Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en Francia s Tribuna abierta DOMINGO 22 s 4 s 2007 ABC Nicolas Baverez ESTRATEGIA PARA LA REFORMA la situación económica mundial bien podría aplicársele la máxima que simbolizó los años de Clinton para Estados Unidos: We never had it so good (Jamás estuvimos tan bien) Con un crecimiento previsto del 4,9 en 2007 y 2008, que sigue a un aumento de la actividad del 5,4 en 2006 y del 5,6 en 2005, el planeta atraviesa el ciclo de crecimiento más vigoroso desde los años veinte, y el más estable desde los sesenta. La baja inflación, reducida a menos del 3 y la expansión del comercio internacional, con un crecimiento del 8 o 8.647 millones de euros, proporcionan una base especialmente sólida. Tres elementos contribuyen a la vitalidad de la actividad mundial. Paraempezar, sumotor principalsigue siendo la economía real, basada en la globalización, y no la economía financiera, como ha demostrado la fuerte resistencia ante la reducción de la burbuja especulativaenelmercadoinmobiliario estadounidense o en la bolsa de Shanghai, cuya purga resulta saludable, después de que las cotizaciones se hayan multiplicado por tres en tres años. Además, se perfila una situación de mayor equilibro entre los polos regionales, que rompe con el reaseguro de la actividad que antes dependía únicamente del consumidor estadounidense. En el norte, la ralentización progresiva de Estados Unidos (un 2,2 en 2007 frente al 3,3 de 2006) se ve compensada por el abandono definitivo de la deflación en Japón (2,3 y la recuperación de Europa (2,7 en 2006 y 2,3 en 2007) impulsada por la brillante salida de la crisis alemana (un crecimiento entre el 2,5 y el 2,8 en 2007, después de un 2,7 en 2006) En el sur, prosigue el hiperdesarrollo de Asia, basado en los buenos resultados de China (10 eIndia (8,4 perolaaceleración también se deja sentir en Europa central y del Este (5,5 y en África, que por fin parece despegar (6,2 Como prueba de la difusión universal del desarrollo, sólo dos países sufrieron una recesión en 2006: Líbano, debido a la guerra entre Hezbolá e Israel, y Zimbabwe, arrasado por ladictadura de Robert Mugabe. El sur, que ya representa el 48 del PIB y el 36 de las exportaciones del planeta, se sitúa de esta manera como el motor y el gran beneficiario de la globalización. Finalmente, algunas de las tensiones que amenazaban la estabilidad del desarrollo de la economía mundial se han atenuado. La burbujainmobiliaria está disminuyendo en Estados Unidos y estabilizándose en Europa, debido al aumento moderado de los tipos de interés. El precio de la energía y de las materias primas vuelveanivelesrazonables. Eldé- A La clave de la crisis francesa reside en el bajo crecimiento y en el alto nivel de paro estructural que persisten desde hace un cuarto de siglo. Sin embargo, Francia dispone de todas las herramientas necesarias para subsanar su déficit de crecimiento y volver al pleno empleo: dinamismo demográfico, mano de obra cualificada, talento y cerebros, capital, empresas, infraestructuras y calidad de vida ficit comercial estadounidense ha dejado de aumentar (6,5 del PIB) Los déficit públicos disminuyenfuertementetantoenEstados Unidos (2,3 en 2006 y 1,6 del PIB en 2007) como en Europa (1,6 en 2006 y 1,2 del PIB en 2007 en la zona euro) En las superpotencias del sur prosigue el auge de las clases medias, lo cual ayuda a sostener el consumo interno. in embargo, siguen existiendo cuatro factores de riesgo. Los desequilibrios en las paridades monetarias, queyuxtaponen la infravaloración persistente de las monedas de los nuevos países, sobre todo del yuan, a pesar de la acumulación de unas reservas de divisas de 1.200 millones de dólares, pero también del yen, la caída del dólar y la revalorización del euro, agravada por el aumento programado de los tipos por el BCE: se perfila así la perspectiva de una paridad de un euro por 1,4 dólares que se suma al aumentodel déficit con respecto a China y Japón (de 11.000 y 2.100 millones de euros, respectivamente, en febrero de 2007) por lo que se corre el riesgo de que la zona euro se convierta en la variable de ajuste que soportará el coste económico del reequilibrio de las paridades mundiales. El aumentodelasdesigualdades sociales y el reparto desequilibrado del valor añadido a favor del capitaly en detrimento del trabajo en los países de reciente creación y en algunas economías desarrolladas, especialmente en Estados Unidos. El nacionalismo económico, que a día de hoy representa el mayor riesgo al que se enfrenta el ciclo de crecimiento, y que es una lacra que afecta tanto al norte- -desde Estados Unidos hasta Europa- -como al sur, como en el caso de China. Por último, el repunte de las tensiones geopolíticas, desde el imperialismo chino y ruso, hasta la multiplicación