Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25- -4- -2007 Erdogán renuncia a optar a presidente de Turquía tras las advertencias del Ejército 35 Bayrou estudia permanecer neutral y lanzar otro partido Guiños de Sarkozy y Ségolène: el primero sugiere que habrá ministros centristas y la segunda plantea entendimiento y diálogo J. P. QUIÑONERO PARÍS. Los primeros sondeos de la segunda vuelta anuncian una ajustada victoria final de Nicolas Sarkozy contra Ségolène Royal por 51 contra 49. Un pronóstico que encaja con las tradiciones de la V República. El candidato conservador espera seducir a los electores de centro derecha y confía recuperar a algunos diputados y senadores centristas. La candidata socialista hace suyo ahora el proyecto de unión de socialistas y centristas que sus elefantes rechazaron hace días. A la derecha, la nueva campaña de Sarkozy tiene tres pilares. Personalmente, en sus mítines, el candidato conservador avanza temas humanistas, solidarios, en defensa de los más débiles, evitando la terminología de la ruptura, para insistir en la terminología de la defensa. La zanahoria de Sarkozy la avanza el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jean- Louis Borló, sugiriendo que en el futuro gobierno haya una presencia masiva de centristas. La estaca conservadora la esgrime François Fillon, candidato a primer ministro, recordando que la UMP, el partido de Sarkozy, presentará sus propios candidatos en toda Francia, en la campaña de las elecciones legislativas del 10 y el 17 de junio. La UDF, partido centrista, tiene hoy 29 diputados y 33 senadores. Históricamente, UDF y UMP han presentado listas más o menos comunes, desde 1978. Si François Bayrou rompiese esa alianza estratégica para aliarse con Ségolène, los diputados centristas correrían el riesgo de enfrentarse a sus viejos aliados conservadores, con grave riesgo. A la izquierda, Ségolène se reunió ayer con Jacques Delors, ex primer ministro socialista, de antiguo pedigrí centrista, cristiano practicante. La candidata socialista lanzó un vibrante llamamiento al diálogo y el entendimiento con Bayrou. Ese mismo llamamiento lo hizo hace días Michel Rocard, ex primer ministro. Y los elefantes socialistas a punto estuvieron de pedir su linchamiento público. Por su parte, François Bayrou dará esta tarde una primera rueda de prensa, para presentar sus propias conclusiones de la primera vuelta. Se le presta la intención de crear un nuevo partido político, con el que continuar defendiendo su estrategia personal de centrista. No es evidente que las consignas de voto de Bayrou sean decisivas entre los distintos electorados centristas. Según los estudios de opinión, sus electores de la primera vuelta están divididos entre partidarios de Ségolène y partidarios de Sarkozy. El gran duelo político final se celebrará el próximo 2 de mayo, cuando Ségolène y Sarkozy se enfrenten públicamente, ante las cámaras de televisión, pública y privada, en otro debate clásico y asesino de la historia electoral del Régimen. La inmensa mayoría de los electores de izquierda y derecha tienen ya decidido su voto final. Pero es tradicional que el duelo definitivo se juegue en un pañuelo de poco más o poco menos de un millón de votos. De ahí la tensión e incertidumbre final. Aritméticamente, Sarkozy tiene más reservas de votos, siendo el ganador de la primera vuelta. Esa ventaja real también comporta ciertos riesgos. FRANCESES HAGAN JUEGO, El resultado de esta primera vuelta es una victoria para Europa. Sarkozy, Royal y Bayrou pidieron el sí al Tratado Constitucional en el pasado referéndum tedes, la mitad eran contrarios a la democracia representativa, a la economía de mercado, a Europa o a todo a la vez. En el año 2002 recibieron la nada despreciable suma del 27 de los votos. El domingo pasado sólo el 18 Muy llamativo es el sonoro fracaso del partido comunista que no llega ni al 2 ¿Les veremos próximamente engrosar, como sus hermanos del centro y el este de Europa, las filas del partido socialista? Finalmente el resultado de esta primera vuelta es una victoria para Europa. Sarkozy, Royal y Bayrou suman el 74 de los votos y los tres pidieron el sí al Tratado Constitucional europeo en el referéndum del 29 mayo de 2005. Se confirma el diagnóstico que hicimos entonces: el rechazo de los franceses iba contra el contexto y no contra el texto y los partidarios del No eran sólo capaces de destruir pero unos inútiles a la hora de hacer algo juntos. ¿Y ahora qué? se preguntarán ustedes. Sarkozy parte con 5 puntos de ventaja y una correlación favorable de fuerzas entre derecha e izquierda (60- 40) Hasta la fecha, el candidato de la UMP ha sido el gran dominador de la campaña: ha marcado los tiempos, ha impuesto los temas y ha hecho algún discurso memorable, como el de su aceptación de la candidatura. Bajo una apariencia candorosa, Royal es una contrincante temible, que se lo pregunten si no a los viejos cocodrilos del partido socialista, a los que barrió en las primarias internas. Su éxito dependerá de como conjugue el Sarkozy no pasará de sus amigos de la izquierda con su obligatoria seducción del electorado centrista. ¿Que ocurrirá el 6 de mayo? Desde que en 1980 escuché al gran politólogo americano Seymour Lipset predecir la victoria de Carter sobre Reagan, me tiento la ropa antes de hacer públicos mis pronósticos. Pero los lectores que hayan llegado hasta este punto intuyen ya lo que pienso, que coincide, por los demás, con mis preferencias. Pero, mucho ojo: el mejor no siempre gana. De ello tenemos alguna experiencia en nuestra bendita piel de toro. Iñigo Méndez de Vigo Royal se reúne con Delors ABC. es La segunda vuelta de las presidenciales francesas en abc. es internacional Carteles superpuestos de Sarkozy y Royal en una calle de París AFP l resultado de la primera vuelta de las elecciones a la presidencia de la República Francesa merece varias reflexiones. La primera atañe a la altísima participación- -83,7 del censo electoral- -que contrasta con el 71 de las elecciones del año 2002. La diferencia radica en que estas últimas eran más de lo mismo mientras que en las del pasado domingo Sarkozy y Royal perpetraban el asesinato- -en términos freudianos, claro- -del padre. La desaparición política o física de quienes monopolizaron la política francesa durante los últimos cuarenta años alentó la participación de los franceses. El tercero en discordia, François Bayrou, ha contribuido a la movilización con su política ni ni (ni derecha ni izquierda) y ha obtenido un éxito notable en su apuesta por la tercera vía. Eso sí, nuestro Godot porque, como el héroe de Beckett, nunca llegó, no tuvo que recurrir al parricidio ya que el fundador de su partido, Giscard d Estaing, se había pasado con armas y bagages al campo de Sarkozy. En segundo lugar, en la patria de Descartes y Voltaire, los enciclopedistas y Tocqueville, estas elecciones han sido un exponente del triunfo del talante ¿les suena? sobre las ideas. Será por la influencia de Loft Story (la versión francesa de nuestro Gran Hermano o porque nadie cree en promesas electorales, lo cierto es que los candidatos ponen mayor énfasis en sus afectos o pasiones que en su ideología, y sus electores están más interesados en saber cómo son los candidatos que lo que piensan. En tercer lugar estas elecciones han supuesto el triunfo de los demócratas y el fracaso de los antisistema. De los doce candidatos en liza, asómbrense us- E