Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 s 4 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 89 Domingo, Freni, Mehta y Salminen, premiados por la Fundación Teatro Campoamor S. G. MADRID. El lunes se fallaron en Oviedo los II premios Líricos que otorga la Fundación Teatro Campoamor, que preside Inés Argüelles. Con estos galardones se pretende reconocer los mejores trabajos realizados durante la temporada lírica del año anterior. El jurado está constituido por críticos musicales de diferentes medios de comunicación escritos de tirada nacional- -diarios o mensuales- En esta edición han sido presentadas doscientas veinte candidaturas procedentes de veinte temporadas y festivales de toda España. En su primer año de andadura y por su primer título operístico, el Palau de les Arts recibió ayer con satisfacción la noticia de los premios otorgados a Zubin Mehta y Matti Salminen, como director musical y como cantante masculino, respectivamente, en Fidelio En el apartado de director de escena, el galardón fue para Robert Carsen por su magnífica propuesta para Diálogo de carmelitas en el Teatro Real; mientras que la mejor nueva producción recayó en La vuelta de tuerca de Britten, estrenada en Oviedo el pasado mes diciembre. La mejor cantante de ópera de la temporada pasada, según los críticos, fue Fiorenza Cedolins por su interpretación de Cio- Cio en Madama Butterfly en el Liceo y en Bilbao. El premio revelación distingue a Ainhoa Garmendia, y el de mejor cantante de zarzuela reconoce el debut de Carlos Álvarez en el papel de Vidal en Luisa Fernanda en el montaje del Teatro Real que acaba de ver la luz en DVD. El de actor de zarzuela fue para Millán Salcedo por Los sobrinos del capitán Grant del Teatro de la Zarzuela. El premio especial a toda una carrera ha sido este año para Mirella Freni; mientras que el destinado a una institución o persona que haya contribuido muy significativamente al mundo de la lírica reconoce la labor de apoyo a los jóvenes cantantes realizada por Plácido Domingo a través del Concurso de Canto Operalia. En esta edición, la Fundación ha otorgado un premio especial del Jurado, destinado a Radio Clásica de RTVE por su constante apoyo y difusión de la lírica a lo largo de más de 50 años. La gala de entrega, dirigida escénicamente por Emilio Sagi, se celebrará el uno de julio. Los ganadores recibirán doce mil euros y una estatuilla de bronce diseñada por Sebastián Miranda. Alicia Sánchez, en primer término, junto a Manuel Tejada, Néstor Arnas y Celia Freijeiro, en una escena de la obra ÁNGEL DE ANTONIO Las reglas del juego político y del poder son las mismas que en el siglo XII Juan Carlos Pérez de la Fuente s Director de El león en invierno político y las relaciones familiares no han cambiado en estos siglos, son las mismas que en la época en que está ambientada la función espectador de hoy en día con personajes tan singularmente distintos como los de la obra? ¿Qué tiene de especial esta obra para usted? El ex director del CDN presenta hoy en el Centro Cultural de la Villa de Madrid El león en invierno una obra escrita hace cuarenta años por James Goldman y que habla de la ambición por el poder JULIO BRAVO MADRID. El león en invierno la obra más conocida de James Goldman, transcurre en las navidades de 1183. Sus protagonistas son personajes históricos: Enrique II de Inglaterra, Leonor de Aquitania, Ricardo Corazón de León, Juan Sin Tierra, Felipe II de Francia... Sin embargo, Juan Carlos Pérez de la Fuente asegura que al espectador no le cuesta reconocerlos, reconocerse incluso, porque las reglas del juego -Siempre la he tenido en mente; pocos textos del siglo XX conjugan lo clásico con lo contemporáneo, es una mezcla perfecta de teatro épico y teatro psicológico. Porque es una obra con tema y personajes históricos, pero lo que menos importa son los hechos históricos. Nos habla de la desmesura del poder, de la ambición, de la familia, del amor, de la vejez, de la homosexualidad... Todo ello con un texto lleno de humor, un texto que es un alambique, un bordado fino y elegante donde la palabra es el arma. ¿Hay víctimas y verdugos, o todos son lo uno y lo otro? -Hay personajes más menta- -Porque El león en invierno nos los presenta desprovistos de su manto y convertidos en seres humanos. Son personajes todopoderosos, sí, pero su ambición por el poder es perfectamente reconocible, y no es difícil encontrar su reflejo en personajes actuales como Bush. ¿Y qué es lo que mueve a personajes a poner esa ambición desmedida por encima de todo? -Leonor de Aquitania se mueve por amor a Enrique; un amor que, curiosamente, y por los engaños recibidos, ha hecho que convierta su vida en una venganza. A Enrique le persigue el deseo de inmortalidad. Él quiere ser Dios y pervivir; su gran tragedia es, precisamente, su humanidad. El decorado lo preside un león del siglo XI que encontramos en una iglesia del norte de Burgos, y estuve tentado de sustituirlo por un pantocrátor. les y otros más pasionales. Cada uno tiene sus motivaciones para comportarse como lo hace, pero siempre está la pregunta de si se pueden conjugar el poder y los sentimientos. Esa pregunta está presente en toda la obra, y yo creo que es imposible. Cuatro décadas después El león en invierno se estrenó en el teatro Ambassador de Nueva York el 3 de marzo de 1966. Robert Preston y Rosemary Harris fueron sus protagonistas. Se han hecho dos versiones cinematográficas, una en 1968, con Peter O Toole y Katharine Hepburn al frente del reparto; la segunda, en 2003, se hizo para la televisión, y la protagonizaron Patrick Stewart y Glenn Close. La producción dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente cuenta con un reparto integrado por Manuel Tejada (Enrique II) Alicia Sánchez (Leonor de Aquitania) Celia Freijeiro (Alix) Miguel Ángel Valcárcel (Juan) Néstor Arnas (Godofredo) Enrique Arce (Ricardo) y Alberto Amarilla (Felipe de Francia) La versión es del propio Pérez de la Fuente, la escenografía de Rafael Garrigós y el vestuario de Javier Artiñano. -Su puesta en escena está planteada casi como una partida de ajedrez. -En una obra tan marcada por los sentimientos, es fácil deducir que la interpretación juega un papel fundamental. -Ese juego de estrategias ya está en el texto, en su arquitectura teatral; yo lo he acentuado en el montaje, donde hasta los movimientos están medidos y calculados porque queremos contar cosas con los movimientos. Los personajes se conducen a menudo como los jugadores de ajedrez, tratando de adelantarse a los movimientos del rival para poder tomar ventaja. Y es que la obra es pura estrategia. -No sólo en esta función; toda puesta en escena que no pase por el actor es una puesta fallida. Pero si se quiere hacer esta obra hay que partir desde las entrañas. Y yo me he encontrado con un grupo de actores que se ha entregado completamente a la propuesta, que se ha dejado manipular unos a otros se han contaminado durante los ensayos para lograr una unidad de estilo. Más información sobre la obra: http: www. esmadrid. com ccvilla j sp index. jsp ¿Cómo puede reconocerse el