Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 VIERNES DE ESTRENO abc. hoycinema. com VIERNES 20 s 4 s 2007 ABC Soñaba con un gran papel, pero nunca imaginé uno tan grande Marion Cotillard, actriz s Da vida a Edith Piaf en la película La vida en rosa Con 31 años, se ha transformado por completo para interpretar a la artista, que murió a los 47 con el aspecto de una anciana. Criada en un burdel, época en la que se quedó ciega, alcohólica, drogadicta, la niña Gorrión alza el vuelo gracias a su fabulosa actuación FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Pudimos verla hace poco en Un buen año donde volvía loco a Russell Crowe, por lo que no era ningún secreto que Marion Cotillard es joven y guapa, con unos ojos azules que si no fueran tan hermosos aspirarían a saltones, pero después de verla consumir los días de Edith Piaf en La vida en rosa encontrarse con ella frente a frente causaría asombro incluso a los cirujanos de Cambio radical sé que con mucho trabajo podíamos llegar a hacer algo. Yo me hice esa pregunta durante mucho tiempo, incluso durante el rodaje, porque sabía que habría gente que pensaría que no íbamos a conseguir nada, cosa que entiendo. -Eso es bastante técnico, al fin y al cabo, porque afecta a la morfología de la cara, afeitarse, quitarse pelo, cambiar los párpados, reducir las cejas, ensanchar la frente. Luego está el envejecimiento, también muy técnico, con maquillaje, prótesis y dientes postizos. como muchos actores masculinos sueñan con Hamlet, por ejemplo? -Nunca había pensado en Edith Piaf. Soñaba con un gran papel, pero nunca imaginé uno tan grande. -Pero en el caso de Piaf era algo casi patológico, enfermizo. -Es algo que conozco bien. Adoro mi oficio, me encanta estar en el escenario, interpretar, y no hacía falta ir a buscar eso, porque ya estaba presente en mí. -Si me pregunta si sería capaz de inyectarme morfina para salir al escenario si algún día me ocurre algo, soy una persona apasionada, pero no hasta esos extremos. -Edith Piaf amaba el escenario por encima de todo. ¿Le costó identificarse con ella? -Si el resultado de tantas desgracias como sufrió la artista son unas canciones tan prodigiosas, ¿llega a merecer la pena? -Precisamente por eso existe y hacemos este oficio, para expresar ese dolor y esa pena que sentimos, que muchos seres humanos sienten. -No quiso imitar a Edith Piaf, sino hacer suyo el personaje. -Tengo que decirle que me sorprendió su fantástica actuación... -Muchas gracias (en español) -Creo que cualquier actor habría elegido la misma opción, no imitar, porque es mucho más interesante buscar y crear un personaje. ¿Había soñado con ese papel, ¿Cómo se ha liberado después de él, si es que lo ha conseguido? ...pero más aún que el director pensara en usted para ese papel, con lo guapa que es. -Muchas gracias. La verdad es que ha sorprendido a mucha gente que pensaran en mí. Fue la primera opción, además. Pero después de leer el guión pen- -Después de cuatro meses viviendo con alguien muy diferente, haciendo sus gestos, su voz, sus movimientos, una termina queriendo a ese personaje. El momento de la ruptura, cuando llega, es necesariamente doloroso. Adoro mi oficio, pero yo no sería capaz de inyectarme morfina para salir al escenario Un artista sin esos defectos y esos problemas es un artista al que le falta algo -En esa parte de su vida supongo que no se sintió tan identificada con el personaje. -Un artista sin esos defectos y esos problemas es un artista al que le falta algo. Ese tipo de vida que lleva, ese talento tan enorme, esa emoción y esa sensibilidad están unidos al sufrimiento. Si nos preguntamos si ha valido la pena no nos queda más remedio que concluir que sí, porque no podemos volver atrás y cambiar la infancia. -No quiero ser cruel, pero si pudiéramos volver atrás, ¿le daríamos una infancia más feliz sabiendo que así podríamos destruir su