Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en Francia VIERNES 20 s 4 s 2007 ABC Bayrou se recupera y confía en ser la sorpresa el domingo El candidato centrista vuelve a rondar el 20 por ciento de la intención de voto, a apenas cinco puntos de Ségolène J. P. QUIÑONERO PARÍS. A 48 horas de la primera vuelta, François Bayrou, centrista, afirma que espera ser la gran sorpresa de la primera vuelta, dando el salto de los 6 o 9 puntos (según la media de las últimas encuestas) que todavía lo distancian de Ségolène Royal, socialista, y Nicolas Sarkozy, conservador, grandes favoritos de la primera vuelta. El mitin más importante de Bayrou, en París, la noche del martes, reunió a unos 15.000 simpatizantes. Una cifra relativamente baja, si se compara con las grandes concentraciones de Sarkozy, el miércoles, en Issy- les- Moulinaux, o Ségolène, anoche en Toulouse. Bayrou confía en los indecisos de izquierda y derecha que pudieran terminar inclinándose por su candidatura centrista, prometiendo un gobierno donde cohabitasen los centristas de izquierda y los socialistas moderados, apoyados por personalidades como Michel Rocard, ex primer ministro socialista, desautorizado expresamente por los dirigentes del PS. En la recta final de la campaña, Bayrou ha perdido el apoyo expreso de los patriarcas fundadores de su partido, la Unión por la Democracia Francesa (UDF) Valery Giscard d Estaing, ex presidente, el padre del partido centrista, y Simone Veil, la centrista más influyente de Francia, han tomado partido por Sarkozy, denunciando el aventurerismo solitario de Bayrou, que ha protagonizado una campaña con dientes de sierra. A primeros de año, no alcanzaba el 10 por ciento de las intenciones de voto. A mediados de marzo, llegó a superar con claridad el 20 por ciento, amenazando a Ségolène en la primera vuelta y a Sarkozy en la segunda. Ambos lanzaron contra el centrista cargas demoledoras que tuvieron efecto. Aunque los últimos sondeos de ayer confirmaban una recuperación otra vez al filo del 20 por ciento, a apenas cinco puntos de de Royal. En la recta final de la campaña, Bayrou ha recibido el apoyo de líderes socialistas como Michel Rocard, proponiendo un acuerdo estratégico entre la UDF y el PS, para frenar y derrotar a Sarkozy en la recta final. Bayrou se montó automáticamente en el carro de tal proyecto de alianza, en vano. Desde el PS, Ségolène y los elefantes socialistas denunciaron con brutalidad las maniobras de un personaje conservador, aliándose con socialistas históricamente fofos Sarkozy se lanzó con brutalidad contra la yugular de Bayrou: ¿Qué pensar de un candidato que espera presentarse como candidato de izquierda, si consigue ser mi rival en la segunda vuel- ta; o candidato conservador, si consigue eliminarse para enfrentarse con Ségolène? Aritmética y psicológicamente, Bayrou tiene motivos para esperar. En el sprint final, los indecisos pueden terminar dándole su esperado voto. Nadie descarta tal hipótesis, que pudiera ser la grandísima sorpresa de última hora. JM Le Pen tiene la misma esperanza. Le Pen fue la espectacular sorpresa de las presidenciales del 2002, cuando eliminó en la primera vuelta al candidato socialista, Lionel Jospin. Le Pen oscila hoy entre 13 y 15 de intenciones de voto. Tendría que consumarse una sorpresa de 10 a 12 puntos, para que, el candidato de la extrema derecha vuelva a estar en la segunda vuelta, del 6 de mayo. François Bayrou ABC. es Informe sobre las elecciones presidenciales francesas en abc. es internacional