Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 25 s 4 s 2007 ABC AD LIBITUM LA DENUNCIA DE CONTHE UIZÁ no sea significativo, pero resulta alegórico- -cuasi poético- -que mientras Manuel Conthe comparecía ayer ante la Comisión de Economía del Congreso, en la Bolsa, arrastradas por el previsible batacazo de Astroc, las grandes inmobiliarias nacionales experimentaban una tendencia a la baja en sus cotizaciones directamente proporcional a la incertidumbre que, innecesaria pero conscientemente, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha introducido en el mercado. La chapuza del caso Endesa que une en un ramillete de desdoro a Zapatero, Pedro Solbes, José MontiM. MARTÍN lla y otros ilustres nomFERRAND bres del repertorio socialista, tenía que dar sus frutos. Y los está dando. Basta asomarse a la prensa internacional para constatar el deterioro de la imagen nacional en lo que al mercado se refiere. En lo relativo a Conthe, el regulador que no dejó que le regularan, todo aconteció con la engañosa habilidad con la que este Gobierno sabe disimular sus erráticas y malignas acciones. Para no dar su brazo a torcer, con la servil complicidad del presidente de la Comisión de Economía, el converso Antonio Gutiérrez, Conthe se les apareció a los comisionados para presentar la memoria de la CNMV correspondiente al 2006 y de paso anunció su dimisión porque el Consejo del organismo que viene presidiendo se negó a abrir un expediente sancionador a Enel y Acciona por su inspirada, irregular y sospechosa presencia en el desarrollo de la Opa de E. ON a Endesa. A mayor abundamiento, ya como disposición testamentaria, Conthe solicitó la dimisión de su hasta ahora vicepresidente, Carlos Arenillas, porque la independencia de los miembros de la CNMV debe parecer que existe No es el caso de quien es el marido de la ministra de Educación y compañero de fatigas de Miguel Sebastián y cuantos integran el grupo de los asesores económicos que Zapatero utiliza en la intimidad. El árbitro ha dado testimonio de independencia, como debe ser, y con ello ha subrayado las dependencias y la sucesión de irregularidades y despropósitos que, desde que Gas Natural presentara su opa sobre Endesa- -al barato y con estampitas- -para satisfacer el precio de un Govern tripartito, ha venido impulsando el equipo de Zapatero con el entusiasmo disciplinado del vicepresidente Pedro Solbes. Cuando, en un marco como el de la UE, un Gobierno se desmelena y rompe las reglas del juego con perjuicio, primero, de los accionistas de una gran compañía nacional y, después, de alguna de las grandes operadoras continentales del sector sólo se consigue algo seguro: la merma del prestigio nacional. La certeza, hija de la observación de la Ley y de la limpieza del juego, es parte fundamental del patrimonio nacional. Zapatero la ha despilfarrado, pero encontrará la manera de que la culpa la tenga el PP. VISTO Y NO VISTO LA LIBERTAD SEGÚN GALLARDÓN que para los hegelianos la verdadera libertad consiste si al chino loco de Virginia le diera por soltarse el en el derecho de obedecer... a la policía. Y Gallardón, pelo en Madrid, ¿qué pasaría? La prensa de proque parecía un utilitarista inglés, resulta que es un hegreso en seguida nos ha tranquilizado: Madrid geliano como Sarkozy, que promete limpiar las banno es Virginia. Ni siquiera Puerto Hurraco. lieus de la racaille o como Clinton, que sacó a la caEn realidad, Virginia es un Estado de la Unión cuyos lle a cien mil policías y la Three Strikes -término del padres, inspirados en la Océana de Harrington, pensabéisbol que significa tres faltas y fuera del partido ron, con razón, que una sociedad armada es una socieley que condena a cadena perpetua al reo de tres delitos, dad cortés. Pero, contra toda evidencia, la prensa de prosin consideración de la gravedad de los mismos. greso sostiene que ese chino loco es el producto Jerry Dewayne Williams alcanzó la celebridad de una civilización, la americana, donde todo el que da el Google al ser sentenciado en Califormundo va armado. Esta prensa se las echa de renia a veinticinco años de cárcel sin remisión publicana, pero frecuenta poco a Harrington, el por robarles un trozo de pizza a unos niños. Y filósofo de Cromwell. Por otro lado, parece fácil es que este hegelianismo democrático siempre deducir que, si en América todo el mundo, en surge al calor del pequeño delito, que es el que efecto, fuera armado, el chino loco no habría pomolesta al votante corriente que se pasa la dedido liquidar a tantos pistoleros seguidos, pues mocracia refunfuñando: al segundo, o al tercero, o al décimo, habría visIGNACIO RUIZ- -Si a mí me dejaran gobernar, nada más que lumbrado el calibre de unas plateadas puertas de QUINTANO veinticuatro horas... salida, ahorrándose la consabida chafarrinada, ¿En qué piensa Gallardón cuando promete rebajar nada wagneriana, del suicidio. Mas la consigna es que los delitos un diez por ciento? Formalmente, en una trien nuestra sociedad no hay sitio para el chino loco de Virquiñuela estadística: las democracias contemporáneas ginia, y sólo por el acaso el alcalde Gallardón ya ha prono reducen los delitos impidiéndolos, como sabemos metido más... policías municipales. Después de todo, y cuantos nos pasamos la vida en la calle, sino ignorándocomo dice el doctor House, cuando nos perdemos en el los. Sus policías reflejan más voluntad de poder, que es la centro comercial, ellos son nuestros amiguitos, ¿no? escuela mejicana, que voluntad de servicio, que es la esGallardón siempre ha tenido pinta de utilitarista incuela londinense. Con harta frecuencia el contacto norglés, pero no lo es. El utilitarismo inglés llegó un día a la mal con el ciudadano corriente deriva en pesadilla peconclusión de que libre, y por tanto feliz, es quien hace nal. A cambio, pues, de un birlibirloque estadístico, Galo que quiere. Para saber qué quiere uno el utilitarismo llardón nos coloca seiscientos policías más por año, y inglés inventó la libertad de expresión, y para manifesahora con funciones judiciales lo que conlleva la creatarlo, el sufragio universal. Entonces Rousseau, un ción de una Prison Break municipal. Ocho mil quichinche, dedujo que los ingleses sólo podían ser libres nientos policías municipales en Madrid, armados hasta el día de las elecciones, y puesto que, según él, nadie eslos dientes- -no como los civiles virginianos- -y dirigitá en condiciones de saber qué desea, inventó la volundos por un señor bajito que no hizo la mili por objeción tad general Este concepto se le antojó a Hegel algo conde conciencia, son un disparate proporcionalmente mafuso y nada rentable, con lo cual resolvió sustituirlo por yor que los cien mil que Clinton sacó en América para la figura del Estado, que era, al fin y al cabo, el que le paimponer el toque de queda urbano. Agentes de cabecegaba la nómina. Hay Estado dondequiera que hay ley, vira y no es un sarcasmo, los llama la propaganda electono a decir, y donde quiera que hay ley hay libertad. De ral. Y los súbditos, tan contentos. aquí sacaría Russell su famoso y malicioso corolario de Q Y