carrera? -Evidentemente no, en absoluto (y ríe de un modo que no deja lugar a dudas sobre su felicidad) -La transformación física también es fabulosa. -La película pasa de puntillas sobre muchos aspectos de su biografía. Es un retrato impresionista. ¿Le parece una buena forma de aproximarse al personaje? Juan Pedro Quiñonero MESTIZAJE DE TRAGEDIAS S u padre fue un contorsionista de circo. Su madre, una cantante callejera de origen italo- kabilio. Ella se educó en el prostíbulo que regentaba su abuela materna. Tuvo por amantes a algunos de los cantantes más famosos de tu tiempo. Su gran amor murió en un accidente trágico. Su hija murió prematuramente. El alcohol, la morfina, el tabaco usaron su cuerpo mortal de mane- ra vertiginosa. Suya es una de las canciones francesas más legendarias del siglo XX, La vie en rose Como Billie Holliday, su alma gemela en los Estados Unidos, Édith Piaf es algo más que una leyenda: es una encrucijada de las culturas francesas del siglo pasado, inmortalizada por el timbre de una voz cuya hondísima belleza ilumina todas las tragedias de su tiempo. Tragedia del mestizaje cultural de una madre de origen kabilio, un amante (Marcel Cerdan) de origen marroquí, otros amantes de horizontes culturales muy distintos (italiano, como Yves Montand, armenio; como Charles Aznavour; o egipcio, como Moustaki) Tragedia de una Francia ocupada, donde ella resiste de la manera más audaz: cantando en los escenarios de un París ocupado. Tragedia de un París que se hunde a sus pies, víctima de las más diversas barbaries, muy próximo al París de una novela casi surrealista de don Pío Baroja, en el barrio de Belleville. Tragedia del gran arte popular, errante por las calles vacías de una ciudad de sonámbulos, instalado muy pronto en la escena del music- hall, donde ella oficia los cultos de la memoria colectiva, en ruinas, atormentada, infeliz. Tragedia de una mujer condenada desde niña al infierno de vivir en cuarentena, entregándose a los amantes, el alcohol y la morfina como una res indefensa, condenada al matadero. Tragedia con gloriosa redención: las canciones de Edith Piaf forman parte de la educación sentimental y el Panteón de la memoria lírica de su pueblo, París. Un París, el suyo, que ya no existe si no es en los Campos Elíseos de la leyenda. -Después de embeberse en su vida, ¿echa de menos que la película mostrara mejor algunas facetas de Piaf? -Es la visión del director, Oliver Dahn. Él ha elegido eso y rueda las escenas de una manera totalmente egoísta, entre comillas, contando lo que le parecía importante para descubrir el personaje. Pero es verdad, son trozos elegidos. la repetición, practicar una y otra vez. Es algo muy técnico. -El playback está muy bien hecho, lo que no es frecuente. ¿Cuál es su secreto? -Si la gente conoce bien la vida de ella, forzosamente va a encontrar cosas que faltan y se va a sentir decepcionada, porque es una visión subjetiva de un artista que ha elegido una cierta vía y ciertas opciones. -Es cierto que no tuvimos mucho tiempo, porque no conseguimos todo el dinero que queríamos. Pero yo nunca he sentido falta de tiempo para trabajar mi personaje, aunque me imagino que el director sí. -No pienso en eso. Es maravilloso cuando llega, si llega. Hay que apreciarlo si se consigue, pero desearlo y pensarlo no conduce a nada. -Sin embargo, el director se quejaba de la falta de tiempo para el rodaje, lo que, por otro lado, daba lugar a unas primeras tomas muy frescas y espontáneas. -Muchas gracias (de nuevo en castellano) Eso fue lo más difícil del proceso, lo que más tiempo y sudor me llevó, porque quería realmente que fuese realista. He visto muchos playback en películas en las que me levantaba y me iba por lo mal hechos que estaban. El secreto es ¿Sueña con una nominación al Oscar, como la de Penélope Cruz? ¿Usted también lloró cuando vio la película? -Es una pregunta muy indiscreta.