Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Matanza en la Universidad de Virginia JUEVES 19 s 4 s 2007 ABC UN ROSARIO DE VIDAS TRUNCADAS Ryan Clark Fue la segunda víctima. Al parecer, él habría entrado a la habitación de Emily a ver qué sucedía cuando se encontró con el agresor. Era supervisor de las habitaciones de esa planta de la residencia estudiantil. Tenía estudios en sicología, biología e inglés cuenta su hermano: Un cerebro. Planeaba sacar un PhD en neurociencia para trabajar con los deficientes mentales Reema Samaha Quería ser actriz, y desde niña realizaba obras de teatro con sus vecinos. Estudió en Westfield High School, el mismo colegio donde se graduaron el asesino, Cho Seung- hui, y otra de las víctimas, Erin Peterson, quien era una de las mejores basketbolistas de la escuela. Durante su vida escolar Reema Samaha había destacado como integrante tanto del grupo de teatro Dan O neil Estudiaba ingeniería ambiental, a lo que sumaba tiempo para tocar la guitarra y componer sus propias canciones que después subía al sitio web www. residenthippy. com. Era miembro de una comunidad artística en su colegio y un destacado corredor de carreras campo a través. secundaria, lo describe El joven, de 22 años y apodado Stack es recordado como un miembro activo de la comunidad universitaria. como del de danza. El último año de secundaria ganó una beca de cinco mil doláres para estudiar teatro. Rob Harkness, uno de sus amigos de educación como muy inteligente, abierto de mente y talentoso: una persona naturalmente brillante y un hombre renacentista Escabechina en el aula 207 P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL BLACKSBURG (VIRGINIA) Los alumnos de la Politécnica de Virginia, sin clases hasta el lunes que viene, no volverán a utilizar las aulas del edificio Norris Hall durante este curso. No va a ser fácil ni rápido eliminar todos los restos de la carnicería perpetrada por el estudiante Cho Seung- Hui. Los cadáveres de cuatro profesores y veintiocho estudiantes han aparecido esparcidos en torno a cuatro aulas y la zona de las escaleras. Aunque con diferencia, el epicentro más letal de este asalto armado habría sido el aula 207, donde el profesor James Christopher Bishop impartía a primera hora de este lunes un curso básico de lengua alemana. Situada en el segundo piso, en esa clase se han acumulado una docena de víctimas mortales. Uno de los supervivientes, el alumno Trey Perkins, que logró evitar los disparos de Seung- hui escondiéndose detrás de unos escritorios, ha recontado que el agresor no llegó a decir una palabra durante su metódica matanza iniciada pocos minutos después de haber mirado un par de veces por la puerta como buscando a alguien. Perkins ha reconocido que nunca había visto una cara más seria como la exhibida por Cho Seung- Hui durante su alarde de violencia, iniciado con el asesinato del profesor Bishop y los estudiantes sentados en las primeras filas. Según el testimonio de ese superviviente alumno de ingeniería, le llamó mucho la atención que durante la tragedia no se oyeron más que muchos disparos y apenas gritos: Un extraño silencio Otro de los estudiantes afortunados en el aula 207, Derek O Dell, ha destacado como Seung- hui presentaba un aspecto muy calmado, con mucha determinación, metódico en sus asesinatos empezando a dis- parar nada más abrir la puerta. Según O Dell, hasta que lo peor había pasado, no advirtió que había recibido un disparo en el brazo. De manera inopinada, el pistolero interrumpió por unos momentos su asalto. Oportunidad aprovechada por el resto de alumnos para esconderse, saltar por las ventanas o intentar bloquear la puerta de entrada. Táctica que tuvo éxito pese a seis disparos adicionales. Minutos después, el agresor puso fin a su incursión disparándose un tiro en la cabeza en otro aula, junto a los cadáveres de otras de sus víctimas.