Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 25 s 4 s 2007 ABC Mehta recuerda las notas blancas y negras de su trayectoria musical La partitura de mi vida recoge sus experiencias durante casi medio siglo EFE VALENCIA. Las memorias del director de la Orquesta de la Comunitat Valenciana, Zubin Mehta, están llenas de notas blancas y negras donde recoge experiencias positivas y negativas acumuladas a lo largo de 50 años de carrera musical que ahora quiere traspasar a aquéllos que vienen detrás. El músico interpretó ayer así los doce capítulos que componen sus memorias, La partitura de mi vida presentadas en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia. Al libro, una traducción de su biografía original, escrita en alemán y publicada el año pasado en Múnich, se le ha añadido un capítulo, Romance con España en el que narra sus vivencias en este país desde 1964 y, concretamente, su etapa en Valencia. A falta de cuatro días para el estreno en el Palau de les Arts de El oro del Rin el primer título de la Tetralogía de Wagner, Mehta, que siempre se ha destacado por su compromiso con el pueblo israelí, afirmó no tener problemas con Wagner aunque Israel sí los tiene aseguró, ya que el régimen nazi se apropió de gran parte del legado musical del compositor alemán, fallecido en 1883. El director de orquesta recordó sus comienzos a edad muy temprana y reconoció que cuando empezamos tan jóvenes como yo lo hice, todos cometemos errores pero lo importante es tener la puerta abierta para aceptar otras sugerencias. En el centro de su carrera profesional desconoce si volverá a escribir algo dentro de 70 años Nacido en Bombay en 1936, a los 18 años abandonó sus estudios de medicina en la India y se trasladó a Viena, donde se integró en la Academia de Música y, siete años más tarde, dirigió la Filarmónica de Viena y la de Berlín. A los 25 años, Zubin Mehta se incorporó a la Orquesta Sinfónica de Montreal, para iniciar después un largo periplo musical con paradas en Los Ángeles, Nueva York, Florencia, Tel Aviv y Múnich. Sobre su estancia en Valencia, explicó que su trabajo en el Palau de les Arts- más de catorce horas al día le impide impartir clases magistrales a los jóvenes directores, a los que sí invitó a acudir a sus ensayos. El problema que tengo- -confiesa en sus memorias- -es que tanto si estoy de crucero en la Antártida, buscando gorilas en Ruanda o dirigiendo la Octava sinfonía de Bruckner, no sé dónde empieza el trabajo o terminan mis vacaciones. Es una vida maravillosa Carlinhos Brown: La mejor música no nace del dolor El artista brasileño, tan vitalista como siempre, estrena nuevo disco, A gente ainda não sonhou y una gira por España MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Nada humano le es ajeno. Le preocupa todo lo que está vivo, empezando por sus congéneres y acabando por el cambio climático, el tráfico de armas, la escasez del agua, y los crímenes de lesa humanidad contra la flora y la fauna de nuestro querido, pero martirizado planeta. Hace un par de años, centenares de miles de personas siguieron a Carlinhos Brown por las calles de Madrid y Barcelona como si fuera un nuevo flautista de Hamelín (pero a las percusiones, claro, no con la flauta) al ritmo trepidante de Mariacaipirinha Ahora, y dejadas en el desván de su domicilio de Salvador las ropas carnavalescas, Brown regresa con A gente ainda não sonhou (algo así, como Nosotros todavía no hemos soñado He trabajado muy duro durante muchos años para tener una oportunidad como ésta, porque quería hacer un disco de canciones- -explica- alejado del carnaval, y precisamente es lo que me ha pedido la compañía. En la música no puedes encerrarte en un solo estilo, hay que estar abierto y hacer las cosas que sientes, hacer las cosas de corazón, que es la manera de que las posibilidades de hacer las cosas bien aumenten De paso, y ya puestos, Carlinhos aprovecha el lanzamiento de su nuevo disco para realizar un puñado de actuaciones por España, un lugar que, como él mismo señala, ya no es sólo un sitio para ofrecer conciertos, sino un lugar de inspiracion. En concreto, la fechas son las siguientes: Madrid (8 de mayo) Valladolid (10) Alicante (11) Burjassot, Valencia (12) Barcelona (15) El Ejido, Almería (17) Sevilla (18) Alcantarilla, Murcia (19) San Sebastián (23) y Sariñena, Huesca (2 de junio) La volcánica energía de Brown, su entusiasmo contagioso y su alegría de vivir no se deben, como alguien pudiera pensar, a ningún extraño rito de candombé, sino a algo tan Carlinhos Brown, ayer en Madrid sencillo como haber visto cumplido un sueño, el sueño no sólo de hacer mi música, sino también de ser útil al mundo Sus proyectos sociales allá en Candeal, en Bahía, también marchan viento en popa- bueno, ya tenemos una escuela, así que en lugar de treinta y seis mil ya sólo hacen falta treinta y cinco mil novecientas noventa y nueve ironiza- pero entre el torrente de buen rollo (ojo, no buen rollito, que aunque lo parezca no es igual) Carlinhos Brown no deja tampoco un solo momento de reflexionar sobre nuestra vida y nuestro planeta. Por mucho que nos afanemos en nuestro trabajo- -dice el antiguo Carlitos Marrón- por muy bien que desempeñemos nuestras profesiones, se quedan pequeñas para todo lo que hay por hacer, para hacer todo lo que verdaderamente podemos hacer. Es necesario soñar, es imprescindible. Puedes soñar con la libertad aunque estés en prisión, porque no hay fiscal para ANGEL DE ANTONIO Un Candeal bajo el brazo los sueños, en ellos todo es posible. Además, si sueñas, también ayudas a mantener un pensamiento limpio y ocupado por cosas hermosas A pesar de que sobre los escenarios Brown es un tipo imparable (hablando también) con este nuevo álbum se ha dado un respiro. He querido hacer un disco que tuviese una velocidad diferente, porque cada vez todo va mucho más deprisa. Las cosas han cobrado una velocidad desastrosa para los seres humanos, para todo el planeta. No quería hacer un disco tenso ni triste. A veces, parece que para ser grande hay que sufrir mucho. Yo no lo creo. La felicidad debe crecer con esfuerzo, pero no con sufrimiento, al arte no le conviene el sufrimiento. Para hacer buenas canciones hay que tener buenas vibraciones, lo aprendí tarde, pero creo que cuanto más feliz se es, mejor música se hace Zubin Mehta, en una imagen de archivo en el Palau VICENTE MARTÍNEZ Más información sobre Carlinhos Brown en: http: carlinhosbrown. uol. com. br