Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23- -4- -2007 El tripartito calatán, fiel a sí mismo ESPAÑA 21 Duran afirma que el boicot que promueve ERC sobre Barajas alienta el anticatalanismo ABC BARCELONA. El líder de Unió Democràtica de Catalunya, Josep Duran Lleida, no está dispuesto a dejar pasar sin más la amenaza de boicot a Barajas formulada el viernes por el consejero de Innovación, Universidades y Empresa de la Generalitat, el independentista Josep Huguet. Molesto por la falta de reacción tanto del presidente de la Generalitat, José Montilla, como de los partidos que integran el tripartito- -PSC, ERC e ICV- Duran exigió ayer a Esquerra que se excuse de verdad públicamente por la salida de tono de Huguet, al tiempo que pidió a Montilla que prescinda de un consejero que no sabe ejercer su responsabilidad a la hora de llevar a cabo sus funciones Duran mostró su preocupación por las consecuencias de la petición que Huguet realizó a los catalanes para que realicen sus conexiones internacionales a través de los aeropuertos de Frankfurt, París o Londres, prescindiendo así del puente aéreo con Madrid el más caro del mundo y del que los catalanes están cautivos Todavía fresco en la memoria el revés que sufrió el sector del cava catalán después de que Carod- Rovira llamara a boicotear la candidatura olímpica de Madrid, Duran considera que declaraciones como la de Huguet no hacen más que alentar el anticatalanismo que hay en España En su opinión, las actitudes de ERC y las del anticatalanismo se retroalimentan Señaló, además, que planteamientos de este tipo ayudan políticamente al PP a encontrar argumentos en contra de Cataluña rma estatutaria YOLANDA CARDO fondo en el proyecto de la eurorregión. Hecho el anuncio, abandonó la reunión. Pese a que sigue ostentando la presidencia del partido tampoco se ha dejado ver en las reuniones de su Consejo Nacional. Y es que el Estatuto catalán ha sido un hijo político muy costoso para Maragall, que dejó su carrera en el empeño. Las sonadas crisis internas del primer tripartito, la falta de apoyo demostrada por su propio partido, y la estocada final de la fotografía Zapatero- Mas a las puertas de La Moncloa tras pactar el Estatuto han sido demasiado para él. Lejos queda su encendida defensa del federalismo asimétrico que apostaba por la especificidad de Cataluña y las comunidades históricas, en su opinión demasiado diluidas en el magma autonómico. Maragall, el alcalde olímpico que volvió a Barcelona en 1999 vitoreado por los socialistas catalanes como el líder que les llevaría al Palau de la Generalitat, ha sido engullido por su hijo político.