Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 s 4 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 91 Pablo de Santis gana el Planeta Casa de América con Enigma de París ABC MADRID. El escritor argentino Pablo de Santis ha ganado la primera edición del premio Iberoamericano Planeta- Casa de América de Narrativa, dotado con 200.000 dólares, por su novela Enigma en París La obra finalista fue El susurro de la mujer ballena del peruano Alonso Cueto, quien se embolsará 50.000 dólares. El premio fue dado a conocer anoche en el transcurso de una cena en Bogotá, ciudad que ayer comenzaba su andadura como Capital Mundial del Libro 2007, designada por la Unesco, y que celebra su XX Feria Internacional del Libro. Las dos obras premiadas se publicarán el próximo mes de junio simultáneamente en toda Hispanoamérica y en España, informa Ep. El ganador del premio explicó que su novela se desarrolla en 1889 en París, cuando se está construyendo la Torre Eiffel, y narra una serie de crímenes enserie en esa ciudad. Por su parte, el finalista dijo que su novela trata de la amistad y el reencuentro entre dos mujeres. Bukowski sale del purgatorio sin leyendas Buenos tiempos para Bukowski, aunque esté muerto. Coinciden en las librerías una muestra de su poesía inédita, Adelante su epistolario con Sheri Martinelli (musa de Pound) y una biografía ANTONIO M. FIGUERAS MADRID. Que la editora de la revista Anagogic Paideumic Review rechazara sus poemas entraba dentro del universo literario al que pertenecía Charles Bukowski. Pero que en la carta de respuesta le reprochara su falta de brío en el trabajo, le espoleó de una manera desconocida. Desde la contestación a la última misiva, durante más de siete años mantuvieron una intensa relación epistolar que sirve para descubrir las estructuras profundas del escritor. La Poesía, señor hidalgo acaba de publicar Noche de escupir cerveza y maldiciones que reúne la correspondencia completa entre Bukowski y Sheri Martinelli, traducida por Eduardo Uriarte. El editor del epistolario en Estados Unidos, Steven Moore, asegura que tras la máscara del viejo verde de la literatura norteamericana se esconde un hombre mucho más culto de lo que la gente cree. Una de las pocas personas ante las que Bukowski se desnudó fue precisamente Sheri Martinelli. Martinelli había sido modelo de Vogue protegida de Anaïs Nin, inspiración y amante de Ezra Pound, amiga de Charlie Parker, musa generacional de los creadores beats. Su obra pictórica fue admirada por Marlon Brando o e. e. cummings. En 1952 acudió al Hospital para dementes de St. Elizabeth, en Washington, a visitar a Ezra Pound. El poeta había sido detenido en 1945 por el Ejército estadounidense. El delito: haber difundido por la radio italiana su apoyo al fascismo. Su abogado le aconsejó que adujera que estaba loco. Mejor ser internado en un psiquiátrico que acabar tan poética existencia en la horca. El impulso creativo de Pound se había detenido. Desde Cantares pisanos (1945) no había vuelto al papel en blanco. La concesión en 1948 del premio Bollingen acercó a una nueva hornada de lectores a su CLÁSICA Ciclos de la Comunidad Obras de Lacerda, Pérez Maseda (estreno) y Brahms. Int. Nikolai Demidenko, piano. Orquesta de Comunidad de Madrid. Dir. José Ramón Encinar. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid La vieja guardia ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Se nota que el compositor Eduardo Pérez Maseda (1953) pertenece a aquella veterana generación del 76 (la denominación es absurda, pero se dio en su día) que descubrió que la problemática musical debía emanciparse del pentagrama. El interés por los temas simbólicos, por ejemplo, ha iluminado buena parte de sus composiciones de madurez. Las formas vegetales, la noche y el tiempo han sido temas ya transitados, como lo es ahora este último ampliado a través del mito de Atalanta. La más reciente composición orquestal de Pérez Maseda, toma el nombre de la heroína griega. La ha presentado la Orquesta de la Comunidad de Madrid dirigida por José Ramón Encinar. Con todo, lo realmente interesante es observar cómo se traduce musicalmente la idea de ligereza, de libertad y de furiosa independencia que, según explica