se rinden absolutamente nunca. Estaba escrito que la segunda parte iba a ser un vía crucis para el Milán porque el Manchester iba a montar un segundo asalto al área de Dida como el de la primera parte, pero más a la tremenda por la necesidad de un resultado mejor. Kaká asustó con el que pudo ser el tercero y Rooney acertó con un balón que se encontró sin dueño. Tiempo había para más y ocasiones creó un Manchester indomable e insaciable en su ofensiva. El Milán sacó su oficio, se defendió con orden y algo de suerte hasta que en el último suspiro la porfía inglesa encontró su fruto en un tercer tanto, obra también de Ronney, que premiaba el carácter de un equipo que en Milán seguirá fiel a su raza. Ya lo verán. Amenaza de bomba Fue una lástima que un partido tan espectacular tuviese un punto final tan triste. Poco después de que los entrenadores comparecieran ante los medios de comunicación, se recibió un aviso de la existencia de un paquete sospechoso en la zona mixta de Old Trafford. Ante la supuesta amenaza de bomba, las fuerzas de seguridad optaron por despejar la zona y llevarse de allí a todos los jugadores que aguardaban para responder a las preguntas de la Prensa. En ningún momento cundió el pánico y el desalojo se realizó con orden. Afortunadamente todo quedó en un susto, aunque fue una lástima que los protagonistas de la noche no pudieran dar sus opiniones del partido.