Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20- -4- -2007 VIERNES deESTRENO 99 Quiero ser una persona con sabiduría; hace tiempo que busco cierta iluminación personal tratando de encontrar un lugar donde me sienta bien eligen a mí. Esta película me llegó por la obsesión que tengo por el número 23. Olvídate de mí me había llegado porque tenía el corazón tan quebrado que sentía que alguien me había borrado de su mente. Y El show de Truman Show llegó exactamente en el momento de mi vida en el que empezaba a sentir que no soy sólo el Jim Carrey famoso, y quería entrar en lo desconocido, aun cuando me costara la desilusión de la gente que me quiere. -Puedo pasarme la vida buscando escaleras para no pasar por debajo, pero no es algo en lo que pienso demasiado. ¿Es supersticioso? -No. Fue algo diferente. Pienso que todo lo que pasa en la vida es en un principio una creación mental. No llegará exactamente en la forma que la imagines, pero llega. Mucha gente me podrá decir: Si pienso que voy a ganar la lotería, cómo es que todavía no gané? Tal vez sea porque realmente no piensa que vaya a ganar la lotería de verdad. Muhammad Alí dijo a los 20 años que era el mejor de todos los tiempos. No lo podía saber entonces, pero es el mejor, porque dijo que lo era y la gente lo creyó. Eso es lo que yo también creo. Si es superstición, entonces soy supersticioso, pero no creo que lo sea. ¿No fue pura superstición aquel cheque de diez millones de dólares que firmó con su nombre al principio de su carrera? si quería algo no había más que rezarle a la Virgen María, y que lo obtendría. Mi padre no podía pagar una bicicleta, me sonó bien lo que había dicho mi maestra y quise intentarlo. Cuando llegué a casa, empecé con mi rezo, le pedí a Dios una bicicleta nueva... Y dos semanas después, había una bicicleta en el salón. Cuando pregunté de dónde había venido, mis padres me dijeron que la había ganado en un sorteo donde yo no ni siquiera había participado. Un amigo mío había puesto mi nombre en un negocio de artículos deportivos sin que yo lo supiera. Se había cumplido mi deseo. Y lo mismo continuó a lo largo de mi vida, incluyendo ese cheque de diez millones de dólares que firmé a mi nombre. Es verdad. Pasé probablemente tres años diciéndome cada noche: Soy uno de los más grandes actores del mundo. Estoy trabajando con los mejores directores del mundo. Estoy recibiendo los mejores guiones del mundo Una y otra vez, hasta que literalmente sentí un escalofrío por la espalda, como una señal que estaba sucediendo. Aquel cheque lo firmé por servicios de actuación con la fecha del Día de Acción de Gracia de 1995. Y seis meses antes terminaron pagándome diez millones de dólares por rodar una película. Así fue y todavía sigue siendo así. Es realmente increíble. La segunda noche de bodas Italia 2005 103 minutos Género- -Comedia Director- -Pupi Avati Actores- -Antonio Albanese, Neri Marcoré, Katia Ricciarelli Comedia de costumbres ANTONIO WEINRICHTER El boloñés Pupi Avati es uno de esos veteranos cineastas europeos cuya carrera debemos seguir a través de festivales, por la escasa circulación del cine comunitario dentro de nuestras fronteras. Lo curioso es que se trata de un realizador de vocación popular, nada intelectual ni espeso: su cine no es genial pero nos resultaría muy cercano. Esta segunda noche de bodas que da título a su película se refiere a la que celebra su protagonista femenina, que se casa con el hermano de su difunto marido; aunque también podría aludir a una ceremonia que Avati retrata a menudo (en Storia di ragazzi e ragazze o en Il testimoni dello sposo con Inés Sastre) pues le sirve para orquestar aquello que hace mejor: una comedia de costumbres bien observada. Aquí se juega entre una mujer mancillada (por haberse escapado con su primer amor) su hijo, un rufián de sonrisa falsa capaz de vender literalmente el cuerpo de su madre para arreglar el delco del coche, y un hombre rico y enamorado al que se considera enfermo mental por su extremada bondad... y una expresividad que roza el autismo. Son tipos antiguos que remiten a la comedia italiana de estirpe neorrealista; no hay neologismo que sirva para nombrar esta recaída de Avati en género tan añorado (por su conexión directa con el corazoncito del espectador) porque no vamos a llamarla posneo o neo- neo realista. Pero lo que importa es que Avati filma sin guiños ni voluntad retro y que el resultado acaba siendo bastante disfrutable. Juan Taratuto, director de ¿Quién dice que es fácil? ABC El cine argentino reciente toma Madrid J. E. A. MADRID. Santiago Fisas, consejero de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, fue el encargado de presentar la segunda edición de Argencine, inaugurada ayer, que se celebrará en la capital de España hasta el próximo día 26. El encuentro con una de las cinematografías que cuenta con más seguidores entre los espectadores españoles, incluye siete largometrajes no estrenados todavía en nuestras carteleras y que son exhibidos en el cine Palafox. Abrió el encuentro Las manos del veterano cineasta Alejandro Doria (Goya a la mejor película extranjera de haba hispanaen la pasada edición) que se basó en la vida real de Mario Pantaleo, un cura sanador que fue muy popular en los 70 en Buenos Aires. Un personaje que intentó romper con las reglas establecidas sin dejar de obedecer a la Iglesia. Ayer se pudo ver A través de tus ojos un esperado filme de Rodrigo Fürth, interpretado por Pepe Soriano. A continuación se proyectarán Crónica de una fuga de Israel Adrián Caetano: La peli de Gustavo Postiglione; el documental Manuel de Falla: Ópera de dos mundos de José Luis C. de Dios; y ¿Quién dijo que es fácil? de Juan Taratuto, que completan una oferta compuesta también con un ciclo de largometrajes realizados en coproducción con España, una muestra de cortometrajes argentinos y sendos homenajes a Fabián Bielinsky y Eduardo Mignona, ya desaparecidos, de los que se proyectarán las películas El aura y La fuga ¿Todavía le queda algún deseo por cumplir? ¿Qué otras cosas imaginó que iban a suceder y terminaron sucediendo? -Hubo muchas, muchas cosas. Tuve una maestra, una mujer irlandesa, que me dijo que -Ahora, honestamente, quiero ser una persona con sabiduría; desde hace tiempo busco cierta iluminación personal tratando de encontrar un lugar donde me sienta bien. Y ya lo encontré. Pasé por una búsqueda de identidad y ahora sé quien soy. Sé que no soy todo esto. No soy la pintura, soy la conciencia de algo que está siendo pintado. ABC. es Toda la información sobre la película en http: abc. hoycinema. com especial 23 cultura