Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19- -4- -2007 TOROS www. abc. es toros 89 Repaso de valor de López Chaves FERIA DE ABRIL Real Maestranza de Sevilla. Miércoles, 18 de abril de 2007. Sexta corrida. Unos 10.000 espectadores. Toros de Palha, de desigual lámina dentro de la seriedad; destacó el buen 1 sobre un resto mansurrón y manejable; 3 4 y 5 se rajaron en banderillas. Luis Miguel Encabo, de nazareno y oro. Media estocada (saludos) En el cuarto, dos pinchazos, media muy tendida y descabello (silencio) Domingo López Chaves, de rioja y oro. Estocada. Aviso (petición y vuelta) En el quinto, dos pinchazos y estocada tendida (saludos en los medios) Iván García, de crema y oro. Media que escupe y estocada corta. Aviso (silencio) En el sexto, pinchazo y estocada. Aviso (silencio) El novillero Jairo Miguel evoluciona favorablemente y ya puede hablar EFE AGUASCALIENTES (MÉXICO) El novillero extremeño Jairo Miguel, de 15 años, pasó la última noche tranquilo en la Central Hospitalaria de Aguascalientes, en el centro de México, lo que hace que los médicos que le atienden se muestren optimistas. El jovencísimo torero evoluciona favorablemente de la grave cornada que sufrió el domingo pasado durante la primera novillada de la Feria de San Marcos en la plaza Monumental de Aguascalientes. Jairo Miguel resultó herido de extrema gravedad al ser cogido por el novillo Hidrocálido de la ganadería de Chinampas, uno de cuyos pitones, que le pasó muy cerca del corazón, le perforó el pulmón izquierdo cuando intentaba una larga afarolada. Fuentes hospitalarias explicaron a Efe que Jairo Miguel ya habla y manifestaron su optimismo sobre su recuperación, al igual que el padre del novillero, el ex matador de toros Antonio Sánchez Cáceres. Lo que siento es que no podrá torear el viernes en Juriquilla; tenía mucha ilusión de hacerlo declaró el diestro retirado. Los doctores harán hoy una nueva evaluación de su estado y decidirán si abandona o no la unidad de terapia intensiva donde se encuentra. El valiente Jairo Miguel, con mucha afición y buenas maneras, decidió hacer las Américas con el sueño de convertirse en figura del toreo. Abandonó España al no tener la edad necesaria para torear (16 años) y ahora ha visto su sueño truncado al otro lado del Atlántico. ZABALA DE LA SERNA SEVILLA. La literatura ha sido siempre un bello remedio para aplazar la verdad, tiene escrito Umbral. Pero cuando la verdad es tan rotunda e importante como la de Domingo López Chaves conviene no aplazarla y agarrarla por los cuernos para ensalzarla. Chaves dio un repaso de valor a sus compañeros con la corrida de Palha. De valor, disposición y responsabilidad. Y la seria corrida de Palha, lejos de las excelencias del año pasado, ofreció posibilidades, pese a su tendencia a apretar hacia los adentros, a pesar de que tres toros se rajaron en banderillas... La ofrenda de Chaves al dios tauro casi se convierte en un sacrificio de sangre cuando se tiró, literalmente, a matar a cara de perro al segundo, que al sentir la espada se revolvió como bestia herida de muerte y lo prendió por la chaquetilla, por la espalda. El pequeño torero charro pasó de pitón a pitón co- López Chaves se tiró a matar a ley y salió volteado de muy fea manera mo un muñeco de trapo a merced de las astas del destino. Una vez más se produjo el milagro y se levantó ileso, con la taleguilla rota por donde la espalda pierde su casto nombre. Impresionó el trance y se desató una pañolada que no cuajó. La vuelta al ruedo fue de ley, de ésas que valen más, como dice Emilio Moreno júnior, que una oreja tal vez ahora discutida. López Chaves se había arrimado como un león para extraer las embestidas parcas del palha, que acusó mucho unas dobladas de tremendo poder quebrantador en el principio de faena. Salvo una serie redonda, el resto consistió en una batalla en la corta distancia. Chaves, por cierto, que había lidiado un tanto al revés, dejando al toro muy largo en el primer puyazo y más en corto en el siguiente. Pero bien que se resarció de una cuestión en la que la mayoría no se fija. Todavía más sólido, más recio y más torero estuvo con el imponente quinto, el bisonte de Altamira reencarnado en una negrura sorda y tenebrosa. López Chaves lo entendió perfecto, con la muleta en espera, un poco retrasada, para darle un tiempo al toro hasta que metiera la cara. Corrió la mano derecha con largura en series que arrancaron ovaciones y el pasodoble, que parece que la banda del maestro Tejera los vende caros en esta feria. Buscó constantemente el pitón contrario, el sitio geométrico, exacto, para que el toro, que se había acordado del campo en el segundo tercio, rompiese hacia delante. También al natural le cuajó, casi de uno en uno, pases de hombría y temple. El toro de Palha a estas alturas ya estaba orientado, y varios puñetazos afilados le tiró con el cuerno derecho. El premio era seguro, pero la espa- J. M. SERRANO da que tantas cosas le ha negado volvió a traicionarle. Si Chaves no paró de dar el paso adelante, precisamente en eso falló Encabo con el buen primero, al que lidió de diez, al que vio, que no crean que no lo vio, pero con el que no fue capaz de quitarse un halo frío y aseado, casi siempre colocado a la pala del pitón. El mismo defecto de colocación repitió con un cuarto que se dejó, simplemente. Y la gente ya se mosqueó con tanto toque hacia las afueras y tan escaso compromiso. Con los palos brilló especialmente en un par por los adentros de enorme exposición. Lo mejor que ejecutó Iván García en su desinflada actuación fue un magnífico quite por chicuelinas. Al rajadito tercero no lo entendió ni en la distancia ni en los terrenos y en el sexto las luces del alma ya se habían apagado por completo.