Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La ruptura del consenso en asuntos de Estado JUEVES 19 s 4 s 2007 ABC El PSOE y sus socios consuman el pacto para la condonación de sus deudas Negativa de los socialistas a aceptar una enmienda del PP para prohibir la donación de los constructores a los partidos J. L. LORENTE MADRID. La Comisión Constitucional del Congreso aprobó ayer- -con la única oposición del PP- -la reforma de la ley de financiación de partidos políticos, que data de 1987. De esta forma, los socialistas y sus aliados rompen el consenso que siempre ha caracterizado la legislación sobre las cuentas de las fuerzas políticas y consuman el pacto que abre la puerta a la condonación de sus deudas con la Banca. Además, el acuerdo permite que se aumente un 20 por ciento los fondos que los partidos políticos recibirán del Estado en el año 2008 y flexibiliza los supuestos que evitaban las subvenciones a partidos que puedan ser susceptibles de ilegalización, algo esto último que da vía libre a la financiación de Batasuna. Por otra parte, los socialistas y sus socios no quisieron dar el visto bueno a una enmienda del PP con la que el principal grupo de la oposición reclamaba prohibir las donaciones a los partidos por parte de constructores y promotores de viviendas. El debate en la Comisión Constitucional no tuvo mucha historia. El PSOE y los grupos minoritarios acudieron a la sesión con su pacto bien atado y con la intención de no aceptar ninguna de las exigencias del PP, salvo una, planteada junto con IU para eliminar del texto definitivo de la nueva ley la exención del pago de la contribución urbana por los edificios propiedad de las formaciones políticas. La supresión de este artículo ya había sido reclamada por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) dado que este impuesto es una de las principales fuentes de financiación de los entes locales. Por otra parte, el PSOE accedió a la petición de CiU para incrementar hasta 150.000 euros la cuantía máxima que una misma persona física o jurídica puede donar anualmente a una fundación vinculada a un partido político. Eso sí, a partir de 120.000 euros se requerirá certificación notarial. Durante el debate, el ponente del PP, Jaime Ignacio del Burgo, quiso dejar claro que el PSOE y las minorías no pretendían el consenso, sino el dinero e hizo hincapié en que resulta hipócrita restringir las donaciones privadas a los partidos y, al mismo tiempo, permitir que se perdonen los créditos, cuando esto también- -en cierta medida- -es una donación. Donación a las fundaciones Zaplana y López Garrido no avanzaron en la renovación del CGPJ Precisamente, el texto de la futura ley no limita la condonación de créditos a los partidos políticos, lo que abre la puerta a que se repita el denominado por los populares caso Montilla esto es la condonación por parte de La Caixa de 6 millones de euros de un crédito que tenían los socialistas catalanes. El Partido Popular apostaba por prohibir totalmente la condonación y, además, planteaba que, con carácter anual, los partidos públicos hiciesen públicos los créditos que mantienen con bancos y cajas y las condiciones de los mismos. El principal grupo de la oposición también presentó una enmienda para que se mantuviese el texto actual de la ley en relación a las fórmulas para evitar las subvenciones a los partidos que puedan ser susceptibles de ilegalización, fórmulas introducidas en el año 2003 a raíz de la ley de Partidos y, por tanto, producto del Pacto Antiterrorista. Por su parte, el ponente del PSOE, Francisco Fernández Marugán, reprochó al PP sus cambios de opinión sobre la reforma de esta ley y lamentó que se haya quedado fuera del consenso. Para dar más fuerza a sus palabras, Marugán citó como ejemplo la postura que los populares mantienen en relación a la condonación de deudas: Hace años, ustedes permitían esas operaciones con banca y proveedores, hace un año pusieron un límite anual y ahora piden su total prohibición reprochó el diputado del PSOE a sus colegas del PP. Total prohibición OTRA RUPTURA DE CONSENSO CON LEY A LA MEDIDA La marca que Batasuna pueda colocar en las municipales podrá beneficiarse de los cambios para cobrar las subvenciones públicas POR ÁNGEL COLLADO MADRID. La reforma de la ley de financiación de los partidos acordada por el PSOE con sus socios supone otra ruptura de los consensos no escritos heredados de la Transición. La ley original fue pactada entre las dos grandes formaciones nacionales y de gobierno hace veinte años y todos los cambios que hasta ahora se habían acometido llevan la firma de ambos. Y cuando no pudo haber pacto para los cambios, en la úl- tima legislatura de Felipe González, hasta acordaron la renuncia. PP y PSOE siempre abrieron un paréntesis en sus enfrentamientos generales para acometer los cambios necesarios en las reglas de juego, Y además de romper consensos- -la ley vigente no deja de ser un intento de equilibrio entre el sustento privado y el público postulado por derecha e izquierda- define un nuevo modelo de financiación a la medida de los proponentes: del PSOE y de las derechas nacionalistas, de sus deudas y de sus créditos con las cajas de ahorros que controlan. El proyecto es limitar los donativos, sobre todo a las funda- ciones como FAES, pero decretar la opacidad absoluta sobre las relaciones entre las entidades de crédito públicas en cuyos consejos de administración se forman a propuesta de los propios partidos. El perdón de las deudas tendrá amparo legal. Que se prepare La Caixa El PSC todavía debe 7,2 millones. CiU más del doble. Las cuentas del PNV con la BBK son muy parecidas a las del partido de Montilla con la primera caja catalana. Tan a la medida se han hecho la reforma de la ley el PSOE y los nacionalistas que hasta la marca o plataformas que ETA Batasuna consiga presentar a los próximos comi- cios autonómicos y locales podrán beneficiarse de los cambios. De los cinco supuestos previstos hasta ahora para negar subvenciones a partidos vinculados a grupos terroristas se pasa a sólo uno. Además, lo que podía ser una simple decisión de Interior se convertirá en un procedimiento judicial. Los próximos representantes de Batasuna en ayuntamientos vascos y navarros, más los que logren llegar a las Juntas y la Cámara Foral navarra, tendrán más fácil nutrirse de las subvenciones públicas que con la ley vigente reformada en 2003 de común acuerdo PSOEPP, precisamente para impedirlo. Otro consenso roto.