Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en Francia s Una jornada histórica LUNES 23 s 4 s 2007 ABC Champán, pizza y apuestas en la red Francia votó temprano y se sentó ante el televisor para seguir el escrutinio como en las grandes veladas de la Copa del Mundo de Fútbol. Para celebrarlo, champán y una batería de sms a los amigos POR FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL PARÍS. Francia acudió ayer temprano a las urnas para apuntalar a sus candidatos, aprovechar un domingo insólito de sol y prepararse para pasar la velada delante del televisor en espera de los resultados y los comentarios. Como en otras ocasiones, las grandes cadenas de televisión y las emisoras de radio, así como las ediciones digitales de los principales diarios del país, desplegaron una enorme panoplia de información y opiniones, guardándose mucho de deslizar sus propios sondeos sobre los candidatos que iban en cabeza a medida que transcurría la votación. blogs y mensajes sms. Uno de los acicates de la rumorología es la extensión de las apuestas en internet, los llamados bookmakers Jérome Falcon, responsable de marketing de Unibet. com declaró que en la jornada de ayer su empresa había recibido el doble de apuestas sobre quién vencería en los comicios que en una jornada de fútbol de primera división. Las penas con pan son menos, y los votantes de los diez candidatos eliminados se contaron entre los muchos clientes de pizzas y otros menús de comida a domicilio. A última hora de la tarde, las motos de los distribuidores recorrían los bulevares de París como en las grandes veladas deportivas. La dietética hace también furor- -ya se acerca el verano y la obsesión por lucir palmito- -y las empresas de sushi y otros alimentos bajos en calorías también hicieron su agosto. El Consejo Superior Audiovisual (CSA) había anunciado fuertes multas para los medios que transgredieran las reglas del silencio antes del cierre de las urnas, a las 8 de la tarde. En las últimas presidenciales, celebradas en el 2002, los guiñoles de Canal Plus anunciaron quince minutos antes de las 20 horas la presencia en la segunda vuelta de Jean- Marie Le Pen, para movilizar a los electores de izquierdas en el último momento. El primer canal de televisión, la TF 1, era otro de los apercibidos. Su presentador estrella, Patrick Poivre d Arvor- -que ayer repetía papel en el canal- había anunciado en 2002, antes del cierre de las urnas, que el país se preparaba para asistir a una enorme sorpresa sin referirse expresamente al líder de la extrema derecha. Para esta ocasión, el CSA se mostró más ceñudo que nunca, aunque la variedad de medios para escamotearlo hizo virtualmente imposible evitar que durante toda la jornada de ayer, y en particular a partir de las 4 de la tarde, empezaran a correr los primeros rumores de radio macuto a través de Amenaza de multas Para celebrar la victoria o enjugar las penas, nada como una botella de champán. Dos marcas tenían ayer asegurado el éxito. El muy chic Brut Royal de Pommery estaba llamado a ser el favorito entre los socialistas seguidores de Ségolène Royal, mientras que el no menos exquisito de la casa Nicolas se imponía entre los sarkozistas De hecho, y de modo excepcional, las tiendas de la firma Nicolas anunciaron su apertura en la jornada festiva de ayer. Si el tam- tam de los móviles no paró en toda la jornada, fue a partir de las 8 cuando los diques se rompieron para comu- Champán Nicolas Ségolène Royal se dirige en Melle a sus seguidores tras conocer anoche los resultados nicar la noticia mediante millones de sms. Los operadores de las redes de telefonía móvil habían anunciado estar preparados para un acontecimiento comparable a los partidos de la selección francesa en la última Copa del Mundo. Nuestra red aguantará el golpe sin ningún REUTERS El nuevo sistema electrónico tuvo poca fortuna y terminó disuadiendo a algunos electores de votar Atentados corsos y profanaciones de tumbas musulmanas y judías AFP EFE PARÍS. Con el tiroteo de una gendarmería y los enfrentamientos que dejaron cinco heridos leves entre las fuerzas del orden el sábado, así como dos atentados en Bastia con saldo de un herido, los nacionalistas corsos se manifestaron violentamente la noche antes de las elecciones. Un centenar de jóvenes encapuchados se enfrentaron por la noche a un numeroso contingente de policías y gendarmes, resguardados tras pesados enrejados que bloqueaban el acceso al barrio de la prefectura corsa. Además, un chalé fue objeto de un atentado en Haute- Corse en la noche de viernes a sábado mientras que en Cauro (sur) cerca de Ajaccio, dos desconocidos balearon la fachada de la brigada de gendarmería en la misma noche. La noche siguiente dos bombas estallaron, con intervalo de 10 minutos, ante las oficinas de Asuntos Marítimos de Bastia y en el corredor de acceso a una agencia del Tesoro Público de la misma ciudad. Por otro lado, tres jóvenes confesaron haber profanado medio centenar de tumbas de soldados franceses musulmanes en el norte de Francia y aseguraron haber actuado por motivos racistas. También, unas 180 tumbas, un cuarto de ellas de féretros de religión judía, fueron profanadas con pintadas de cruces gamadas en el cementerio de Le Havre. problema, porque ya soportó el tráfico de mensajes del primero de año dijo el responsable de uno de los operadores franceses, refiriéndose a los 8 millones de sms cruzados en Francia entre las 12 de la noche y la 1 de la madrugada del primero de enero pasado. Menos fortuna tecnológica tuvo el nuevo sistema de voto electrónico inaugurado para esta primera vuelta de las elecciones presidenciales. Un teniente de alcalde izquierdas de una ciudad de Val de Marne presentó una denuncia ante el Consejo Constitucional por los problemas surgidos por el uso de las máquinas- instaladas por la testarudez del alcalde a la sazón de derechas- que hicieron retrasar la votación y disuadieron a muchos de votar Problemas similares se denunciaron en Reims y en otras localidades, donde se quiso experimentar con las máquinas para intentar facilitar el voto y el escrutinio. Al final, la papeleta clásica demostró que no siempre todo cambio es a mejor.