Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 21- -4- -2007 ABC Los últimos sondeos apuntan a Sarkozy como el ganador de la primera vuelta en Francia La elección de su contrincante, Royal o Bayrou, puede ser determinante para su fracaso o triunfo final JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La séptima campaña presidencial de la V República anuncia un cambio generacional, pero ha terminado en la confusión y la incertidumbre. Entre los doce candidatos presentes, hasta mañana, entre los que se encuentran cuatro mujeres, sólo dos de ellos pasarán a la segunda vuelta. Por vez primera en la historia política nacional, una mujer está situación de ser elegida presidenta, entre otros tres candidatos, de centro, derecha y extrema derecha. Nicolas Sarkozy, conservador, se cotiza como vencedor casi seguro de esta primera vuelta (28 por ciento) seguido de cerca por Ségolène Royal, socialista (24 por ciento) y de François Bayrou, centrista (19,5 por ciento) que se disputan el segundo puesto. En cuarto lugar, Jean Marie Le Pen (14 por ciento) tiene hoy la misma fuerza que tenía en 2002, cuando eliminó al candidato socialista, Lionel Jospin. La fuerza de Le Pen hace cinco años también reflejaba la debilidad de sus principales adversarios (Jospin y Jacques Chirac) Hoy, Sarkozy, Ségolène y Bayrou parecen tener posiciones más sólidas. La elección de Ségolène y Bayrou, en segunda posición, será determinante para la segunda vuelta del 6 de mayo. Los sondeos anuncian la victoria de Sarkozy contra Ségolène, pero pronostican su derrota contra Bayrou. Siendo tan alta la incertidumbre de esta primera vuelta de mañana, la campaña ha terminado con penosas escaramuzas de imprevisible alcance. Jean Marie Colombani, director de Le Monde publicó la tarde del jueves un ambiguo editorial afirmando que Sarkozy era el candidato mejor preparado, sugiriendo, sin embargo, la necesidad de votar a Ségolène. François Bayrou consideró infame el editorial de Le Monde y acusó al influyente vespertino de complicidad con oscuros poderes políticos, financieros, mediáticos y empresariales. Se trata de un choque Sarkozy monta a caballo, seguido por la prensa, en el último día de campaña durante una visita a una granja en el sur de Francia sin precedentes en vísperas de un voto nacional de primera importancia. A la extrema derecha, JeanMarie Le Pen celebró su fin de campaña con varias intervenciones audiovisuales, siempre acompañado de su hija Marine, que parece llamada a ser su heredera política directa, cuando la derecha ultranacionalista de Philippe de Villiers ha parecido eclipsarse con un último mitin al que apenas asistieron varios centenares de fieles incondicionales. Nicolas Sarkozy terminó su campaña en dos tiempos. Miércoles y jueves, grandes mítines con presencia masivas de líderes conservadores. Ayer, jornada de imagen, en la Camarga, montando a caballo, perseguido por una nube de fotógrafos. En París, ayer tarde, los automóviles con matrícula diplomática eran muy numerosos en las inmediaciones del cuartel general del candidato conservador, cuya campaña ha terminado imponiendo sus temas al resto de los rivales: trabajo, identidad nacional, saneamiento de la economía nacional. Sarkozy quizá sea el único candidato que no inspira miedo en la Europa política, inquieta por los proyectos de Ségolène y Bayrou de convocar nuevos referendos franceses sobre Europa. Al centro, François Bayrou, AFP Penosas escaramuzas Le Pen celebró el fin de campaña con varios mítines, siempre acompañado de su hija Marine, que parece llamada a ser su heredera política Para las izquierdas comunistas, ecologistas y trotskistas, la campaña ha terminado con un rosario de amargas lamentaciones ha insistido, hasta el fin, en ser el único candidato que propone un cambio de fondo, sugiriendo una alianza entre centristas e izquierda moderada. Si mañana consiguiese eliminar a Ségolène, Bayrou tendría que afrontar temibles desafíos: crear un nuevo partido, buscarse aliados para gobernar al centro izquierda y ofrecer una alternativa creíble a un programa que no tiene antecedentes en la historia de la V República. A la izquierda socialista, Ségolène Royal terminó su campaña, tras el mitin de Toulouse, con Rodríguez Zapatero, dándose un paseo por una calle parisina, en otro tiempo po-