Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 24- -4- -2007 ESPAÑA 15 Es el problema de traer a testigos delincuentes El intento de implicar a ETA en el 11- M vivió ayer el último de sus episodios con la declaración de tres terroristas. Gómez Bermúdez intervino ante la actitud de los etarras, que no se ahorraron las risas POR PABLO MUÑOZ MADRID. El Tribunal del 11- M, los abogados de las partes y también algunas de las víctimas del peor atentado terrorista de la historia de España tuvieron que pasar el trago de ver a tres peligrosos terroristas lanzar sonrisas burlonas y contestar con cierta indiferencia a las preguntas con las que algunas de las partes- -la defensa de Jamal Zougam y Basel Ghalyoun, la de Rachid Aglif, la letrada de la AVT y una acusación particular que ejerce otro abogado de la citada asociación- intentaban buscar una relación de ETA con la matanza. Gorka Vidal, Irkus Badillo y Henri Parot se mostraron en sus brevísimas comparecencias entre chulescos e indiferentes, no ahorraron risitas ni resoplidos de hastío y quisieravana de la muerte cuando la abogada de la AVT le preguntó si conocía al José Emilio Suárez Trashorras. El magistrado, tras exigir al pistolero que declarara con el mínimo decoro exigible en un caso tan grave como este, miró a los abogados y les espetó: Este es el problema cuando se trae a testigos delincuentes No fue la única intervención de Gómez Bermúdez, quien por tercera vez en lo que va de juicio se vio obligado a recordar a una de las partes cuál era su papel procesal en la vista. En esta ocasión fue a Juan Carlos Rodríguez Segura, letrado de la AVT que ejerce como acusación particular de algunas de las víctimas y que se ha distinguido a lo largo de estas semanas por intentar buscar relaciones de los islamistas y los etarras y por realizar sus preguntas más incisivas a las Fuerzas de Seguridad. Precisamente, el modo de interrogar del letrado provocó cierto estupor en las víctimas presentes en la sala, ya que se dirigió al sanguinario etarra Henri Parot con un respetuoso señor Parot El trance, en fin, transcurrió sin novedades y dio la impresión de que lo mejor hubiera sido no pasar por él. Las 192 víctimas mortales del 11- M, los miles de heridos y el dolor que aún provocan esos sucesos no se lo merecían. El pistolero Henry Parot en su declaración ante el tribunal POOL Un etarra de la caravana de la muerte a preguntas de la defensa de Zougam: No sé que hago aquí, no tengo nada que ver ni con el 11- M ni con islamistas Parot dice no conocer a Bensmail, que tenía su nombre en un papel histórico de ETA, cuyo nombre tenía escrito en un papel el preso Abdelkrim Bensmail, fue igual de fugaz. vicio militar? Parot (P) Yo no he hecho el servicio militar. A: ¿ETA le contrató como mercenario? G- B: Esa pregunta no tiene relación con este proceso. A: ¿Es cierto que en 1978 ETA montó un comando mercenario con franceses a espaldas de la dirección? P: No me consta. A: ¿Conoce a Bensmail? P: No. A: ¿Qué explicación tiene que se encontrara en poder de este preso una nota con su nombre? P: Ninguna. A: ¿Le hizo llegar usted la fórmula de la cloratita? P: No Rodríguez Segura: ¿Sabe usted árabe? (en referencia al origen argelino de Parot) P: Eso es como decir que por nacer en Ceuta o Melilla eres marroquí. G- B: Responda a la pregunta. R: ¿Sabe usted árabe? P: No, para nada. R: ¿Ha estado en la prisión de Villabona? P: Nunca. R: ¿Ha tenido contacto en las cárceles con presos árabes? P: Yo me relaciono con los presos con los que me pone Instituciones Penitenciarias; yo no elijo con quién voy a estar. R: ¿Ha conocido alguna relación entre el 11- M y ETA? P: No, para nada. R: ¿Ha tenido comunicación con la cúpula de ETA en relación con el terrorismo islamista? P: No. Y ahí acabó todo. Quince minutos para certificar que ETA no está implicada en el 11- M. Javier Gómez Bermúdez EFE Abascal (A) ¿Dónde hizo el ser- ris (Ch) Abascal (A) ¿Cuál fue el punto B: No recuerdo. A: ¿Y su destino final? B: No recuerdo de partida de su viaje? ron dejar bien claro que para ellos su presencia allí les resultaba ridícula. Era algo que se esperaba, pero para muchos resultaba indignante que se haya dado pie a que algo así se pudiera producir. Los monosílabos fueron la respuesta más repetida por los etarras ante unas preguntas que les causaban sorpresa e hilaridad a partes iguales. La situación llegó a un punto en el que el presidente del Tribunal, Javier Gómez Bermúdez, detuvo el interrogatorio por las risas que afloraron en Gorka Vidal, uno de los etarras de la ca- Gómez Bermúdez le apercibe en el mismo sentido que a su compañero. A: ¿En aquel viaje tuvieron un encuentro en Burgos? B: No. A: ¿Conoce a Jamal Ahmidan? B: No tengo ninguna relación con ningún islamista A: ¿Ha viajado a Irak? B: No. (Risas) A: ¿Sabe si miembros de ETA han estado entrenando en Líbano con Hizbolá? B: No. A: ¿Sabe que un día antes de los atentados se repartieron panfletos en San Sebastián para boicotear el Metro? G- B: Ese hecho, señor letrado, no está acreditado. Chalaris (Ch) ¿Condena los atentados del 11- M? B: ¿Que si los ordené? Ch: Que si los condena... G- B: No ha lugar a la pregunta. B: No tengo nada que ver con esos hechos. Apenas dos minutos después llegaba el turno de Henri Parot. El interrogatorio de este Los agentes que multaron a El Chino por exceso de velocidad no vieron motivos para registrar el coche N. V. MADRID. El guardia civil que multó a Jamal Ahmidan El Chino por exceso de velocidad el día 29 de febrero de 2004, cuando se dirigía a Madrid desde Asturias en un Toyota Corolla cargado de explosivos, aseguró ayer que no había ningún motivo para registrar el vehículo, pues no es una práctica habitual cuando se da el alto a un turismo por exceso de velocidad, como era el caso. Tampoco el pasaporte belga que mostró Ahmidan, a nombre de Youssef Ben Sellam, infundió sospechas en los agentes, que se limitaron a cobrar la multa. Era sólo una de las cuatro denuncias de las que dieron parte, pues también tramitaron las correspondientes por carecer del permiso de circulación y del seguro del vehículo. No obstante, el agente explicó que al ser española la matrícula del vehículo y referir el conductor que el titular del mismo también era español (Emilio Suárez Trashorras) se limitaron a cobrar en efectivo la multa por el exceso de velocidad (que es la que se le podía atribuir a él) y dar parte de las otras al titular del vehículo. El agente explicó que hicieron gestiones para averiguar si el coche había sido robado y no salió ningún indicio que apuntara en esa dirección. Respecto a la posibilidad de que al consultar la central hubiera saltado algún dato relacionado con el episodio de El Chino con la Guardia Civil el 5 de diciembre de 2003, el agente aclaró que cualquier infracción relacionada con Seguridad Ciudadana habría aparecido en una base de datos distinta a la de Tráfico. Entonces fue Ahmidan quien pidió ayuda a la Benemérita para que le ayudaran a arrancar un BMW 530 semiblindado. Estaban en Buitrago de Lozoya y, al verle nervioso, los agentes registraron el turismo. Dentro había tres cuchillos y un mazo, billetes de 50 euros y dos maletas con ropa de unos grandes almacenes con la etiqueta aún puesta.