Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 24 de Abril de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.368. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. De matanza en matanza Regina Rohde, que hace ocho años sobrevivió a la masacre del instituto Columbine, tuvo que enfrentarse la semana pasada al mismo tipo de barbarie inexplicable en la Politécnica de Virginia POR PEDRO RODRÍGUEZ eóricamente la educación reglada se mide por asignaturas completadas, cursos superados y calificaciones finales. Pero para Regina Rohde, una típica joven estadounidense de veintitrés años, su trayectoria como estudiante se mide por otro listón mucho más complicado: el haberse cruzado dos veces consecutivas en el camino de enloquecidos compañeros con acceso a armas de fuego y empeñados en causar el mayor dolor posible. El pasado lunes 16 de abril, Regina se encontraba en el campus de la Universidad Politécnica de Virginia cuando el surcoreano Cho Seung- hui empezó su plusmarca de violencia armada que se saldó con 32 víctimas mortales antes de pegarse un tiro en la cabeza. Para Regina, matriculada en un máster de ciencias de la pesca y la fauna, la tragedia tenía bastante de déjà vu Ya que como alumna de bachillerato le tocó también pasar por el calvario del asalto al instituto de Columbine. Perpetrado el 20 de abril de 1999 por sus compañeros Dylan Klebold y Eric Harris, quienes asesinaron a doce estudiantes y un profesor antes de suicidarse. Desde este paradójico colmo de las casualidades, la joven ha explicado a la cadena NBC que su primera reacción la semana pasada fue preguntarse cómo es posible que algo así pueda ocurrir una y otra vez en Estados Unidos. Entre un familiar rosario de cuestiones sin respuesta sobre qué hacer, a dónde ir o quiénes son las víctimas. Aunque, según Regina, por alguna razón, no empecé inmediatamente a revivir lo que ocurrió hace ocho años hasta que pasó un buen rato Regina Rohde cursaba en 1999 su primer año de bachillerato en Columbine. COSAS MíAS Edurne Uriarte LA DOCTRINA CORRECTA écada tras década, perdura la memoria privilegiada del estalinismo. El icono del horror totalitario es el nazismo, y Europa se resiste a que el estalinismo ocupe su lugar de honor en la simbología del terror, aunque su furia asesina alcanzara a veinte millones de personas y el nazismo, a seis. Pero no se trata de una guerra de cifras, sino de una guerra de ideologías y de memorias intelectuales construidas sobre un totalitarismo y otro. Esa memoria explica que la Unión Europea aprobara la semana pasada una ley que castiga la negación del Holocausto, pero no los crímenes de Stalin. A pesar de que lo habían pedido Estonia, Lituania y Polonia. A pesar de que es una incongruencia. A pesar de que elude la auténtica historia de Europa. Raymond Aron ya explicó hace muchos años el origen de esta contradicción. Los intelectuales, despiadados con las debilidades de las democracias, son indulgentes con los mayores crímenes a condición de que sean cometidos en nombre de las doctrinas correctas. La doctrina correcta. Aún se trata de eso, de que el comunismo y el estalinismo todavía parecen un error, incluso un horror... de la doctrina correcta. La UE castigará la incitación a la violencia por motivos raciales, étnicos o religiosos. Es un gran avance, a pesar de tantos exquisitos y melindrosos preocupados por la libertad de expresión. Pero la historia de la violencia, su presente y su futuro, se sustenta igualmente en otras narrativas, las de la injusticia, la desigualdad o la explotación. En su nombre, también se incita a la opresión y al terror. Aunque conserven la aureola de la doctrina correcta. D T Miles de estudiantes recordaron a las víctimas en la vuelta a clase en Virginia Pero tuvo la gran suerte de salir de la cafetería del high school el epicentro del asalto, justo antes de que las primeras llamadas de auxilio llegaran a la Policía. Me pasé buena parte de aquel día sentada en una casa próxima, viendo las noticias, algo similar a lo que hice el pasado lunes en la Politécnica de Virginia ha explicado la perpleja y afortunada joven. Su consejo para sus compañeros de universidad, que ayer volvían a reanudar las clases, es que se requiere un REUTERS montón de tiempo para recomponerse y continuar Pero a pesar de todos los esfuerzos por pasar página cuanto antes, la normalidad nunca vuelve realmente, lo que se tiene es otra definición de normal Una definición que tiene que hacer sitio a tragedias adicionales como la de Jeff Soriano. Un estudiante de primero de ingeniería de la Politécnica de Virginia que tras ser recogido por su padre tras el tiroteo, encontraba la muerte este viernes al estrellar su coche contra un árbol.