el propio compositor, le sugiere el mito. Quien lo conozca sabrá que Pérez Maseda no es constructor de músicas livianas. Por el contrario hay en sus obras una solidez de fondo, una densidad y un rigor que tienen algo de autoafirmación. En Atalanta también y, a la vez, una retórica compacta que se alarga en el tiempo, que se ancla en largas líneas coloreadas mediante abundancia de gestos o que se prolonga en acordes tenidos en contraste con un bullir interior. A falta de una opinión con más cercanía a la partitura, la dificultad de la obra, que la tiene, es algo que la Orquesta de la Comunidad de Madrid asimiló de forma muy honrada en esta primera audición. Lo cual es del todo meritorio pues el estreno se completó con la audición de una música tan desconocida como Épitaphe y Almourol del portugués Francisco de Lacerda, todo un prohombre del XIX. Sonoridad doliente, grave y con peso, con algún momento de severa expresividad y otros de melodismo sentido. Y en la segunda parte el comprometido segundo concierto para piano de Brahms. Nikolai Demidenko lo adornó con un racimo de notas falsas y una ejecución sobredimensionada y dura que lejos de amilanar a la orquesta la colocó al borde de la saturación. Todo un ejercicio de resistencia. Charles Bukowski obra. Lo que empezó como una relación paternofilial (Pound tenía treinta y tres años más que Martinelli) pronto alcanzó otra dimensión. Sheri se convirtió en musa y amante. En 1958 el poeta pudo salir, libre de toda sospecha, del sanatorio mental y entonces abandonó a Sheri. La admiración que ambos sentían por Pound unió a Martinelli y Bukowski, que nunca traspasaron el límite de las líneas marcadas en sus cartas, aunque la idea de conocerse en persona apareció alguna vez entre sus propósitos. La publicación de la correspondencia sirve para desmontar la leyenda del hombre bebedor, nada santo y eremita, que ocultó su extrema sensibili- ABC Aragón, El Prado y el Museo de Zaragoza ponen en marcha la Fundación Goya ABC ZARAGOZA. El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, presidió ayer en el Museo de Zaragoza la presentación del Retrato de Luis María de Borbón y Vallabriga obra de Francisco de Goya que ha sido restaurada, y anunció la puesta en marcha de la Fundación Goya, de la que es patrono fundador el Gobierno de Aragón y son miembros natos el Museo del Prado y el Museo de Zaragoza. Igualmente se ha solicitado la incorporación a la fundación del Ministerio de Cultura, informa Ep. La consejera de Cultura, Eva Almunia, señaló que la fundación va a ser la encargada de organizar, preparar y difundir todo lo que tenemos sobre Goya. El proyecto de Goya en Aragón no se centra en un edificio, sino que aprovechará lugares como la cúpula Regina Martyrum de la Basílica del Pilar o los frescos de Aula Dei así como las obras que son propiedad de Ibercaja y la colección del Museo de Zaragoza. dad. Era amante de la música clásica y más formado intelectualmente de lo que se presuponía, un antihéroe forzado por su público, que le rendía pleitesía como último mohicano del malditismo, un outsider sin pretensiones salvo las de bucear en sí mismo. ¡Adelante! (Visor) también con traducción de Iriarte, reúne poemas inéditos que Bukowski dejó para que se conocieran tras su muerte: carreras de caballos, resacas, miserias y sexo para pasar la vida. El poema Unas meditaciones personales ofrece la clave de toda su producción: tienen razón: tal vez ha sido demasiado fácil escribir sólo sobre mí mismo y los caballos y la bebida, pero también es cierto que no intento demostrar nada... Hace más de una década Neeli Cherkovski publicó una biografía del escritor. Ahora Barry Miles (Circe) con la distancia que dicen que da el tiempo, aborda de nuevo la reconstrucción de su peripecia vital. La obra del autor de La máquina de follar está acotada por una frontera invisible entre lo narrado y lo vivido. Chinaski y Bukowski representan la misma cara de la tostada, la que se cae siempre por el lado de la mantequilla. ¡Adelante! En las cartas de Noche de escupir cerveza y maldiciones Bukowski se desnuda ante Sheri Martinelli Amante de la música clásica y más intelectual de lo que se creía, fue un antihéroe forzado por su público