Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 s 4 s 2007 INTERNACIONAL 41 La UE fija penas de cárcel para la negación del Holocausto y la incitación al racismo La norma faculta a cada país a que las aplique como le parezca, en función de sus leyes sobre libertad de expresión, o que las omita si no se induce a la violencia MARIBEL NÚÑEZ CORRESPONSAL BRUSELAS. Los ministros de Justicia e Interior de la UE aprobaron ayer, tras más de seis años de negociaciones, una ley europea contra la incitación al racismo y la xenofobia que en la práctica, deja mano libre a los países para castigar como mejor les parezca e, incluso, dejar impune si el delito no incita a la violencia. Además, el texto aprobado, para el que los países miembros disponen de dos años para trasladar a sus respectivas legislaciones, incluye también reservas para los países en los que la libertad de expresión permite este tipo de manifestaciones y para los siete países europeos que necesitan confirmación de sus Parlamentos para aprobar una ley de estas características. El texto que salió ayer del Consejo de la UE prevé en principio penas de entre 1 y 3 años de cárcel para los delitos de incitación al odio y la violencia contra un grupo o una persona en función de su color, raza o su origen nacional o étnico. Estas mismas penas se aplicarán a la apología, la negación o la banalización de los crímenes de genocidio, contra la humanidad y los crímenes de guerra, tal y como los define la Corte Penal Internacional y la Carta del Tribunal de Nuremberg. Este último párrafo incluye de manera implícita el Holocausto, tal y como ya figura en la legislación de varios Estados como Austria, Alemania, Francia, Bélgica, España, Polonia o Rumanía en los que además se estipulan penas superiores a las establecidas ayer. Para que el texto pudiera ser aprobado por los países nórdicos, históricamente reticentes a cualquier ley que pueda esconder implícitamente un recorte de la libertad de expresión, el texto aprobado incluye una mención a que estos comportamientos podrán ser san- Banalización del genocidio Polonia y los países bálticos no lograron que se incluyera una condena expresa de los crímenes estalinistas cionados tan sólo en la medida en que se incite de manera colectiva a la violencia o al odio. Es decir, un negacionista del Holocausto podrá seguir expresándose libremente en países como Reino Unido o Dinamarca siempre que no incite al odio o la violencia colectivas. Polonia y los Países Bálticos, por su parte, fracasaron en su petición de que el texto hiciera una referencia explícita a los crímenes estalinistas, extremo al que se opusieron el resto de los países por entender que tale crímenes no tenían como motivo principal el racismo y la xenofobia, aunque en el compromiso final se incluyó una alusión de condena de todos los crímenes cometidos por los regímenes totalitarios. El comisario europeo de Justicia e Interior, Franco Frattini, intentó calmar a los países bálticos anunciando la celebración de una audición pública sobre los crímenes llevados a cabo por los regímenes totalitarios. El Parlamento suspende al presidente rumano pese a su apoyo popular SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. El Parlamento rumano aprobó ayer por amplia mayoría la suspensión del presidente de la república, Trajan Basescu, por violación de la Constitución. Durante los próximos 30 días el cargo será desempeñado por el presidente del Senado, Nicolae Vacaroiu, y al término de este periodo se debe convocar un referéndum para que los electores se pronuncien sobre la destitución, siempre y cuando Basescu no renuncie- -lo que ha anunciado que hará- -para presentarse a elecciones anticipadas. La moción fue aprobada por 322 votos a favor de un total de 469 diputados y senadores, lo que significa que no solo votaron a favor de la suspensión los partidos de la oposición (228 escaños) sino también miembros de la coalición de Gobierno, que encabeza el primer ministro Calin Popescu Tariceanu. De hecho, el primer ministro pactó a principios de mes con el opositor Partido Social Demócrata, el apoyo a un Ejecutivo en minoría (Partido Nacional Liberal, Unión Democrática de Magiares de Rumania) a cambio del voto para iniciar la destitución de Basescu, con quien Popescu Tariceanu mantiene un contencioso político y personal desde el inicio de la legislatura en diciembre de 2004. El procedimiento contra Basescu fue iniciado por el PSD, el ultranacionalista Partido Rumania Grande y el Partido Conservador, después que una comisión parlamentaria identificó 19 casos de supuesta violación de la Carta Magna. Acusación que el Tribunal Constitucional rechazó días atrás, al constar que el presidente no había cometido abusos de ninguna índole. No ha violado los derechos humanos, ni ha cometido actos de alta traición. Basescu, empeñado en poner orden en el país y erradicar la corrupción, no posee las dotes de un diplomático ni el tacto político de un jefe de Estado, lo cual provoca irritación en la clase política, pero tiene un gran carisma y por ello goza actualmente de un amplio apoyo del electorado que con toda probabilidad le volverá a elegir como presidente de la república en los próximos comicios que se celebren. Exculpado por los tribunales El presidente rumano saluda a sus seguidores AP