Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en Francia s Los siete antecedentes LUNES 23 s 4 s 2007 ABC Las inciertas segundas vueltas La historia de las elecciones a la Presidencia de Francia, durante la V República, demuestra que una victoria en la primera vuelta no garantiza nada. La segunda ronda abre desde hoy un nuevo mundo de estrategias para la final a dos POR J. P. QUIÑONERO PARÍS. Todas las elecciones presidenciales de la V República- -con la presente, ocho- -han tenido un carácter excepcional, dramatizado por circunstancias, aldabonazos, sorpresas y grandes batallas cuyos resultados han ido cambiando el paisaje político nacional, siguiendo a paso de carga cambios sociales y culturales mucho más hondos. Entre 1958 y 1962, el general de Gaulle creó un modelo político muy particular: se elige a dos vueltas a un presidente con poderes de monarca casi absoluto. Sólo pasan a la segunda vuelta dos candidatos, precipitando, casi siempre, un enfrentamiento izquierda- derecha. En la primera vuelta se presentan muchos candidatos. En la segunda, los aspirantes deben contar con todos los votos de su campo más alguno ajeno. Esa alquimia electiva dramatiza los extremos y el voto final. El arranque vino de la mano del propio De Gaulle, quien entre el 6 y el 20 de diciembre estrenó los primeros comicios de la V República imponiéndose con claridad a un neófito François Mitterrand. 1974. Giscard y el primer vuelco. Giscard d Estaing volcó ABC en 2 vuelta (50,81 frente a 49,19 su desventaja ante Mitterrand, que le había sacado 10 puntos. El primer vuelco de la V República 1981. La réplica de Mitterrand. Siete años después, ABC Mitterrand vencía en segunda vuelta (51,76 -48,24 tras haber perdido en la primera ante Giscard por dos puntos y medio nel Jospin, ganador de la primera vuelta, contra Chirac. En la segunda vuelta, Chirac triunfó por los pelos gracias al voto unitario de las derechas. 2002 se consumó también en circunstancias singulares. Chirac, aconsejado por Dominique de Villepin ¡ya entonces! había disuelto la Asamblea Nacional anticipadamente en 1997. Aquellos comicios dieron la victoria a la izquierda. Chirac se vio obligado a ser presidente de una Francia gobernada por su rival socialista, Lionel Jospin, gran favorito. Sin embargo, Jospin y Chirac tuvieron un resultado tan frágil que Le Pen eliminó al candidato socialista en la primera vuelta. En la segunda, Chirac apabulló a Le Pen, con más de un 80 por ciento del voto, gracias al voto masivo de izquierdas y derechas. Las elecciones presidenciales del 2007 son un cóctel de esa historia de sorpresas y aldabonazos. Tras los resultados de ayer. Ségolène Royal sueña con ser la primera mujer presidenta de la historia de Francia, lo que sería, al mismo tiempo, un acontecimiento histórico y un aldabonazo excepcional. Sarkozy puede lograr la Presidencia si logra sumar el voto de toda la derecha. El adiós súbito de De Gaulle Sólo cuatro años más tarde- -y no siete, como estaba previsto- en 1969, se convocaron elecciones en condiciones excepcionales. Tras los acontecimientos del mes de mayo de 1968, el general De Gaulle se retiró voluntariamente tras perder el histórico referéndum con el que proponía abordar la regionalización de Francia. Fue un aldabonazo que aceleró un duelo entre Alain Poher, centrista, y Georges Pompidou, conservador clásico. A la izquierda dominaba el comunista Jacques Duclos. La izquierda socialista presentó dos candidatos, Michel Rocard y Gaston Defferre. Ganó Pompidou sin sorpresas. La elección de 1974 fue igualmente excepcional. Pompidou murió tras una penosa enfermedad. La familia gaullista presentó un candidato emblemático, Chaban Delmás, traicionado al arma blanca por Jacques Chirac, que dio su apoyo, decisivo, a Valery Giscard d Estaing. Ganó a un Mitterrand que consiguió el 49.19 de los votos en la segunda vuelta, anunciando un movimiento político de proporciones geológicas que todavía tardía siete años en producirse. 1981 repitió el mismo duelo final del 74. Chirac volvió a oficiar de traidor, en la sombra. Aconsejó a sus fieles votar Mitterrand, contra Giscard, a quien él mismo había ayudado a triunfar. La llegada al poder de un presidente socialista, por vez primera, desde el Frente Popular, fue otro acontecimiento histórico. La izquierda unida conquistaba el poder prometiendo la ruptura con el capitalismo Aquel proyecto apenas duró año y medio. Hubo otro hecho excepcional aquel año: el candidato comunista, Georges Marchais, apenas consiguió el 15.3 de los votos en la primera vuelta. Comenzaba el eclipse del comunismo francés. Otra elección presidencial fue la de 1988. El primer presidente socialista de la historia del régimen pretendía ser reele- 1965. Clara victoria de De Gaulle. El general tuvo pocos ABC problemas para hacer valer en la segunda vuelta (54,5 -45,5 la ventaja de 12 puntos obtenida ante Mitterrand en la primera gido... frente a él. Jacques Chirac apenas consiguió un irrisorio 19.9 en la primera vuelta, volviendo a dividir al centro derecha. Chirac perdió. Y sus votos arruinaron las esperanzas de otro gran candidato conservador, Raymond Barre, derrotado con un 16.5 de votos en la primera vuelta. Mitterrand volvió a fulminar a Chirac en la segunda, por 54.2 contra 45.98. Resultado humillante. Los siete procesos electorales para elegir presidente han dado de todo: paseos triunfales y auténticas sorpresas Enfermo de cáncer Mitterrand, la elección presidencial de 1995, presentaba a las izquierdas en posición de fragilidad relativa. La primera vuelta confirmó el hundimiento comunista pero lanzó al estrellato al candidato socialista, Lio- El vacío de Mitterrand