Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 21 de Abril de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.365. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. 3.000 millones buscan heredero Tras la muerte de la mujer más rica de Asia, la magnate de Hong Kong Nina Wang, tanto la fundación benéfica de su empresa como un maestro de feng shui se disputan su astronómica fortuna POR PABLO M. DÍEZ res mil millones de euros buscan dueño en Hong Kong. Ésa es, millón arriba o abajo, la fortuna de Nina Wang, la mujer más rica de Asia. En una accidentada pero exitosa vida que hubiera inspirado a los poetas que cantaban sobre el ¿Ubi sunt? un cáncer se la llevó a principios de mes a los 69 años a pesar de toda su opulencia, demostrando que la muerte es lo único que tienen en común ricos y pobres, príncipes y mendigos. Menos lírico, pero igual de tortuoso, es el destino que correrá su astronómica fortuna, pues dos herederos se disputan su testamento. Como Nina Wang no tuvo descendencia, la fundación benéfica de su empresa, Chinachem, ha reclamado su herencia en base a una última voluntad firmada el 28 de julio de 2002. Pero puede que fuera la penúltima porque el abogado de Toni Chan Chun Chuen, un maestro de feng shui que actuaba como adivino personal de la multimillonaria, desveló ayer otro testamento fechado el 16 de octubre del año pasado. Dicho documento deja como único beneficiario a su cliente, reciclado hoy como promotor inmobiliario. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany THE QUESTION ntre las cuestiones que Mariano Rajoy tuvo que contestar el jueves por la noche en el programa de Televisión Española, las hubo casi amables, las hubo impertinentes y las hubo furiosas. Es sorprendente que tantos españoles estén convencidos de que nuestro verdadero problema radica en que la oposición discrepe de las políticas del Gobierno y se atreva, en lo que algunos consideran el colmo de la insidia y la arrogancia, a sacar a la calle el descontento. Me pregunto si a ratos se preguntan qué será de nosotros cuando un hombre gobierne y no haya ni una voz que se le oponga. Así como sobraron argumentos, faltaron, a mi juicio, compromisos. Ése, por ejemplo, que nos dejara dicho y rubricado que, en el caso improbable de ganar las elecciones generales, el PP tratará de devolver a sus justas medidas el peso parlamentario de los partidos nacionalistas. Es cierto que la ley electoral no puede ni debe modificarse sin un amplio consenso. Pero nada hay de malo en tratar de buscarlo, si ya es más que evidente que las reglas no sirven y es toda una nación lo que está en juego. También eché de menos una defensa más decidida, más puesta a predicar con el ejemplo, de la lengua española frente a quienes se empeñan, desde instancias que pecan de estatales, en reducirla al ámbito privado. Dijo Rajoy que a él lo que le interesa es que los españoles aprendamos bien el inglés, y luego el castellano, y luego, si se tercia, algún habla vernácula. Con el orden no puedo estar de acuerdo: podemos hacer viajes a la lengua de Shakespeare, pero somos la lengua de Cervantes. Por más que en esta España hamletiana, to be or not to be sea ya the question E T La multimillonaria Nina Wang con su adivino y posible heredero, Toni Chan compañía en una de las más potentes de Hong Kong. Pero fue su viuda la que transformó la firma en una gran inmobiliaria mundial al construir 300 rascacielos en los últimos años. Famosa por su vida frugal, sus tradicionales vestidos chinos y sus coletas, que le valieron el apodo de Pequeña Dulce por su parecido con un famoso personaje de un cómic japonés, Nina Wang fue incluso acusada de falsificar el testamento de su esposo y estuvo a punto de perderlo todo. Finalmente, los REUTERS La lucha que se avecina por dicha fortuna supone un rocambolesco final para una existencia marcada por el éxito empresarial, pero también por la tragedia. Nina, que nació en Shangai bajo el nombre de Kung Yusum en 1937, perdió a su marido, el magnate Teddy Wang, secuestrado en 1990. Como su cuerpo nunca fue encontrado, fue declarado muerto nueve años más tarde, lo que provocó una guerra judicial entre Nina y su suegro, Wang Dinshin, por el patrimonio del difunto, que había convertido ya a la Entre el éxito y la tragedia tribunales le dieron la razón en diciembre de 2005. Apenas un año y medio después, el destino le ha impedido proseguir la expansión de Chinachem, por lo que siempre será recordada como una de las más brillantes emprendedoras de Hong Kong. Así ha quedado de manifiesto en su funeral, al que acudieron los hombres más adinerados del mundo, como los magnates Li Ka- shing o Stanley Ho. ¿Ubi sunt? se estarían preguntando los más existencialistas. Los menos, ¿quién heredará sus 3.000 millones? Los fines de semana a lo La revista más leída, cada domingo con al. com abc. xlseman