Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 MADRID MIÉRCOLES 25 s 4 s 2007 ABC Lo nuevo y lo antiguo se mezclan con total naturalidad en la papelería- imprenta Salazar, al principio de la calle de Luchana Salazar, un local joven a sus 102 años La papelería- imprenta más antigua de Madrid ha solicitado al Ayuntamiento el rango de Establecimiento Centenario. El reconocimiento consiste en una placa dibujada por el académico e ilustre colaborador de ABC, Antonio Mingote POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTO ERNESTO AGUDO MADRID. La papelería- imprenta Salazar, en los números 7 y 9 de la calle Luchana, la más antigua de Madrid, acaba de cumplir ciento dos años y, además, desarrollando siempre la misma actividad. Con estos requisitos, el Ayuntamiento entrega una placa que acredita la antigüedad del establecimiento. A Salazar todavía no le ha llegado el turno pero sus actuales propietarias, las hermanas Ana y Fernanda Martínez Salazar, no se rinden. Tenemos documentos que acreditan nuestros ciento dos años. En 1905, nuestros bisabuelos tenían un despacho de tabacos pero ya vendían papel, papel del Estado, timbres, sellos comenta Ana, una luchadora nata que no parará, junto con Fernanda, hasta conseguir el reconocimiento municipal a su labor. Entrar el Salazar es todo un placer. Huele a historia. Aquí conviven productos de la papelería más moderna con objetos a la venta que a más de uno- -y de una- -le transporta a los tiempos de su niñez. Vemos plumas estilográficas artesanales, recortables antiguos pero vistosos y entrañables, postales de antaño... Y, lo más curioso, esa huchas de cerámica con caras de chinitos, negritos o indios que se daban a los niños en los años 50 y 60 del siglo anterior para la popular cuestación del Día del Domund. El mobiliario de Salazar es otro punto y aparte. Relucientes vitrinas comparten espacio con unos mostradores de madera decorados como aquellos de la alcoba de nuestros abuelos. También vemos columnas que ordenan el espacio de la tienda y median entre ésta y la imprenta, al fondo del establecimiento. Aquí, en Salazar, no vale entrar a comprar con prisas. El personal, atento y educado, no lo permite. Es un lugar para mirar, para disfrutar y recrearse con todo lo que se ofrece al cliente. Esta papelería- imprenta atiende a todo tipo de empresas e instituciones. Entre sus clientes hay gentes del mundo de los negocios, la cultura y la Administración pública. Incluso la Casa Real ha realizado encargos a este negocio familiar que ya va por la cuarta generación. Es una pena. Creo que se va a acabar con nosotras dos asegura apenada Fernanda. Nuestros hijos nos ayudan, nos apoyan, pero ninguno parece tener ganar de coger las riendas del negocio. Cada uno ha estudiado su carrera y van por otros derroteros dice Ana. Aguantaremos hasta la jubilación Después no sabemos lo que puede pasar añade. Lo cierto es que Salazar tiene muchos novios Ana y Fernanda cuentan que reciben constantes ofertas, millonarias, por su local. Son más de doscientos metros cuadrados en una de las zonas privilegiadas de Madrid. Eso se paga a precio de oro. Los más interesados son las entidades financieras y bancarias. Estaríamos mucho más relajadas. En casa, con el dinero y la vida resuelta, pero decimos siempre que no porque llevamos esto en la sangre. Seguiremos aquí dicen, casi al mismo tiempo, las dos hermanas. Otra de las características de este establecimiento es la familiaridad. Los empleados son de toda la vida Nieves, una de las empleadas, lleva despachando aquí cuarenta y dos años. Son- -dice- -como mi familia. Entré aquí con quince añitos y siempre he estado feliz. La madre de Ana y Fernanda era una mujer muy emprendedora y muy especial. Ella me enseñó a vivir Las hermanas Martínez Salazar han escrito al Ayuntamiento para solicitar que su establecimiento sea incluido entre los cerca de cincuenta que ya cuentan, en Madrid, con el rango de Establecimiento Centenario. Entre ellos están ya Calzados Pradillo, El Riojano, Lhardy, Real Farmacia de la Reina Madre, Viena Capellanes, Casa de Diego, Casa Mira y Flores Manolita. ¿Quién se atreve a negar que Salazar no es ya patrimonio histórico de la ciudad?