Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LA DISPUTA POLÍTICA JUEVES 19 s 4 s 2007 ABC Rubalcaba niega en el Congreso que haya informes que vinculen a ETA con el 11- M El Tribunal comienza a tramitar la causa abierta contra el ex director general de la Policía por no colaborar con la Justicia J. L. LORENTE MADRID. Los socialistas no quieren soltar bajo ningún concepto el caso Díaz de Mera por el hecho de que están convencidos de que el asunto desgasta al PP. Ayer, el PSOE se encargó reabrir el debate en el Congreso con una pregunta formulada por el diputado socialista Carlos González Serna al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. González Serna quería que Rubalcaba hiciese en sede parlamentaria una valoración sobre la negativa del ex director general de la Policía a revelar ante el tribunal que juzga el 11- M la identidad de la persona que supuestamente le habló de la existencia de un informe que relaciona a ETA con los atentados de Madrid, aunque luego lo hizo por carta. Rubalcaba dijo que no quería hacer una valoración explícita porque el asunto está en sede judicial y aún se está viviendo el último tramo de este trágico episodio pero se esforzó por recordar que ya dijo en su día ante la Cámara Baja que no había ningún informe en el Ministerio del Interior, absolutamente ninguno, que vinculara de ninguna manera a la banda terrorista con la matanza. Es más, subrayó que todos los documentos que ha elaborado su Ministerio, tanto en la etapa del PP como con el Gobierno socialista, están a disposición judicial. Quien diga lo contrario no dice la verdad y probablemente no dice la verdad para justificar las mentiras que en su momento se dijeron espetó dirigiéndose a las bancadas del PP. 11- M, Javier Gómez Bermúdez, se dirigió esta semana al Parlamento Europeo para que certifique la condición de eurodiputado, por el Partido Popular, del ex director general de la Policía, según informaron ayer fuentes jurídicas. Ese trámite es el primero que se realiza en la causa que abrió el tribunal del 11- M contra Díaz de Mera por un delito de desobediencia grave a la autoridad. Rubalcaba, ayer, durante su intervención en el Congreso DANIEL G. LÓPEZ Germán Yanke Por un puñado de votos Por su parte, el diputado del PSOE subrayó que su partido ha comprobado fehacientemente que el Gobierno del PP tenía información suficiente ya el 11 de marzo por la tarde para saber que no había sido ETA. Y hemos constatado- -concluyó- -que el Gobierno de entonces y el PP manipulaban en un intento que sólo puede ser calificado de ruin de utilizar la masacre para ganar un puñado de votos Mientras tanto, el presidente del tribunal que juzga el VÍCTIMAS Y RESPONSABILIDAD einte minutos de descanso pidió el juez Gómez Bermúdez el martes. Los pidió, más que ordenarlos, después del testimonio de algunas víctimas o familiares de víctimas del 11- M. Porque los testimonios eran desgarradores. Pero la emoción de los testigos vinculados a la asociación V presidida por Pilar Manjón (su marido fue uno de los comparecientes) no les impidió pedir, además de las máximas penas, responsabilidades políticas del Gobierno de José María Aznar. No es nuevo, ya han hecho declaraciones similares y protagonizado protestas y concentraciones, como las que se organizaron contra el PP cuando se celebraba la Comisión de Investigación del Congreso. La petición no pertenece al ámbito jurídico ni al ámbito de lo que se dilucida en la sala de vistas. El presidente de la sala, que es tan meticuloso con cuestiones comparables, debió preferir no poner coto ni reparo alguno a las manifestaciones doloridas y tremendas de las víctimas pero su razón, la de las víctimas, no es otra que el hecho de serlo porque hay verdu- gos, que son los terroristas. Algunas quieren, además, dar su punto de vista político, criticar la política exterior del Gobierno del PP insistir en lo de la ilegalidad de la guerra de Irak, etc. Pero esto es una opinión que tiene ese valor relativo y que, además, no procede de ser víctimas, sino de sus particulares ideologías o formas de ver la política. Algunas de ellas, de las que critican al PP se han queja, do de maquinaciones que trataban de desviar la responsabilidad de los asesinos- -para los que piden las penas más altas- -hacia otros (ETA, servicios del Estado, etc. sin pruebas que lo apoyen. Resulta paradójico que, por intereses políticos, se abonen a esa tesis según la cual todo acto terrorista tiene causa no en el asesino, sino en otros, cuyas ideas no se comparten.