Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LAS DECLARACIONES DE LOS ETARRAS MARTES 24 s 4 s 2007 ABC Quince minutos pusieron fin a los últimos intentos de vincular a ETA con el 11- M Tres pistoleros, Vidal, Badillo y Parot, negaron con displicencia cualquier relación con la matanza NATI VILLANUEVA MADRID. Apenas quince minutos fueron suficientes para que tres etarras dinamitaran ayer cualquier relación de la banda con el 11- M. Los pistoleros de la caravana de la muerte (Irkus Badillo y Gorka Vidal) y el sanguinario Henri Parot, quien nunca ha tenido ningún problema para atribuirse la autoría de sus crímenes, coincidieron ayer en negar cualquier participación en los atentados y su relación con los 29 procesados o los siete suicidas de Leganés. Era uno de los momentos más esperados del juicio y, aunque todo transcurrió conforme a lo previsto, en el sentido de que los etarras iban a negar su participación en los hechos, no se esperaba quizá que lo hicieran de forma tan explícita y, además, entre risas, restando aún más verosimilitud a lo que ya de por sí se ha demostrado inverosímil en las 28 sesiones del juicio oral. Tan absurdas resultaron estas citaciones para la mayor parte de las víctimas que ayer asistieron a la vista que su sentir tras las declaraciones se puede resumir en la pregunta de uno de ellos al resto: ¿Cuándo declara el tío Gilito? En realidad, un error en los papeles que manejaban las partes hizo pensar que iban a ser seis, y no tres, los etarras que testificarían hoy en la vista, cuando en realidad en un auto anterior al juicio ya se habían inadmitido las declaraciones de tres de ellos, también propuestos por la defensa de los presuntos autores materiales Zougam y Ghalyoun, José Luis Abascal, y por la acusación particular que ejerce el abogado de la AVT Juan Carlos Rodríguez Segura. El mismo error se dio en las citaciones, hasta el punto de que Harriet Iragi, García Sertucha e Irakula Albizu, cuyas comparecencias fueron solicitadas por las partes antes citadas, estaban esperando ya su turno para deponer ante el tribunal. Fueron precisamente los dos abogados citados los que condujeron los interrogatorios de los etarras, apercibidos desde el principio por el presidente del Tribunal, Javier Gómez Bermúdez: como testigos, estaban obligados a decir la verdad. Gorka Vidal, detenido junto con Irkus Badillo en febrero de 2004 en Cañaveras (Cuenca) cuando se dirigían a Madrid El etarra Gorka Vidal durante su declaración, como testigo, en la sesión de ayer del juicio con una furgoneta cargada con más de 500 kilos de explosivo, hechos por los que ya ha sido condenado, fue el primero en declarar. Abascal señala en su escrito de defensa la coincidencia de que los terroristas se dirigieran a Madrid el mismo fin de semana en el que los islamistas bajaron desde Asturias con los explosivos de la matanza. Nacional I bajó por vías secundarias? no está siendo juzgado por eso... R: Ya lo sé, pero... G- B: Señor letrado, no discuta conmigo. Su postura es como acusador particular. POOL G- B: Es evidente que el testigo ría. ¿Por qué hace ese itinerario en lugar de otro? G- B: No ha lugar. R: Protesto. ¿Tiene alguna relación en prisión con miembros de raza árabe? V: No. Manuela Rubio (AVT) ¿Conoce a Emilio Suárez Trashorras? R: No discuto con usted, seño- V: No, bueno, por los periódicos coro aunque le haga mucha gracia. V: Es que yo no tenía que estar aquí... A continuación, llegó el turno de Irkus Badillo (B) Interviene el letrado Andreas Chala- G- B: Procure contestar con de- y eso. (Risas) Abascal (A) ¿Cuál fue el punto de partida de su viaje? Vidal (V) No sé. A: ¿Y su destino final? V: No sé, no me acuerdo. A: ¿Cuál era su ruta el 29 de febrero? V: No me acuerdo Gómez Bermúdez (G- B) Mire usted, vamos a dejarlo claro. Una cosa es que no recuerde algún detalle y otra que sistemáticamente diga no sé Le recuerdo que si no dice la verdad puede ser primero multado y luego procesado por desobediencia grave. A: ¿Conoce a Jamal Ahmidan? V: No sé qué hago aquí; no tengo nada que ver con ésto, ni con el 11- M ni con los islamistas. A: ¿Ha viajado usted a Irak? V: No. Rodríguez Segura (R) ¿Por qué en vez de bajar a Madrid por la Germán Yanke ETARRAS EN LA SALA omparecieron los terroristas de ETA como testigos. Y dijeron lo que estaba previsto que dijeran: que no tienen nada que ver con esos atentados, que no tienen nada que ver con los islamistas. Sobre lo que no pueden negar dos de ellos, la llamada caravana de la muerte se C comportaron como suelen en los juicios en los que no son testigos, sino acusados: de manera chulesca, con desprecio al procedimiento. Al fin y al cabo, un juicio es parte de los procedimientos de una democracia y los terroristas de ETA la desprecian. Lo importante no es que los etarras negaran, sino que los interrogadores no pueden establecer ni un leve hilo de conexión entre ETA y los terroristas islamistas, como tampoco la encontró la Policía durante su investigación. Un papel con un teléfono, una coincidencia en una ruta, un álbum de fotos con la imagen de una locomotora en Mieres y la guerra de los explosivos, que ya amaina a base de análisis y testimonios. ETA apareció de nuevo en los testimonios, como segura- mente ocurrirá en próximos días. Un tipo que responde al alias de Nayo dijo a su abogado, que lo cuenta en la sala, que Trashorras tenía escondidos en una montaña 500 kilos de dinamita destinados a ETA Nadie los encontró. Con esto volvemos a lo mismo: lo que sabemos es que muchos kilos, de esos o de otros, fueron a los islamistas por rutas ya descubiertas y sin ETA de por medio. Se insiste, me parece, por interés distinto a la búsqueda de la verdad. Y, así, parece que hay abogados (algunos de la defensa, lógico; otros de la acusación, pasmoso) que quieren hacernos ver no sólo a ETA, sino a ETA como el único peligro. Como si el terrorismo islamista no existiera. Las encuestas dicen que los españoles saben que existe.