Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID Precampaña electoral LUNES 23 s 4 s 2007 ABC El último combate político entre Aguirre y Simancas dejará KO a uno de los dos El PP quiere una campaña en la que se hable de Metro, residencias, hospitales y colegios MARIANO CALLEJA MADRID. Esperanza Aguirre y Rafael Simancas librarán el próximo 27 de mayo su último combate político, pero esta vez, a diferencia de lo que ocurrió en 2003, el que pierda sólo podrá hacerlo por KO y la derrota afectará sin duda a su carrera política y a su futuro en la Comunidad de Madrid. La pelea, sin embargo, es desigual, ya que la candidata del PP necesita la mayoría absoluta para considerarse vencedora, mientras que al aspirante socialista le basta con ser segundo si al sumar sus escaños con los de Izquierda Unida supera al PP. A la vuelta de Semana Santa, los candidatos entraron de lleno en la precampaña. Rafael Simancas se hacía la foto con el resto de integrantes de la lista del PSOE justo en la Puerta del Sol, a pocos metros del despacho de Esperanza Aguirre, y aprovechaba para hablar de nuevo de crispación y arremeter contra el PP por sus ataques a Zapatero y los rifirrafes entre la Comunidad y el Ayuntamiento. Al mismo tiempo, la presidenta de la Comunidad se encontraba en Alcalá de Henares en plena inauguración de una residencia de mayores. No es casual. La campaña del PP estará plagada de inauguraciones. Los populares y su candidata quieren hablar de gestión: de Metro, residencias, colegios y hospitales. Quieren vender todo lo hecho en esta legislatura, y no tanto entrar al trapo de los ataques de los socialistas. Sin embargo, no faltarán las alusiones a la política nacional. La instrucción de la Ejecutiva nacional del PP ha sido clara para no bajar la guardia en las críticas a la política de Zapatero. El PP de Madrid cumplirá, aunque en estos momentos no le interese, como reconocen en su dirección. El candidato del Partido Socialista de Madrid (PSM) Rafael Simancas, prometió en la Puerta del Sol que en su campaña no habría crispación y sí muchas propuestas y proyectos Sus palabras le desmintieron apenas 20 segundos después. Lo cierto es que a los socialistas sí les interesa mantener la bronca, para echar una cortina de humo, por ejemplo, sobre las continuas inaugura- co puñado de votos que parece decidir siempre las elecciones en esta región. Simancas tendrá en mayo su tercera oportunidad para proclamarse presidente de la Comunidad. Ya no le quedarán más. Tras el fiasco del tamayazo se mantuvo como candidato en las elecciones de octubre de 2003, después de superar el intento de la dirección federal de su partido de buscarle un sustituto. Ahora, el secretario general de los socialistas madrileños se presenta a las elecciones con muy pocos cambios en la lista, arropado por un núcleo duro en el que no podían faltar Ruth Porta, su mano derecha más fiel, ni Andrés Rojo. La movilización del electorado será uno de los pilares de su campaña. Simancas ha advertido que la abstención sólo beneficia al PP y ha acusado al secretario general de los populares madrileños, Francisco Granados, de pedir a los simpatizantes socialistas que el día de las elecciones se queden en casa comiendo paella Los socialistas han echado cuentas y han visto que con una alta participación, parecida a la del 14- M de 2004 (80,67 por ciento) serían sin ninguna duda el primer partido de Madrid. En aquellas elecciones generales, el PP superó al PSOE en la circunscripción de Madrid por casi 30.000 votos. El número uno del PSM ya ha adelantado cuáles serán sus primeras leyes si gana las elecciones: una Ley de Garantía de Acceso a la Vivienda, una Ley de Tiempos Máximos de Espera en la Sanidad y una Ley de Calidad y Equidad de la Educación. Pero la movilización total que busca Simancas no se producirá con el anuncio de estas u otras leyes, por muy ambiciosas que sean. Por eso es previsible que el nivel de tensión en el debate político no baje ni un grado hasta el 27- M. Una tensión que no se mantendrá hablando de urbanismo depredador Las alusiones de Simancas a la trama urbanística de la derecha eje de su oposición durante la legislatura, han desaparecido de golpe. Su estrategia hizo agua cuando se destaparon casos de corrupción tan espectaculares y fulminantes como el de Ciempozuelos, que acabó con dos ex alcaldes del PSOE entre rejas. En el caso de que Simancas fuera el próximo presidente de la Comunidad de Madrid, la vicepresidenta podría ser la candidata de IU, Inés Sabanés, siempre que el PSOE necesite sus votos para poder gobernar. En IU se andan con mucho cuidado de proclamar a los cuatro Tensión política ciones de Aguirre. Sin perder ripio, Simancas no duda en lanzarse contra el PP incluso cuando condena un ataque a una sede de su partido: Es un paso en una estrategia lamentable e inútil que pretende atemorizar y desmovilizar al electorado socialista para que la derecha siga gobernando Madrid para siempre Las encuestas hasta ahora son muy favorables para el PP, en la Comunidad y en el Ayuntamiento. Tanto que en la dirección regional del PP se teme que se caiga en un exceso de confianza. Un miembro de la ejecutiva destaca que esta campaña no tendrá nada que ver con las de 2003, la de mayo y la de octubre, ya que Esperanza Aguirre se ha consolidado como líder en estos tres años, so- bre todo tras su rotunda victoria en el congreso del PP madrileño de 2004, y se presenta con una gestión detrás que será valorada por los electores. Fuentes del PSM aseguran que este partido dispone de otras encuestas que muestran una tendencia al alza de los socialistas y a la baja del PP. En todo caso, sostienen que el resultado final dependerá del míti-