Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS Gamoneda recibe el premio Cervantes MARTES 24 s 4 s 2007 ABC León arropó al poeta en Alcalá La entrega del primer galardón de las letras hispanas reunió a una apreciable cantidad de autores, muchos de ellos leoneses, que quisieron acompañar a su paisano Gamoneda en el día de su gloria literaria JESÚS GARCÍA CALERO ALCALÁ DE HENARES. Gamoneda fue ayer rico en amigos, rico en aplausos, rico en reconocimientos... Rico de solemnidad en el solemne y especialmente concurrido Paraninfo alcalaíno. La pobreza que inspiró su discurso, y que ha determinado su manera peculiar de vadear los años y de amar los libros, contrastaba con tantas riquezas- -quien tiene un amigo tiene un tesoro, dice el acervo popular- -rutilando bajo un sol radiante, durante el tradicional cóctel que sigue a la ceremonia, y que se celebra, ahí es nada, en el patio de los Filósofos de la Universidad. Entre canapés y copas, quien más y quien menos comentaba la contundencia del discurso: no estaba la jornada para la indiferencia, precisamente. El mismo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, definió la alocución del premiado- -y compatriota suyo- -como auténtico, intensísimo, a veces desgarrador y emocionante, como su poesía No era Zapatero el único paisano del premiado que asistió a su jornada de gloria literaria. Gamoneda estuvo verdaderamente bien arropado por escritores y poetas de su tierra, que hicieron del Paraninfo de la Universidad un pequeño León. Desde Antonio Colinas a Juan Carlos Mestre, desde Luis Mateo Díez a José María Merino y Antonio Pereira y Marifé Santiago. También estaba Amancio Prada, aunque no era el único músico leonés en la sala, puesto que el himno académico gaudeamus igitur contó con la participación estelar de un solista del coro de la Catedral de León. Su tonante actuación fue celebrada con una franca sonrisa por la mujer de Zapatero, y también música, Sonsoles Espinosa. De Valladolid, algunos otros cercanos, como Gustavo Martín Garzo y Esperanza Ortega. Tan rico en compatriotas fue Gamoneda, que el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, tuvo que madrugar lo suyo para cumplir con su visita a Villalar en el día de la Fiesta comunera y presenciar la entrega del premio Cervantes a uno de los mayores autores de la región. Declaró que no podíamos faltar, había que acompañar al poeta Acudió junto a la consejera de Cultura, Silvia Cle- Don Juan Carlos saluda al benjamín de la tuna alcalaína mente. Todos, a su manera, sediente de todo y de todos entre tantos autores. Llamó la atención, sin embargo, la pobreza de las referencias políticas que acompañan a la reunión de tantos letraheridos, periodistas. editores y políticos. En voz baja se hablaba del parón del canon digital, pero como si estuvieran secos los arroyos de la precampaña electoral, como si no hubiese ley del Libro en ciernes, ni Zapatero ni la ministra Carmen Calvo, ni Esperanza Aguirre, se salieron del guión ceremonial. Del DE SAN BERNARDO guían comentando, desde el orgullo y hasta desde la extrañeza, lo peleón que había estado el premiado en su discurso, empeño bien valorado por el director de la SECC José García Velasco y por César Antonio Molina, poeta y director del Instituto Cervantes. Una de las amigas a las que Gamoneda saludó con mayor afecto y a la que más agradeció su asistencia a la ceremonia fue, sin duda, Carmen Ballcells, la agente literaria, feliz y pen- PP también estuvo Beatriz RodríImportaba más contemplar los ojos grandes de Cecilia, la nieta del premiado- eres como una flor ante el abismo, eres la última flor sonriéndo calladamente a todo. Y también, en medio de la pompa, pensar en la carestía de otros poetas, que Clara Janés iluminó lanzando a cara o cruz la apuesta de Gamoneda: ella nació entre mil libros, pero por amor a la poesía, por su dedicación a ella, casi alcanza la pobreza. guez- Salmones.