de los atentados terroristas, pasando por el caos iraquí, la balcanización de Afganistán y la dinámica belicista en Oriente Próximo. in embargo, hay que señalar que la economía mundial ha asimilado estos riesgos, y que por ahora presenta un horizonte de crecimiento y creación de empleo, con la notable excepción de Francia, una isla de crecimiento limitado, paro estructural y pauperización que contrasta no sólo con el desarrollo mundial, sino también con la recuperación europea. La actividad en Francia choca con un techo de cristal formado por el arcaísmo de las estructuras económicas y sociales. El crecimiento no ha superado el 2 ni en 2006 ni en 2007, lacifra más baja de la zona euro. La S lento y cerebros, capital, empresas, infraestructuras y calidad de vida. Pero con dos condiciones: admitir que son las reformas las que generan crecimiento, y no el crecimiento el que permite llevar a cabo las reformas; y comprender que la modernización del modelo económico y social no puedebasarseen la reproducción de experiencias extranjeras, por mucho éxito quehayan tenido, sino en la definición de una vía nacional de inserción en la globalización, del mismo modoquelaV Repúblicasupoinventar en 1958 una posición original para Francia entre las potencias industriales, en el mercado común y en el entorno geopolítico de la Guerra Fría. artiendo de esa base, la reinvención del modelo francés debe articularse en torno a cinco ejes. La dinamización del trabajo atravésdela reunificación y la liberalización del mercado, y a través de un aumento del nivel de formación. Lacaptación detalentoycerebrosatravésdelanormalización del entorno social y fiscal en el seno de la Unión, lo cual requiere en particular la adopción de un escudo fiscal del 50 que incluya la Contribución SocialGeneralizada (CSG) ylaContribuciónalReembolsodelaDeuda Social (CRDS) El desbloqueo de la producción a través del desmantelamientodelas reglas maltusianas, reforzado por un apoyo a las pymes por medio de la mejora de su financiación por el sistema bancario y un acceso más fácil a los mercados públicos, a semejanza de la Ley para la Pequeña Empresa. El reconocimiento de un estatuto de autonomía plena para las universidades, que se vería seguido por el aumento de la asignación presupuestaria para la educación superior, y la reactivación de la investigación y la innovación, con el fin de acelerar el paso hacia una economía del conocimiento. Finalmente la reforma del Estado, con el fin de mejorar la productividad de los servicios públicos, reduciendo al mismo tiempo los gastos fijos de la nacióne interrumpiendo el aumento desenfrenado de la deuda pública. Con estas reformas, Francia podría unirse sin problemas al pelotón de cabeza de las naciones europeas de aquí a 2010. Pero deben llevarse a cabo de inmediato y simultáneamente, para aprovechar la dinámica generada por las elecciones presidenciales, evitar la coalición de los corporativismos, y poner en movimiento el conjunto de la economía y la sociedad francesas. Sólo una dinámica de choque y de velocidad puede liberar hoy en día el potencial de desarrollo y poner fin a la trágica excepción de una Francia que se estancay se empobreceen un mundo que no para de crecer y de enriquecerse. Es lo que está en juego en las elecciones presidenciales de 2007. P ÁNGEL CÓRDOBA industria está en recesión, mientras que en Alemania ha crecido más de un 20 desde el año 2000. El desempleo sigue siendo muy elevado, con una tasa media del 9,4 en 2006, y alcanza lacifra récord del 22 en elcaso delos jóvenes. Resurgela tensiónprocedente del exterior, con un déficit comercial de 30.000 millones de euros en 2006, y de 3.800 millones sólo en el mes de febrero de 2007, frente a un superávit de 162.000 y 16.100 millones para Alemania, debido a la caída de la competitividad de las exportaciones, que desde el año 2000, han pasado de representar un 17 a un 13 del total de la zona euro. o hay más que una conclusión posible: Francia se ha quedadofueradeun ciclodedesarrollo milagroso, por no haber llevado a cabo las reformas que le habrían permitidoadaptarse a la globalización. De ahí que sea necesaria una terapia dechoque, similar a la Agenda 2010 aplicada por Gerhard Schröder, que permitió a Alemania recuperarse en menos de tres años, y ha llevado a un crecimiento del 2,7 anual, una reducción de un millón en el número de parados, y un déficit público reducido al 1,7 del PIB a pesar de los costes de la reunificación. La clave de la crisis francesa reside en el bajo crecimiento y en el alto nivel de paro estructural que persisten desde hace un cuarto de siglo. Sin embargo, Francia dispone de todas las herramientas necesarias para subsanar su déficit de crecimiento y volver al pleno empleo: dinamismo demográfico, mano de obra cualificada, ta- N S