Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA La amenaza terrorista JUEVES 19 s 4 s 2007 ABC María volverá, a pesar del cáncer Tras ser operada de un carcinoma de mama, la presidenta del PP vasco, María San Gil, valiente y comprometida con su tierra y la libertad, dice que no podrá participar en la campaña, pero que espera recuperar la actividad política en unos meses POR M. LUISA G. FRANCO BILBAO. Con la misma naturalidad con la que contaba hace cuatro años que había hablado con su marido y con su madre sobre cómo querría que fueran educados sus hijos si un día ETA la asesinaba, María San Gil compareció ayer públicamente para explicar que ha sido operada de un carcinoma de mama y que el tratamiento de radioterapia que seguirá a la intervención quirúrgica la mantendrá alejada temporalmente de la política. Optimista como siempre, la presidenta del PP vasco dijo que el carcinoma tiene un magnífico pronóstico y que el equipo médico del Hospital Oncológico de San Sebastián, donde fue operada, considera que la curación en este tipo de casos es del cien por cien por lo que esperaba reincorporarse a la actividad política en unos pocos meses con igual o más fuerza Arropada por el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, y la presidenta del partido en Guipúzcoa, María José Usandizaga, María San Gil no habló de retirada, aunque hubiera sido una oportunidad para dejar un cargo que implica un gran sacrificio personal para ella. Su familia se lo hubiera agredecido. Nunca quiso ser presidenta del PP vasco, ni siquiera cuando, en junio de 2004, dio el sí a la propuesta de su antecesor, Carlos Iturgaiz. En torno a ella había consenso, mientras el resto de los candidatos dividían internamente al partido, por lo que renunció a su sueño de llegar algún día a ser alcaldesa de San Sebastián y aceptó ser candidata a lendakari por el PP. San Gil está en la política por compromiso personal con las ideas que defiende su partido, al que se vinculó por lealtad a Gregorio Ordoñez, asesinado en su presencia. El 23 de enero de 1995 estaba comiendo en un restaurante de la Parte Vieja de San Sebastián cuando un pistolero etarra disparó un La presidenta del PP vasco compareció en San Sebastián, tras la intervención quirúrgica, con la misma vitalidad que siempre tiro en la cabeza del primer teniente de alcalde, con quien María San Gil, entonces recién licenciada en Filología Bíblica Trilingüe, colaboraba en el Ayuntamiento. El impacto de ese atentado cambió su proyecto vital, se afilió al PP y durante nueve años fue concejal en el Ayuntamiento de San Sebastián, mientras iba ganando prestigio y responsabilidades en el seno de su partido. Su capacidad para transmitir aquello en lo que creía conquistó primero a Jaime Mayor Oreja y después a José María Aznar, con quienes mantiene una excelente relación. San Gil no vivió el paso de la corporación municipal al Parlamento vasco como un escalón en su carrera política, sino como una renuncia más, que le restaba tiempo para sus hijos, compensada por la satisfacción personal de lo que ella interpreta como una especie de deber cumplido, algo que sólo puede entenderse si se tiene en cuenta que en el País Vasco los políticos se juegan la vida por defender proyectos no nacionalistas. El PP vasco se enfrenta a la próxima campaña electoral sin la cara amable y el discurso rotundo de su presidenta, en defensa de la Constitución y el Estatuto, en un momento en el que los populares se han quedado solos como referente del constitucionalismo en la comunidad autónoma. Los adversarios políticos de María San Gil transmitieron ayer su apoyo y hasta su cariño a la presidenta del PP vasco, alabando su fuerza y coraje El alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, señaló que. más allá de sus discrepancias políticas, que son bastantes mantiene hacia ella no sólo respeto, sino también MIKEL FRAILE Un momento clave cariño El presidente de la ejecutiva del PNV Josu Jon Imaz, por su parte, esperó volver a tenerla en forma en muy pocos meses para seguir discutiendo y debatiendo ABC. es Más información sobre la lucha contra el terrorismo en el País Vasco y el proceso con ETA, en www. abc. es Charo Zarzalejos MARÍA, COMO UN JUNCO E El PP vasco tendrá que prescindir en campaña de la cara amable y el discurso rotundo de su presidenta s como un junco. Estilizada y elegante. Y fuerte, muy fuerte. Como los juncos, que soportan vendavales y lluvias y lo aceptan como aceptan el calor. Lo soportan todo. Así es María San Gil, que en el día de ayer dio su mejor mitin. Primero, sonriente y tranquila, y un poco después, emocionada, esta mujer dijo que se retiraba por un tiempo. Así es la vida. Cuando menos se espera viene un sopapo. Afortunadamente, el suyo es un sopapo pasajero, que ha encarado con la valentía y coraje propio de quien durante años y años ha convivido con el sufrimiento. Con el suyo propio y con el que le ha rodeado. No es una exageración, y mucho menos demagogia, afirmar que para algunos- -sólo para algunos- -hacer política en el País Vasco es una escuela de sufrimiento y resistencia. Ella, sin perder nunca la compostura- -como los juncos- -está ejercitada en ambas cosas. No es fácil aprender a salir de casa sin tener la certeza de si vas a volver, y así día tras día. Como sabe bien lo que es resistir, su curación definitiva está hoy más próxima que ayer. María dijo ayer un simple, aunque duro, hasta luego. Le espera su escaño en el Parlamento vasco, sus compañeros de partido y todos aquellos que, además de quererla, creemos que por encima de ideologías está la dignidad, la fortaleza y esas convicciones profundas e íntimas que te llevan a afrontar la vida con la naturalidad del junco. Si llueve, se moja. En el PP del País Vasco hay tanta conmoción como admiración. Su pasajera ausencia se va a notar. No vamos a decepcionarla, ni nos vamos a desanimar. Ha creado escuela y todos estamos dispuestos a demostrar que somos alumnos aventajados comentaba ayer una compañera de partido un rato después del mejor mitin de María. El mejor y uno más, porque esto es sólo un breve hasta luego.