Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M ETA ENTRA EN ESCENA LUNES 23 s 4 s 2007 ABC El último cartucho de la conspiración Las declaraciones de seis etarras centran esta semana el juicio del 11- M- -Los terroristas, dos de ellos miembros de la caravana de la muerte previsiblemente dinamitarán hoy sus supuestos vínculos con los atentados de Madrid POR NATI VILLANUEVA MADRID. Llega uno de los momentos más importantes del juicio por el mayor atentado de la historia de España, el de averiguar si existen los supuestos vínculos de la banda terrorista ETA con los islamistas en la matanza del 11- M. Seis etarras, dos de ellos miembros de la caravana de la muerte interceptada en Cañaveras en febrero de 2004, testificarán hoy ante el Tribunal y previsiblemente dinamitarán el último cartucho de la llamada teoría de la conspiración Los etarras comparecen como testigos propuestos por dos abogados: Santiago Abascal, defensor de los presuntos autores materiales Jamal Zougam y Basel Ghalyoun, y Juan Carlos Rodríguez Segura, que ejerce una de las acusaciones particulares y es, además, letrado de la AVT. El tribunal justificó la admisión del testimonio de los seis terroristas en la necesidad de garantizar el derecho a la defensa de los procesados. Este fue el motivo por el que no admitió, sin embargo, el de un séptimo etarra propuesto únicamente por la acusación antes citada. A continuación se expone la relación de cada uno de los etarras que testificarán hoy con los atentados del 11- M, siempre según el escrito de defensa del abogado José Luis Abascal. febrero de 2004, el mismo fin de semana que la célula islamista bajaba de Asturias a Madrid parte de la dinamita utilizada en la matanza, la Guardia Civil interceptaba en Cañaveras (Cuenca) una furgoneta cargada con 536 kilos de explosivos. Los etarras Irkus Badillo y Gorka Vidal, condenados ya por estos hechos, serán interrogados hoy por sus presuntas relaciones con la célula de Madrid y previsiblemente se les preguntará, como ya hizo el abogado de la AVT durante el juicio que se celebró contra ellos en la Audiencia Nacional, si en su camino a Madrid pensaban parar en la finca de Morata de Tajuña (Chinchón) -en la que se prepararon las bombas del 11- M- Ante la pregunta del letrado, los etarras, en aquella ocasión, se rieron. Otro de los indicios que, según Abascal, vinculan a ETA con la matanza, es que en el álbum de fotos de uno de los dos condenados se encontraba una fotografía de una vieja locomotora situada en Mieres. Esto demostraría, según este abogado, la relación de ese terrorista con Asturias. No es preciso remarcar- -dice el letrado- -que Mieres es una localidad asturiana que se encuentra a menos de 50 kilómetros de Avilés, el foco en el que Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro montaron la trama de los explosivos Otro de los episodios que cita este letrado en su escrito de defensa ocurrió con el terrorista del GIA Abdelkrim Bensmail en octubre de 2004 en el marco de la operación Nova Se le intervino en prisión una nota en la que estaban escritos los nombres de Henri Parot y Harriet Iragi. El hecho de que se le interceptara la nota con los nombres de los dos etarras, la dirección y el código postal de la prisión en la que se encontraban se ha sumado a otros indicios sobre un posible conocimiento o una posible colaboración de la banda ETA en los atentados de Madrid dice Abascal. Añade, sin entrar en más detalle, que también se pueden encontrar las direcciones de Jorge García Setucha y Fernando Irakula y que Bensmail tenía en su poder la fórmula de la cloratita, un explosivo muy utilizado por ETA 2- Las notitas de Bensmail. Los procesados escuchan a un testigo en una de las sesiones del juicio del 11- M POOL casquillos de bala habitualmente utilizados por ETA Con este tipo de munición, García Setucha intentó asesinar al Rey Don Juan Carlos en Palma de Mallorca, a una distancia de 700 metros, en 1995 recuerda el letrado. La casa (de Morata) está ubicada precisamente 1- Caravana de la muerte. El 29 de 3- Atentado contra el Rey. El episodio en el que Abascal involucra al etarra Jorge García Setucha no es menos atrevido. Tanto en la casa de Morata de Tajuña como en la del procesado Saed El Harrak se encontraron Hasta el momento no se ha demostrado ningún vínculo entre ETA y los islamistas en la matanza de Madrid a 700 metros de la finca Casasola del Monte, coto de caza privado donde el Rey va a cazar en alguna ocasión reza el escrito. No son éstos los únicos episodios en los que tanto este letrado como los partidarios de la conspiración han intentado vincular a ETA con el 11- M, lo que también se ha tratado de hacer con los teléfonos móviles o con relaciones personales supuestamente entabladas en prisiones españolas. Lo cierto es que no sólo procesados como Zougam o El Haski (en cuyo domicilio se halló ácido bórico) se han desvinculado de cualquier relación con ETA, o en otros casos se han La fuente de Díaz de Mera habla sobre el informe El comisario Enrique García Castaño, la persona que, según el ex director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera, le habló de la existencia de un informe que vinculaba a ETA con el 11- M, declarará esta semana (previsiblemente el miércoles) en el juicio por los atentados de Madrid. Su comparecencia, que no estaba prevista inicialmente, fue acordada por el Tribunal a instancias de una de las acusacio- nes después de que Díaz de Mera revelara su nombre en una carta dirigida al presidente de la Sala tras negarse a hacerlo en un primer momento. La negativa del ahora eurodiputado a decir el nombre de la fuente el día que declaró (28 de marzo) le costó una multa de 1.000 euros y una deducción de testimonio por desobediencia grave al tribunal. A ello se sumó la presión de su propio partido (PP) para que colaborara con la Justicia. En una misiva dirigida a su jefe, García Castaño negó haber dicho a Díaz de Mera que ese informe relacionara a ETA con el 11- M. desdicho en el juicio oral de lo que afirmaron en medios de comunicación (Trashorras o Zouhier) sino que hasta los testigos que defendieron esos supuestos vínculos en El mundo como Lavandera o un amigo de El Chino los han calificado ante el tribunal de chiquillada en el primer caso, o narrados bajo presión en el segundo. Lo mismo sucedió con el papel que Trashorras mostró a su cuñado Toro en el locutorio de la prisión de Villabona (según Zouhier, era el teléfono de un etarra y resultó ser el de la mujer de un preso) o con la tarjeta del grupo empresarial vasco Mondragón que supuestamente había aparecido en la furgoneta Kangoo, con la que los terroristas se desplazaron a Alcalá de Henares. La semana pasada, el hijo del propietario del vehículo aseguró que lo único que había en la furgoneta relacionado con Mondragón era una cinta de música de la orquesta que él mismo había rotulado. ABC. es Más información sobre el juicio del 11- M en abc. es nacional