Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID Nueva protesta vecinal en Montera MIÉRCOLES 25 s 4 s 2007 ABC (Viene de página anterior) ya tiempo, nosotros propusimos un sistema de vigilancia. Eso de grabar imágenes y meterlas en la red me huele a ilegal porque podría vulnerar la intimidad. El caso es muy delicado y hay que tenerlo muy agarrado jurídicamente En efecto, el 20 de octubre de 2006, AMYA enviaba un escrito a la Concejalía de Gobierno de Seguridad y Servicios de la Comunidad, de Ayuntamiento madrileño, en la que, entre otras cuestiones, denunciaba una serie de graves incidentes registrados en la calle Abada. En aquella reyerta- -ocurrida diez días antes- -hubo incluso heridos y lesionados. En el mismo escrito, AMYA pedía una solicitud, motivada e informada y conforme a lo previsto en el Reglamento de desarrollo y ejecución de la Expertos legales dicen que la medida es ilegal porque vulnera el derecho a la protección de datos y la intimidad EL BLOG José Manuel Nieves POR MONTERA CON CÁMARAS viso a navegantes. De la Red, naturalmente. Porque cualquier día, cliqueando por ahí, puede encontrarse uno con el vecino, el jefe, el cuñado o incluso consigo mismo, en la azarosa situación de andar por la calle de la Montera a la caza de compañía femenina... de pago. Y todo por una ocurrencia vecinal que, aunque ingeniosa, resulta no ser única. Pero veamos. Se colocan webcams en las ventanas, se filma con ellas a los clientes y se cuelga todo en internet. A ver quién es el gua- A po que se atreve a pasar por allí y decir después aquello de la reunión de trabajo... Es lo que tiene la llegada de las nuevas tecnologías a la calle, que cada uno les inventa el uso que quiere. Como la red de pequeño chantajistas que amenazaban en Estados Unidos, móvil en mano, con colgar en una web imágenes comprometedoras de personas sorprendidas en actitudes poco recomendables; o como el ya clásico sitio excusas. com que hasta hace poco y por un módico precio preparaba coartadas creíbles a los las infieles, con documentación y llamadas de la oficina incluídas al cónyuge a engañar... O como las menos inocentes palizas estudiantiles filmadas en móvil con el solo objeto de fardar después con el vídeo delante de los amigos; o como el toothing que consiste en enviar proposiciones de sexo rápido a desconocidos en lugares públicos, vía Bluetooth La tecnología, como las navajas suizas, tiene mil usos. Elija usted el suyo. Ley orgánica 4 1997, de 4 de agosto, a la delegada de Gobierno en la Comunidad de Madrid para la utilización de videocámaras por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el espacio público comprendido por las calles de Montera, Aduana, Jardines, Caballero de Gracia, San Alberto y plaza del Carmen La asociación Nuevos Vecinos de Montera insiste en que si antes la prostitución estaba protagonizada mayoritariamente por jóvenes iberoamericanas, ahora son más de los países de Europa del Este Hay quienes incluso opinan que los proxemetas de estas jóvenes del Este de Europa son más violentos y peligrosos A juicio de la nueva organización vecinal, las mafias continuan explotando sexualmente a muchas jóvenes que se sitúan en la calle. La situación, sin embargo, se hace mucho más embarazosa por la noche. Los vecinos, en general, agradecen la presencia policial y está de acuerdo con los controles que se realizan periódicamente para acceder a los edificios de la zona pero, por otro lado, insisten en la existencia de numerosos protíbulos encubiertos donde se explota sexualmente a las muchachas, se las coacciona y se las llega a amenazar. Nuevos Vecinos de Montera no duda en señalar que en los últimos años, la calle se ha deteriorado de nuevo Insisten en el aumento de la violencia, la delincuencia y la explotación sexual. Muchos vecinos han optado por cambiar de domicilio porque no están dispuestos a seguir conviviendo con gritos, peleas y degradación todos los días. Esto es de vergüenza Los vecinos y comerciantes de la calle de la Montera denuncian que la lacra de la prostitución, lejos de cesar, aumenta. Temen por el futuro de sus negocios y afirman que pierden calidad de vida PEDRO PABLO PEÑALOZA MADRID. Detrás del mostrador, a las 8 de la noche, el vendedor recoge sus cosas como lo ha hecho durante los últimos treinta años. Conoce al detalle todo lo que ocurre dentro y fuera de su tienda, en la calle de la Montera, pero no responde preguntas a extraños. Ya una vez denuncié la situación que sufrimos aquí por culpa de las prostitutas que toman la calle y, como me identifiqué, al día siguiente tenía a los chulos buscándome. Ahora no digo más, nosotros tenemos que seguir viviendo aquí se excusa este hombre, antes de cerrar la boca y las puertas de su establecimiento. En esta calle se pueden comprar rosas, trajes de novia, camisas para caballeros, unas aspirinas o, sobre todo, sexo. Echadas en los portales, apoyadas en las vitrinas o sujetando los postes de luz, decenas de mujeres deambulan ayer de un lado a otro sonriendo y ofreciéndose al mejor postor. Aquí comenzaron españolas, después llegaron sudamericanas, más tarde se sumaron las de Europa del Este y actualmente hay mujeres de todas partes del mundo relata un comerciante que lleva 20 años afincado en este zona. Hastiado por esta situación, que le hace perder un 40 de ingresos al mes, el dueño de una perfumería explota: Esto es de vergüenza, la gente no pasa ni para en los escaparates En el mismo lugar donde hoy funciona un bar, cuatro negocios fracasaron en dos años. Más que las prostitutas, el problema son los chulos y la droga que viene con ellas apunta el dependiente de una cervecería que dedica 2.000 euros mensuales para resguardarse de esta amenaza. Esa cantidad significa dos mesoneros menos calcula este empleado. Grecia Gallardo es una ecuatoriana de 43 años que desde hace cinco reside en el número 39 de Montera. Ha visto de todo. Ha tenido que limpiar colillas de cigarro, latas de cerveza y hasta excrementos que han dejado en la entrada del inmueble. Por razones de seguridad, el pequeño portal del 39 ha sido reforzado con unos hierros para impedir que las prostitutas se sienten allí. Es incómodo vivir así reconoce Manuel García, un vecino de 55 años a cuya esposa una vez le pidieron el precio porque la vieron sola al frente del edificio. Degradación diaria PROTESTAS VECINALES PARA ERRADICAR LA PROSTITUCIÓN ABC V. INCHAUSTI J DE DOMINGO Actúa el enmascarado del bombo El enmascarado del bombo trata de ahuyentar a los clientes de las meretrices a golpe de tambor en febrero de 2002. Su actuación provocó un estallido de violencia que poco después le obligó a abandonar su particular cruzada La calle madrileña más castigada por la prostitución ofrece periódicamente un desfile de moda gratuito y lleno de parafernalia. Los vecinos de Montera quieren así reivindicar que en su calle otras actividades son posibles para frenar la degradación de la zona Estrafalario pase de moda Protestas tradicionales a pie de calle Los vecinos han organizado numerosas protestas en los últimos años para decir no a la prostitución callejera. Las manifestaciones siguen siendo una manera efectiva de oponerse a las mafias asentadas en la zona