Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 20 de Abril de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.364. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Lágrimas vivas de Jairo Miguel En la soledad de la habitación del hospital he llorado mucho, tanto de pena como de alegría por seguir vivo confiesa a ABC el niño torero extremeño, que ya se encuentra fuera de peligro tras su dramática cornada en México GUILLERMO LEAL on sólo catorce primaveras, cogió sus hatillos y dejó atrás su tierra extremeña para embarcarse en la aventura de ser torero al otro lado del Atlántico. Con el gusanillo del toreo en la sangre, Jairo Miguel, hijo del matador Antonio Sánchez Cáceres, quería abrirse camino en América al no contar con la edad reglamentaria para torear en España (dieciséis años) Después de cumplir diversos compromisos en Colombia y México, su sueño se vio truncado el pasado domingo cuando un novillo rozó su corazón y le perforó el pulmón izquierdo en la inauguración de la Feria de Aguascalientes, la más importante del país azteca. Aunque, en un principio, los médicos temieron por su vida, Jairo Miguel se encuentra ya fuera de peligro y, salvo complicaciones, está previsto que salga del hospital el próximo lunes. En la madrugada de ayer abandonó la sala de terapia intensiva y, con la voz aún apagada por las lógicas molestias, habló para ABC. Dentro de lo que cabe, me encuentro bien. Los médicos me dicen que si estoy animado, el organismo lo nota y ayuda a que el pulmón se ensanche y vaya para delante explica el novillero cacereño. Cuenta que la recuperación es más dura que la propia cogida: La cornada, a pesar de que me dolió y no me dejaba respirar bien, no me dolió tanto como el estar solo entre cuatro paredes y sin poder ver ni siquiera a mi padre Confiesa también que ha derramado muchas lágrimas en la soledad de la habitación: En muchos momentos me he echado a llorar al estar solo; no sabía si de pena porque no podía ver a mi papá o de alegría por estar vivo Jairo Miguel tiene grabada en su mente la espeluznante escena del per- EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno CAMUS Y ARGEL amus es uno de esos escritores que parecen no tener carrera sino fuente de la que manan, para perderlas, las palabras. Sus libros, o al menos los que yo he leído, son breves como un suspiro. Quiero decir que están repletos de todas las palabras que ha descartado para escribirlos por lo que se tarda en leerlos ya que hay frases que te obligan a detenerte, el cielo se puso verde o cosas por el estilo. La primera vez que leí huele a sol comprendí cómo era Argel, el olor a sol, el cielo verde, el cielo lleno de azul, el puerto ardiente de sol, y de noche, el nido de luces de Argel Entre todas las palabras, Camus elige: sol. En El extranjero hay páginas en las que aparece tantas veces que se diría que el sol es el protagonista, y no Meursault. En un momento del relato, su jefe le ofrece la posibilidad de irse a trabajar a París y así abandonar Argel y poder cambiar de vida, y le responde Meursault que le parece que es imposible cambiar de vida y que, de todos modos, le gusta vivir en Argel. Desde la ventana de su oficina se ve el mar y el puerto y, al salir del trabajo, se va a la playa, nada, se tumba en el agua, sorbe un poco de espuma marina. Se entiende y se quiere su falta de ambición, que con tanto mar y tanto sol todos los días, no quiera salir de Argel. Cuando las ciudades más soleadas se ven sacudidas por el horror y el caos, su cielo azul lleno de sol se cubre y se llena de polvo y se vuelve sombrío. Como si no tuviera que ver con la ciudad en la que viviera Albert Camus, me extrañó la falta de sol en Argel tras los últimos atentados, e igual que Meursault en El extranjero, quedé largo rato mirando al cielo C C Jairo Miguel, en la Central Hospitalaria de Aguascalientes, donde se recupera cance. Recuerdo todo- -dice- El novillo venía muy cerrado en tablas y yo me puse a pegarle una larga cambiada de rodillas; venía en su camino y me arrolló, no vio ni el capote. Si me llega a embestir con mala onda, como dicen por México, me hubiese hecho todavía más daño Por fortuna, el aspirante a matador vive para contarlo. Sorprende la entereza con la que narra la tragedia y cómo sus ilusiones permanecen intactas. Sólo piensa en hacer de nuevo el paseíllo. Claro que pienso continuar toreando EFE -asegura- La reaparición será cuando lo creamos oportuno y yo tenga la capacidad suficiente para afrontar el compromiso. Esta cornada no me va a quitar las ganas de ser figura Jairo Miguel aprovecha para lanzar un último mensaje: Me parece injusto que en España no se permita torear a los menores de dieciséis años. Creo que es injusto que un chaval tenga que viajar miles de kilómetros, estar lejos de su familia y dejar el colegio para seguir su vocación. Es injusto, pero hay que aguantar