Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21- -4- -2007 El Gobierno extiende la discriminación positiva ESPAÑA 17 Sólo hay nueve embajadoras Aunque no son las primeras, nueve mujeres se encuentran hoy al frente de una jefatura de Misión. Sólo una de ellas no pertenece a la carrera diplomática. Se trata de María Jesús San Segundo, ex ministra de Educación y Ciencia y representante permanente de España ante la Unesco. Entre las ocho restantes se encuentran María Victoria Morera, embajadora en Bélgica y que fue subsecretaria de Asuntos Exteriores con el último Gobierno del PP; y Carmen Fontes, embajadora en Eslovenia, que fue la primera directora general de Comunicación Exterior con Moratinos. Las otras seis han ocupado antes de llegar a esas embajadas distintos puestos en Madrid o fuera de España. Una de ellas- -Almudena Mazarrasa (República Dominicana) -fue antes embajadora en Costa de Marfil. Para el resto- -Marta Vilardell (Malta) Carmen de la Peña (Etiopía) Victoria Scola (Namibia) Marta Betanzos (Mali) y Soledad Fuentes (Vietnam) se trata de la primera jefatura de misión. En breve plazo, habrá nuevos nombramientos de embajadoras. El más rápido podría ser el de Cristina Díaz, actual subdirectora general en Cooperación con África Subshariana, para Costa de Marfil. También se da como seguro el de Asunción Ansorena, una diplomática con amplia experiencia, y que fue ya embajadora en Paraguay, para ocupar la Embajada de Luxemburgo. Otros dos mujeres que pueden ser pronto embajadoras son Aurora Bernáldez, en Indonesia (ya lo fue en Pakistán y en Etiopía) y Aurora Díaz- Rato, actual directora general de Cooperación con Iberomérica, en Uruguay. España aportará 1,15 millones de euros más para la Alianza de Civilizaciones L. A. MADRID. El Consejo de Ministros autorizó en su reunión de ayer diversas contribuciones voluntarias a organismos internacionales por importe de 17.333.326 euros. Entre esas contribuciones, con cargo al presupuesto del ejercicio 2007, figuran 1,15 millones de euros para la Alianza de Civilizaciones, el proyecto estrella de la política exterior de José Luis Rodríguez Zapatero. España ya aportó un millón de euros a la Alianza de Civilizaciones, poco después de su lanzamiento, para financiar los trabajos del Grupo de Alto Nivel, cuyos resultados fueron presentados en noviembre del pasado año en Estambul en presencia del jefe del Ejecutivo español y del primer ministro de Turquía, Recep Tayip Erdogan, que copatrocina con Zapatero la iniciativa. De la cantidad aprobada ahora, 150.000 euros son para sufragar los gastos de funcionamiento de la secretaria de la Alianza de Civilizaciones desde que fue presentado el informe de Estambul hasta que sea nombrado el Alto Representante. El millón de euros restante se hará efectivo una vez que se abra la nueva fase de la Alianza, tras el nombramiento de ese Alto Representante. El Gobierno espera que eso se produzca en las próximas semanas, una vez que Zapatero y Erdogan acordaron hace unos días en una conversación telefónica proponer para el cargo al ex presidente de Portugal, el socialista Jorge Sampaio, de 66 años de edad, tras la negativa del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, de ocupar el puesto. El nombramiento, en cualquier caso, corresponde al actual secretario general de la ONU, el coreano Ban Ki- moon, La vicepresidenta del Gobierno, ayer en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en los últimos diez años, ha aumentado considerablemente la cantidad de mujeres diplomáticas, hasta el punto de que en las promociones más recientes hay ya casi paridad con los hombres, todavía la diferencia es muy grande. De los 881 diplomáticos con que cuenta España, sólo 153 son del sexo femenino y, lógicamente, una gran proporción tiene aún una experiencia que no es objetivamente suficiente como para ponerse al frente de una embajada. A esa dificultad se añade que, en ciertos casos, entran en juego motivos personales, derivados muchas veces de la atención a la familia, que dificultan los nombramientos de mujeres. Sucede que algunas diplomáticas que podrían ser adecuadas para ocupar una embajada, declinan el ofrecimiento, especialmente si se trata de desplazarse a países de África o Asia. Precisamente, algunas de las embajadas de nueva creación están situadas en esos continentes. Desde que el PSOE llegó a La Moncloa han sido creadas once embajadas. Ocho de ellas- -Nueva Zelanda, Trinidad y Tobago, Mali, Sudán, Albania, Macedonia, Cabo Verde y Yemen- -cuentan ya con embajador- -y otras tres- -Guinea Bissau, Guinea Conakry y Níger- que fueron creadas a finales de marzo, no lo tienen aún. Además, el Ejecutivo tiene intención de establecer nuevas embajadas, en lo que queda de legislatura, en Georgia, Azerbayán, Armenia, Montenegro, Uganda, Camboya, Srilanka y Bangladesh. Una opción que le quedaría al Ejecutivo para acercarse a la paridad sería nombrar a mujeres que no sean diplomáticas, como ha hecho con la ex ministra de Educación María Jesús San Segundo. El problema radica en que este Gobierno es el que más ha recurrido a embajadores políticos y aumentar ese número no haría más que acrecentar el malestar existente en la Carrera Diplomática. CHEMA BARROSO La presión de Fernández de la Vega se extiende también a los nombramientos de altos cargos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, donde, pese a que hay dos secretarias de Estado- -Trinidad Jiménez y Leire Pajín- -únicamente cuatro mujeres son directoras generales- -María Jesús Figa (Relaciones Económicas Internacionales) Aurora Díaz- Rato (Cooperación con Iberoamérica) Anunciada Fernández de Córdova (Organismos Multilaterales iberoamericanos) y Milagros Hernando (Planificación y Evaluación de Políticas para el Desarrollo) Por el contrario, hay ya un buen número de subdirectoras generales. Nuevas embajadas Soledad López se convierte en la primera mujer que ocupa el número dos en el Ministerio de Defensa G. L. A. MADRID. Soledad López Fernández fue nombrada ayer por el Consejo de Ministros secretaria de Estado de Defensa, convirtiéndose así en la primera mujer que ocupa el segundo puesto jerárquico en este Ministerio. Su ascenso se ha visto propiciado por el regreso a Castilla- La Mancha, para formar parte de las candidaturas autonómicas del PSOE, de Francisco Pardo, que ocupaba ese cargo desde la formación del Gabinete de Zapatero. Soledad López ya formó parte del equipo de confianza del ministro José Antonio Alonso en Interior, donde ocupó la Subsecretaría. Cuando, tras la salida del Gobierno de José Bono, Alonso pasó a la cartera de Defensa, en abril de 2006, el ministro la llevó consigo a su nuevo destino, también como subsecretaria. La nueva secretaria de Estado, de 48 años, es licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y pertenece al Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social. La Subsecretaría de Defensa pasa a ser ocupada por otra mujer, que también procede del equipo de Alonso en Interior y que igualmente asciende en el escalafón, ya que hasta ahora dirigía la Secretaría General Técnica. Se trata de María Victoria San José Villacé, también de 48 años, licenciada en Derecho- -en su caso por la Universidad de Valladolid- -y miembro del Cuerpo Nacional de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social.