Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 s 4 s 2007 27- M s Elecciones municipales y autonómicas ESPAÑA 19 Pensando en las generales En Génova dudan que Zapatero se avenga a un cara a cara con Rajoy s Extremadura y Aragón, plazas con expectativas para los populares s El PSOE cree que su mejor suerte estará en las generales POR CHARO ZARZALEJOS BILBAO. Las elecciones del 27 de mayo son para lo que son: ayuntamientos y autonomías. Pero lo cierto es que, además, se van a convertir en el ensayo general de las elecciones generales. Estas son, las que de verdad inquietan. Los dos grandes partidos se muestran muy realistas. No creen que se vayan a producir vuelcos dignos de mención. No es probable que allí donde gobierna el PSOE pueda sustituirle el PP, pese a que los populares creen que tanto en Aragón como en Extremadura vamos a subir mucho Esto mismo creen los socialistas respecto a Canarias. Así se podría ir haciendo un repaso por cada provincia y por cada autonomía. De todas ellas, Navarra se presenta como una incógnita de sumo interés, solo comparable al que suscita la provincia de Álava, tanto para la Diputación Foral como para el Ayuntamiento de Vitoria. En estos dos territorios- -Alava y Navarra- -el PP puede perder por muy poco y el PSOE, por mucho menos, llegar a gobernar. En ambos casos, la presencia de Batasuna, puede alterar las expectativas de los partidos nacionalistas y por el juego de restos ni PP ni PSOE pueden sentirse a salvo. Pensando en esas elecciones generales, el PP todavía se regodea en el éxito de Mariano Rajoy en TVE. Para calcular lo bien que le ha salido solo hay que fijarse en las palabras de Blanco. ¡Que hubiera sido si hubiera fallado ¡Nunca pensaron los socialistas que Mariano fuera a quedar como quedó A Rajoy se le ha atribuido falta de concreción y de sinceridad cuando dijo que acudiría a la boda de un hijo homosexual. Todo esto él lo sabía de antemano, porque hay gente que nunca está dispuesta a reconocer nada a quien considera adversario y desde el PP afirman que no tocaba presentar el programa electoral. Las prioridades eran otras La fundamental, tirar por tierra el slogan de que somos la derecha extrema. ¿Alguien ha podido ver en Mariano al representante de la derecha extrema? Los socialistas están nerviosos y se les nota. Está por ver que Zapatero acepte un cara a cara con Mariano Los socialistas esperan a las generales. Esas son nuestras afirman con contundencia desde Ferraz. Aquí, al menos algunos creen que Zapatero frente a Rajoy continua siendo imbatible. A los socialistas les preocupa Madrid. Tanto Aguirre como Gallardón tienen encuestas en las que se les dice que nos salimos y por ello las guardan celosamente. El alcalde de Madrid tiene muy claro que si Sebastián falla, el fracaso será imputable a Zapatero, que, según medios próximos al alcalde, va a poner toda su energía para convencer a los suyos de que pueden ganar. Hay que esperar, pero en Madrid la campaña la hará Zapatero El Presidente del Gobierno está a lo que disponga su partido. Va a recorrer España, al igual que Rajoy, que el día 4 acudirá al País Vasco, en donde va a decir lo mismo que en Andalucía Lo hará también el 23. Para entonces, el acto de ayer en el Euskalduna de Bilbao habrá pasado a la historia. Lo siento fue el frontispicio de una iniciativa que ha salido gracias a los esfuerzos de Lasa y Urquijo. El PSE, con el sabor agridulce de ausencias tan significativas como las de la Fundación Fernando Buesa o el exconsejero Recalde, pactó con el lehendakari el texto de su mensaje. Ni una sola apelación al diálogo con los terroristas, pero no pasará una semana antes de volver a las andadas. Lo siento Se puede decir que más vale tarde que nunca. Que menos es nada. Es verdad. Pero hay heridas que tardan en cicatrizar, silencios que no caben en un manifiesto y soledades imposibles de describir, como la de aquel concejal popular a quien sus vecinos le pidieron que abandonara el inmueble porque su presencia era un riesgo. Se lo pidieron buenas gentes a quienes no les gusta que ETA mate, pero que en lugar de arropar al vecino inocente le invitan a que se vaya.