Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL EX DIRECTOR DE LA POLICÍA, EN EVIDENCIA MIÉRCOLES 25 s 4 s 2007 ABC Lo que le dije a Agustín Díaz de Mera es que ese informe ya estaba en el sumario La fuente del ex director de la Policía asegura que el 12 de marzo ya le advirtió que no había ni rastro de ETA NATI VILLANUEVA MADRID. Una nueva sombra de duda disipada. Agustín Díaz de Mera estaba equivocado cuando dijo que conocía la existencia de un informe que vinculaba a ETA con el 11- M. Los motivos por los que el ex director de la Policía hizo esa afirmación, primero en la Cope y luego ante el Tribunal, sólo los conoce él, pero de lo que está convencido la fuente de Díaz de Mera, el responsable de la Unidad Central Operativa de la Policía (UCAO) Enrique García Castaño, es que él nunca le habló de la existencia de un informe que estableciera tal relación. Más bien al contrario, lo que le dijo fue que el único escrito que existía sobre los vínculos entre ambas organizaciones terroristas estaba incluido en el sumario, y la conclusión a la que llegaba ese informe era justo la contraria. La rectificación a Díaz de Mera no fue fácil para el comisario pues ambos están unidos (al menos lo estaban hasta ayer) por una relación de amistad. Quizá por eso el testigo, aun contradiciendo el testimonio de su superior, quiso dejar claro varias veces que Díaz de Mera pudo confundir datos. El hombre se equivocó García Castaño, cuya declaración ya estaba prevista como testigo, relató ante el Tribunal el dilema en el que se encontró cuando su superior y amigo le llamó por teléfono el pasado 28 de marzo, cuando acababa de testificar ante el Tribunal (que primero le multó y luego dedujo testimonio contra él por negarse a revelar su fuente) para pedirle ayuda. Me dijo que estaba en una situación desagradable, en una posición difícil, que se encontraba presionado políticamente Díaz de Mera le comunicó que iba a facilitar su identidad a la Sala para que confirmara que fue él quien le habló de la existencia de un informe que establecía esa relación. Le dije que no me podía pedir algo que no era cierto. Yo, jamás, nunca le he dicho que haya una sola prueba, un solo indicio que relacionara a ETA con el 11- M. Al contrario, le dije que ese informe se encontraba en el sumario y que se estaba equivocando Pese a tratarse de su amigo, García Castaño no accedió a la pretensión de Díaz de Mera. Yo no podía eninforme y de la posible autoría de ETA en los atentados de Madrid. También abordaron el tema antes y después de la entrevista radiofónica de Díaz de Mera en septiembre de 2006. Y lo habían hecho en los mismos términos; es decir, en el sentido de que García Castaño advirtió a su jefe y amigo que esa información no era correcta, que se estaba equivocando. Agustín, no hay ni por asomo ninguna relación. No puede haber un informe roto ni manipulado, porque no existe esa relación reiteró ayer este experto en lucha antiterrorista con 32 años de servicio. García Castaño reconoció que sólo en los primeros momentos se apuntó a la autoría de ETA, lo que quedó descartado horas después. Aseguró, en este sentido, que no era nada descabellado pensar inicialmente que podían haber sido los etarras. Al fin y al cabo, tres meses antes habían intentado volar un tren en Chamartín. Sin embargo, horas después desaparecía cualquier indicio que apuntara a la participación de la banda terrorista. Dilema El comisario García Castaño presta testimonio ante el Tribunal del 11- M trar en ese juego porque soy un funcionario policial reconoció ayer el comisario. Al día siguiente, el pasado 29 de marzo volvieron a hablar y la conversación, aunque más tensa transcurrió en los mismos términos. El ex director general de la Policía volvió a apelar a su amistad para pedirle el favor de que dijera POOL Cuando me pidió por teléfono que dijera que yo era su fuente le respondí que no podía entrar en ese juego porque soy funcionario de Policía que efectivamente fue él quien le informó de la existencia de ese informe y le recordó que el presidente del Tribunal le había garantizado que la fuente estaría protegida. Le volví a decir que no diría eso, que en absoluto, porque no era cierto No era la primera vez que jefe y subordinado hablaban del Fiscal (F) ¿Aparecieron esos días (12 y 13 de marzo) datos que vincularan los atentados con ETA? García Castaño (G. C. En todas las pruebas que he manejado yo, rotundamente no. Todos los datos enfocaban la investigación clarísimamente hacia los islamistas. F: ¿Tuvo alguna conversación en ese sentido con sus superiores? G. C. Sí, con mi comisario general (Jesús de la Morena) y con mi director. F: Con el director general de la Policía... ¿Está Pepe? preguntó el primer policía que llamó a la puerta del piso de los terroristas en Leganés El jefe de la UCAO explicó ante el Tribunal el exhaustivo trabajo de la Policía que llevó hasta el piso franco que tenían los terroristas en Leganés: Sabíamos que los islamistas estaban en la calle- -explicó el comisario García Castaño- -y que tenían más explosivos, por lo que estaba claro que podían volver a atentar en cualquier momento. El comisario general (Jesús de la Morena) dio orden precisa de que se revisaran todos los datos de que se disponían para intentar llegar hasta ellos. Junto a un comisario de la UCIE comencé a chequear todos los teléfonos que teníamos. En el cruce de datos observamos que uno de los teléfonos sólo se diferenciaba del que utilizaba Said Berraj, uno de los huidos, en el último de los números. Al investigarlo comprobamos que ese número no atribuido hasta ese momento había hecho una llamada a un teléfono fijo, que correspondía con una inmobiliaria de Leganés. Eran las doce o doce y media de la mañana del 3 de abril Con ese dato, ordené a mis hombres que localizaran al responsable de esa inmobiliaria y le preguntamos si había alquilado un piso a un árabe. No lo sabía seguro, pero le llevamos hasta su despacho para que lo comprobara. Así supimos que un mes antes Belhadj (Mohamed) había alquilado uno en la calle Carmen Martín Gaite de Leganés. Ese dato se obtuvo sobre las dos de la tarde El siguiente paso- -añadió el jefe policial- -fue enviar a varios agentes a ese lugar para hacer las comprobaciones. Uno de ellos subió y preguntó por Pepe. No vive ningún Pepe aquí le respondieron Lo que sucedió luego ya es conocido.