Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23- -4- -2007 75 Insólito de Fuente Ymbro, cerca de la inmortalidad SAN JORGE Plaza de toros de la Misericordia. Domingo, 22 de abril de 2007. Segunda de feria, concurso de ganaderías. Unos 5.000 espectadores. Toros de Palha, cornalón y con temperamento; Victorino Martín, serio y complicado; Guardiola Fantoni, cuajado, soso y descastado; Cebada Gago, basto, aparatoso de cuerna, amoruchado; Alcurrucén, bien presentado y con genio; y Fuente Ymbro, tan feo como de excepcional bravura ante el caballo y bueno en la muleta. Víctor Puerto, de rosa y oro. Estocada corta desprendida (pitos) En el cuarto, estocada trasera (silencio) Domingo López Chaves, de verde y oro. Pinchazo, estocada corta y descabello. Aviso (ovación) En el quinto, estocada baja (oreja) Alberto Álvarez, de cariñena y oro. Media, estocada desprendida y dos descabellos. Aviso (silencio) En el sexto, estocada baja (ovación tras petición) ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD ZARAGOZA. La bravura no está reñida con la fealdad. Demostrado de forma empírica ayer en el coso de la Misericordia. Insólito lucía divisa verde, de la ganadería de Fuente Ymbro, aunque por su testuz pare- cía primo de los búfalos del Oeste americano. Pero Insólito demostró que por sus venas corría sangre brava y protagonizó un emocionante tercio de varas. El toro sólo quería caballo, y allí donde lo dejaban se arrancaba con alegría y empujaba con excepcional bravura. Una vez, dos, la tercera desde el mismo platillo de la plaza, y una cuarta, de más lejos todavía, que fue recibida con el público en pie. Momentos intensos en los que se recuperó la esencia de la corrida, porque además el de Fuente Ymbro tuvo enfrente un picador que lo agarró siempre arriba e hizo la suerte como ahora, desgraciadamente, ya no se ve. Diego Ochoa también se fue hechido de satisfacción entre ovaciones. Insólito pedía guerra, quería ganarse la inmortalidad, y el joven aragonés Alberto Álvarez le dio réplica en un ajustadísimo quite por gaoneras y en un comienzo de faena con un pase cambiado en los medios que auguraba un triunfo de clamor. El público entregado y el torero que se gustó y templó en una exquisita serie con la mano derecha. Junto con otra, más abierto el compás, fue lo mejor de una faena a la que le faltó la rotundidad que pedía el Alberto Álvarez torea con la derecha al bravo Insólito toro, que- -también tuvo un lunar- -no acabó de entregarse por el pitón izquierdo. Un pecado que le cerró la puerta del indulto. Y hubo bisoñez en el torero, preocupado en exceso de lo accesorio y que a la vez demostró excelentes cualidades, pero que se fue al hotel sin las orejas de su enemigo. FABIÁN SIMÓN La corrida concurso tuvo de todo. Más mansedumbre que otra cosa en los toros y firmeza y valor en un López Chaves que se arrimó como un jabato con las complicaciones del victorino y ante el genio del de Alcurrucén. Víctor Puerto pasó sin pena ni gloria, y eso que el de Palha le dio alguna opción. Castella abre la puerta grande en el brillante estreno de la cubierta de Vitoria ABC VITORIA. Sebastián Castella salió a hombros en el festejo que inauguraba ayer la cubierta de la plaza de toros de Vitoria. El torero francés cuajó la faena de más hondura al sexto, manso en varas y bueno en la muleta. Hermoso de Mendoza cortó una oreja a cada toro después de mostrarse a su nivel habitual, mientras que El Juli obtuvo un trofeo. Con lleno, según informa mundotoro, se lidiaron dos toros de Murube para rejones y cuatro de Zalduendo; destacaron segundo y sexto. Hermoso de Mendoza, oreja y oreja. El Juli, oreja con petición de otra y silencio. Sebastián Castella, ovación tras aviso y dos orejas. EFE Gran tarde de El Cid en Barcerlona El Cid protagonizó una gran tarde y abrió la puerta grande de la Monumental de Barcelona. Cortó dos orejas, pero pudieron ser cuatro de no fallar con la espada en su primero. Con más de ocho mil personas en los tendidos, se lidiaron toros de Parladé, nobles y justos de fuerzas. El Cordobés, ovación y oreja. Francisco Rivera Ordóñez, ovación y ovación tras aviso. El Cid, ovación y dos orejas.