Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE DÍAS DE JÚBILO Giulietta y Magda ace unas semanas pasó por Madrid Giulietta Simionato, una de las mayores mezzosopranos del siglo XX. Con sus 97 años gallardamente puestos, impecable, vivaz, coqueta, aceptó asistir a un homenaje a Mario del Monaco y se entrevistó con los periodistas. Retirada en 1966, se hubo dedicado a eso que antes se llamaba la paz del hogar (que no siempre van juntos, como es sabido) Giulietta, compañera de las dos grandes divas de su tiempo, Callas y Tebaldi, tiene la memoria compinche de quien está contento con su vida. Y para ponerla en escena hace falta cierta edad, la que ella no oculta. Todo lo contrario. Otra piba italiana y cantante, nacida como ella en 1910, es Magda Olivero. Según recuerda con incomparable humor, cantó en un cumpleaños de Tutankamon. Lo cierto es que ya era una estrella de la ópera en los treinta de la pasada centuria hasta que en 1941, de nuevo por boda, redujo su tarea a pocos conciertos. Diez años más tarde, el compositor Francesco Cilea le rogó que retomara las tablas para su Adriana Lecouvreur. Magda obedeció y siguió en los escenarios hasta 1981. Saque usted la cuenta. La de nuestro inolvidable Alfredo Kraus. Desde entonces alternó la enseñanza, algún que otro recital y la compañía de jóvenes valores a los que lanzaba en dúo con ella misma. En 2004- -de nuevo: suma y resta- -llegó a Madrid para dar unas clases magistrales en el Real. La primera en arribar y la última en marcharse. Escuchaba con atención a los alumnos, les hacía indicaciones y si no conseguía que las cumpleran, se levantaba, se quitaba las gafas de señora mayor y cantaba el trozo con una voz aún sonora y firme. En su retiro italiano, Magda no sabe aburrirse. Va a los oficios de la iglesia local, dirige el coro de aficionados, descubre alguna vocación lírica embozada por la timidez. Desde luego, no ha de haber en el mundo una artista con más larga experiencia y en esto de una profesión tan antigua, la experiencia vale platino, ya que oro es poco decir. Giulietta y Magda guardan recuerdos de dos guerras mundiales y, muchos más todavía, de un siglo de pacífico canto. Hago memoria de algo que, a su edad, le oí decir a Rosa Chacel: ¿Pensar en la muerte? Oh, no, ya no tengo edad para esas cosas H Blas Matamoro Copa años 50 de porcelana y oro. Precio 4.000 euros. (Bakelita) Tres joyas especiales: Broche- pendentif Belle Epoque, realizado en oro con vistas de plata, perlas naturales y diamantes Precio 8.000 euros. Bolso de malla milanesa de oro amarillo con brillantes y rubíes. Años 50. Francia. 18.000 euros. (Vendome Joyería) Brazalete firmado por Giorgio Armani. de piedra roja. Años 60. Precio 500 euros. (Marisa León) La revalorización del siglo XX llega con fuerza de la mano de varios profesionales, algunos nuevos aquí y otros ya veteranos. Desde el art decó, el modernismo o los años 40, hasta el pop más furioso de los 60, todo está representado en sillas, mesas, lámparas, joyas, pintura y hasta bolsos y ropa. Imprescindible echar un vistazo y rebuscar en los estands de Pepe Leal y Rafa Núñez, encontrarse con Iraida Domecq, en Youtopía. o con Alfonso Icaza en Bakelita, mientras que Agurcho Iruretagoyena o Lorenzo Castillo nos pueden aconsejar en joyas y muebles, por no hablar de Cavestany, El Condestable o Barbarenia. Es importante hablar con los anticuarios, siempre dispuestos a orientar al comprador o al interesado, aclarar sus dudas y ayudar en la elección. De todos modos, un paseo por la Feria es la mejor iniciación para quien quiera acabar formando parte de los diez millones de coleccionistas declarados que hay en España. Almoneda 07 estará abierta al público hasta el día 29 de abril en el pabellón 10 de IFEMA, de 12.00 a 21.00 horas. Leopardo dorado calado y hueco. Años 40. Suecia. Precio 750 euros (Arte y Antigüedad- Antonio Moreno e Hijo)