Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 19 de Abril de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.363. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Sobrevivir para contarlo En 1972, el avión en el que viajaba Fernando Parrado se estrelló en Los Andes. Junto a los cuerpos de sus compañeros de los que tuvo que alimentarse, decidió morir yendo en busca de ayuda. Pero vive para contarlo MANUEL DE LA FUENTE entado frente a ti y mirándote a los ojos transmite esa extraña serenidad de quien ha podido vivir para contarlo. En octubre de 1972, la vida un veinteañero llamado Fernando Parrado entró en barrena. El avión en el que viajaba junto con sus compañeros del equipo de rugby uruguayo Old Christians se estrelló sobre la helada cordillera de Los Andes. El resto es ya una historia sabida, la historia de un milagro en Los Andes, el título también de la conferencia que Parrado pronucnió ayer en Madrid propiciada por el grupo Eulen. A un metro de distancia y mirándote a los ojos, transmite, sí, esa extraña serenidad de quien ha podido vivir para contarlo, aunque sea una vez más. No sé si fue un milagro, lo que sí sé es que tuvimos mucha suerte, pero hubo muchisimo esfuerzo y un gran trabajo en equipo. Nunca aflojamos Sentado frente a ti y mirándote a los ojos, de sus palabras se desprende la certeza de quien ya parece haber apurado los tragos más amargos y sigue adelante sin hacerse más preguntas de las estrictamentem justas, las estrictamente necesarias. Lamentablemente, yo puedo distinguir lo que es una situación verdaderamente terrible y lo que es un problema más de la existencia cotidiana. Yo sé que las decisiones más difíciles de mi vida ya las he tomado Durante veinticinco años, y siguiendo el consejo de su padre que este drama no se convierta en lo más importante, tienes toda una vida por delante Parrado apenas sí dijo una palabra sobre la tragedia, entregado a mi trabajo, mi familia, mis perros Pero sentado frente a ti, y mirándote a los ojos, este empresario de éxito en su Uruguay, reconoce que desde entonces, desde aque- Irene Lozano MARÍA SAN GIL s una de esas personas a las que siempre escucho, porque su palabra limpia no se arremolina en los meandros ni se estanca. Porque lo que tiene que decir han de protegerlo dos pistolas y porque me conmueve la gente que elige esos desolados páramos de la política donde se tiene la certeza de que nunca se alcanzará el poder. A veces, me gusta escuchar a María San Gil porque estoy de acuerdo con lo que dice, con su rebeldía frente a esos pequeños credos comunitarios que hacen distingos sobre el grado de pureza ciudadana. Otras veces disfruto oyendo sus palabras porque discrepo profundamente de ellas, y entonces viene a mi cabeza aquello de pero daría mi vida para que usted siguiera defendiendo sus ideas Resulta, sin embargo, que la vida no es así. Es ella la que no ha llevado a sus hijos al colegio porque los guardaespaldas conocen los peligros de las rutinas. Es ella la que se ha privado de jugar con ellos en el parque, porque Interior lo considera una actividad de alto riesgo; la que salió corriendo tras el asesino de Gregorio Ordóñez, obedeciendo a un impulso descabellado y certero, como suelen ser los impulsos morales. Resulta que es ella la que se juega la vida para que muchos vascos puedan seguir defendiendo sus ideas. Por eso cuando María San Gil, a la que no conozco, regrese restablecida, si por azar me la cruzara en el camino, no sabría qué hacer. Tal vez decirle que siempre la escucho, o que hice mía su mirada de orgullo a los asesinos en la pecera; quizá contarle que siento cerca sus luchas y sé por qué una persona renuente al eufemismo elige la palabra carcinoma O acaso nada de eso fuera relevante: bastaría la elocuencia de un abrazo vigilado. E S Fernando Parrado, ayer en Madrid llas navidades de 1972 en las que fueron rescatados, dos meses después del accidente, jamás ha tenido una pesadilla y siempre ha dormido de un tirón. Y disfruta los días como vienen. Sentado frente a ti, mirándote a los ojos, transmite, sí, esa extraña serenidad del superviviente, de quien ha sobrevivido gracias al amargo alimento de sus compañeros. Visto desde fuera- explica y recuerda- la cuestión de que nos tuvimos que alimentar con el cuerpo de nuestros amigos, sin duda es lo más interesante para JULIAN DE DOMINGO todo el mundo. Pero desde dentro, es lo menos importante. Sólo una pieza más del rompecabezas de nuestra salvación. Nadie puede ponerse en nuestro lugar, fuimos nosotros, y sólo nosotros, quienes estuvimos allí. No éramos personas leyendo el periódico u oyendo la radio, éramos animales indefensos sobreviviendo en un glaciar Mirándote a los ojos, sentado frente a ti, un hombre que está vivo. Vivo de milagro. De milagro, o por la fuerza del destino. MAÑANA TERI HATCHER Entrevista con una de las protagonistas de Mujeres desesperadas que regresa esta semana a La 2. Y ADEMÁS... Matt Groening, el creador de Los Simpson Emma Suárez, breve cameo en Hospital Central Hanna Montana, ídolo juvenil. Pilar Rubio, el corazón más sexy. abc. laguiatv. com