Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23- -4- -2007 Josep Maria Subirachs instala su Sant Jordi en la Sagrada Familia de Barcelona 71 Los abogados del lenguaje Hoy, gran fiesta del libro, se multiplican los actos. ABC se ha detenido en uno: las I Jornadas sobre la Edición que se celebran en el Ateneo de Madrid, que trazarán los distintos pasos en la confección de un libro, reivindicando la figura del corrector POR SUSANA GAVIÑA MADRID. Ellos se autodefinen como abogados del lenguaje porque marcamos cuál es la norma a la que te puedes aferrar para defender una palabra u otra pero reconocen que hay quienes prefieren cambiar este término por el de diablos del lenguaje por lo molestos que pueden llegar a ser. Son, en definitiva, los correctores. Una figura esencial en la edición de un libro, cuya labor no se debe ver. Si se nota es porque algo hemos hecho mal bromea Antonio Martín, gerente de la empresa Cálamo cran, que, con la colaboración del Ateneo de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid y la Editorial Trea, han organizado las primeras Jornadas sobre Edición: De la palabra al libro, que se desarrollarán en el Ateneo desde hoy hasta el día 27. Su objetivo: presentar los diversos pasos y protagonistas en la confección de un libro: traductores, correctores, maquetadores, redactores, documentalistas... El proceso desde que un autor entrega su texto hasta que éste se exhibe en la estantería de una librería es largo y laborioso. A grandes rasgos se divide en tres fases: el tratamiento del texto, la composición y la impresión. Sin embargo, dentro de ellas hay muchos pasos intermedios en los que existe un factor común, el corrector, una profesión donde hace diez años existía un gran déficit. Cuando Cálamo cran fue creada hace una década por cinco filólogos- -ahora quedan tan sólo dos de aquella asociación- -para ofrecer sus servicios como correctores a editoriales y empresas, se percata- Actos del Día del Libro Entrega, por la mañana, del premio Cervantes, en la Universidad de Alcalá de Henares, al poeta Antonio Gamoneda. A las seis de la tarde, Gamoneda será el encargado de inaugurar la tradicional lectura del Quijote en el Círculo de Bellas Artes. Asistirá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. También por la tarde comenzará el programa de actividades organizadas por la Comunidad de Madrid bajo el nombre La noche de los libros en la que además de participar más de 600 artistas, escritores y músicos, en conciertos, debates y conferencias, el protagonismo lo tendrán las librerías- -más de 120 de 14 municipios- que permanecerán abiertas hasta las doce la noche, y donde tendrán lugar diversos actos. Ofrecerán además un 10 de descuento Los correctores limpian de erratas los textos y están atentos al estilo tos para ser corrector (profesión desempeñada principalmente por filólogos y periodistas) son dos: Dominar la gramática y tener cultura general Y sus funciones: corregir errores gramaticales y el estilo para que se adapte bien del emisor al receptor, para que sea comprensible Se da sobre todo en los libros de texto. Aunque al principio sólo se ocupaban de la labor de corrección, ahora Cálamo cran está presente en todo el proceso del libro. Éste, si ha sido editado fuera de España, comienza con la traducción. Después otro traductor- -distinto, según marca la normativa de calidad europea- -se encargará de corregir ese trabajo. A continuación, el texto pasará a manos de un corrector de estilo, para comprobar que sea un castellano correcto En algunos casos existe otro paso intermedio que consiste en la correción de contenidos: Para comprobar que es cierto lo que se dice. Aunque éste no siempre se da reconoce Antonio Martín. De ahí a la maquetación, donde la palabra y la imagen se unen. Y posteriormente a la corrección de pruebas, donde se realiza una lectura tipográfica para comprobar que los recursos utilizados (cursiva, comillas, espacios... son los adecuados. Estos correctores van escaneando visualmente el texto indica. Y es que estos profesionales, al igual que los expertos de la RAE, tienen su propio lema: Unificar, limpiar y normalizar el lenguaje Después, el texto llega a la imprenta, donde se organizan los pliegos, y se realizan los ferros (primera prueba de las planchas que irán firmadas por el editor una vez haya dado el visto bueno) Es la última oportunidad para corregir ÁNGEL DE ANTONIO ron de esta deficiencia. Necesitábamos profesionales y no los encontrábamos. Optamos por formarlos nosotros mismos De aquellos alumnos han surgido ya otras tres empresas que se dedican también a la edición de textos. En diez años han pasado por Cálamo cran unos 8.0000 alumnos, lo que ha permitido que el negocio se amplíe (tienen presencia también en Barcelona y Santiago de Compostela) y que acoja al año a un millar de alumnos. Los requisi- Empresas de edición de textos Del papel al soporte digital Los avances de la informática en la última década ha supuesto también la evolución del trabajo del corrector: Hay más facilidades, como el pdf Y ahora las correciones se hacen principalmente en pantalla: Es más rápido y más barato. Reduce tu tiempo de trabajo en un 20 por ciento, lo que te permite tener más productividad Antonio Martín reconoce que el reto inmediato es el salto definitivo del papel al soporte digital- -donde el trabajo del corrector no desaparecerá- y que España presenta un retraso frente a otros países como Estados Unidos. Sin embargo, también le augura un largo futuro al libro en papel. La revolución digital vendrá cuando tengamos un formato más familiar, con el desarrollo del papel digital Entre sus preocupaciones, la edición de la nueva Gramática española, que aparecerá en 2008, y que nos obligará a revisar algunas normas como ya hizo el Diccionario Panhispánico de Dudas, que, como primer intento, está bien, pero ha abierto otras interrogantes errores, pero también la más cara. Si se detectan, hay que repetir el proceso. Lo más barato es corregir desde el primer paso- -explica Antonio Martín- aunque muchos editores, para ahorrarse correctores, sólo lo utilizan al final, y el proceso resulta más caro. Lo cierto es que cada editor sigue su propio recorrido reconoce. Los pliegos (que presentan en el lomo una marca de tinta para facilitar su ordenación) se cosen y se encuadernan. El libro ya está listo para su distribución. Antonio Martín, que confiesa que Cálamo cran ha asumido la tarea de edición de una forma artesanal se lamenta de que este trabajo, en la sombra, no sea del todo reconocido. En el mundo editorial está bien valorado, pero se paga muy mal; mientras que en otros sectores, como el de la publicidad, está bien considerado, muy bien pagado, pero es desconocida. Nos odian por el nombre bromea. Éste también es uno de sus campos de batalla. Estamos luchando para que se nos considere técnicos de control de calidad, o asesores lingüísticos Más información sobre las jornadas: http: www. calamoycran. com