Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo VIERNES 20- -4- -2007 ABC España, condenada por verter aguas residuales sin tratar frente a la Albufera La normativa europea obliga al tratamiento riguroso de los vertidos urbanos en zonas sensibles LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. España recibió ayer un nuevo varapalo del Tribunal de Justicia Europeo (TUE) por incumplir la directiva sobre tratamiento de aguas residuales urbanas. La justicia ha vuelto a dar la razón a Bruselas, y ha condenado a España por no someter a un tratamiento adecuado las aguas residuales de la aglomeración de Sueca, de sus pedanías costeras y de algunos municipios de la comarca de La Ribera, todos ellos pertenecientes a la provincia de Valencia, antes de ser vertidas frente al parque natural de la Albufera, declarado zona sensible La condena a España llegaba ayer después de que el Gobierno fuese denunciado ante el Tribunal en 2005 por la Comisión Europea. En concreto, la CE denunció que las aguas residuales de Benifayó, Sollana y Almusafes (pertenecientes a la comarca de La Ribera) las de Sueca y las de sus pedanías costeras (El Perilla, Les Palmeres, Marina de Broquetas, Playa del Rey y Boga del Mar) se vierten a través de una red de acequias de riego, y sin haber sido tratadas previamente, en las aguas costeras del frente litoral del parque natural de la Albufera de Valencia. La directiva europea obliga a los países de la UE a que todas las aglomeraciones urbanas dispongan de sistemas colectores para aguas residuales urbanas. Estos sistemas colectores consisten en canalizaciones que recogen las aguas residuales de las redes de alcantarillado municipales y las conducen a depuradoras o estaciones donde serán tratadas. Además, el texto hace especial referencia a las aguas que son vertidas en aguas de zonas protegidas como ocurre en el caso del parque natural de la Albufera. La directiva europea, que data de 1991, obligaba a los países de la UE a instalar los sistemas colectores antes del 31 de diciembre de 1998. A ello se añade la obligación de someter estas aguas a un tratamiento terciario, mucho más riguroso que el habitual o secundario. Cristina Narbona atendía a los medios de comunicación ayer, durante su visita al parque natural de la Albufera EFE Tratamiento más riguroso Narbona culpa al abandono de los gobiernos del PP y a la Generalitat ARACELI ACOSTA EL PALMAR (VALENCIA) La condena del Tribunal de Justicia de Luxemburgo se conocía el mismo día en que la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, se desplazaba hasta Valencia para presentar el programa Agua en la Albufera. Las medidas urgentes que proponen desde la sociedad estatal Acuamed (Aguas de las Cuencas Mediterráneas) tienen como objetivo devolver la vida a la Albufera- -víctima de la degradación causada por la fuerte presión urbana e industrial que se inició en los años setenta- y sus efectos podrán verse en un plazo de dos o tres años según Narbona. Los estudios previos a estas actuaciones, que reflejan el grave estado en que se halla el parque natural y en concreto la laguna, han durado tres años. Aun así, la ministra achacó el estado actual de la laguna al abandono con que el gobierno del PP y la Generalitat valenciana han asumido la depuración de las aguas residuales, que es competencia de los ayuntamientos y en última instancia de las Comunidades Autónomas Las actuaciones que ahora pondrá en marcha Acuamed pretenden por tanto recuperar este retraso dijo Narbona. La condena de Luxemburgo hace referencia a las aguas sin tratar vertidas al mar, pero para Miguel Mondría, ingeniero y asesor de Acuamed, los vertidos al Mediterráneo frente a la Albufera son síntoma de que hay problemas aguas arriba Y es que que estos vertidos directos a las acequias y canales han llevado a la Albufera a su estado actual, donde la vegetación sumergida, elemento clave para el equilibrio de este ecosistema, desapareció ya en los años setenta y no ha conseguido recuperarse. Esto, junto a los episodios de fuertes lluvias que arrastran todo tipo de materiales suponen un cóctel inasumible para este ecosistema hídrico tan humanizado. La Albufera está enferma dice Fernando Juan Ferruses, director de proyectos de Acuamed, y ahora se trata de recuperar el buen estado ecológico de las aguas En este sentido, el proyecto Albufera pretende devolver ese espacio al estado en que se encontraba en los años sesenta, cuando las aguas eran transparentes y con una elevada biodiversidad. Nada que ver con las aguas verdes y turbias, con carpas muertas flotando, que ayer surcábamos en barca. Más información sobre la Albufera: http: www. albufera. com portal