Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES MIÉRCOLES 18 s 4 s 2007 ABC Ya no estoy en el Madrid, pero siguen los problemas Julio BaptistasJugador del Arsenal Juega en el Arsenal y vive en Londres pero no olvida ni al Real ni Madrid, donde tiene casa. Si por él fuera volvería al Bernabéu en busca de una segunda oportunidad, pero Wenger quiere que se quede POR ENRIQUE ORTEGO LONDRES. Llueve y está nublado. Lógico. Estamos en Londres. Él vive allí desde el pasado agosto y no termina de habituarse. Además, está mal acostumbrado. Viene de dos años en Sevilla y uno en Madrid. Julio Baptista acude a la cita con un inmaculado chándal blanco y una gorrita ad hoc Quedamos cerca de su casa. No muy lejos de donde se entrena el Arsenal. Allá en el norte de la capital. Cuando cerramos la cita, sólo una condición: No nos pasemos la entrevista hablando del Madrid, hoy no puedo asegurarle nada de mi futuro. Será hablar por hablar ¿Cómo sobrevive un brasileño- -Poco a poco. Con dificultad, no por la ciudad porque yo vengo de Sao Paulo y, además, en Londres hay todo lo que uno puede querer. Pero me está costando mucho. Son dos años de cambios y se nota. Primero de Sevilla a Madrid. Un año allí y deprisa y corriendo para acá. Se puede decir que me estoy adaptando al fútbol de este país, que es distinto a todos, y que con el inglés a base de estudiar mucho me voy entendiendo. Todo va unido. Además el tiempo me está matando. Un día de sol y treinta de agua me desespera. -Pero usted con su envergadura, su potencia física, su zancada, debería sentirse cómodo. -No olvide que soy brasileño. También me gusta tocar, hacer una pared, un caño, una bicicleta... que en la Liga. Yo a veces me quedo parado... y tengo que salir corriendo porque no pitan nada. Es más difícil jugar que en España y que en Brasil. En mi país da tiempo hasta para tomar café, aquí ni para respirar. -La vida es jodida, pero es así. Yo lo tomo como una experiencia y saco lo bueno y dejo lo malo. Es evidente que esperaba mucho más, pero se está viendo ahora que no era sólo un problema de Baptista. Yo no estoy ya y el equipo sigue teniendo sus problemas. Más que el equipo, el club. Es un problema general de difícil explicación. -Sí, eso dicen. Podría quedarme, pero la verdad es que ahora no me veo en ningún sitio y me gustaría que mi situación se arreglase cuanto antes. Es duro vivir sin saber donde vas a estar dentro de unos meses. Son muchos millones. Veinte. Supongo que el Arsenal querrá negociar. Son dos años de cambio. Lo que sí tengo claro es que no me gustaría ir a otro sitio. O me quedo aquí o vuelvo al Madrid donde me quedan tres años de contrato. -Tenemos que hablar del Madrid, aunque no le guste. Toda la vida esperando la oportunidad de llegar a un club de esa categoría y luego llega y casi todo le sale mal. En la Premier se juega tan rápido que no tienes tiempo para hacer un caño o una bicicleta, antes de que te de tiempo a pensar ya te han quitado el balón -El Arsenal ya ha dicho que quiere ejercer la opción de compra... en esta metrópoli? -Por su gesto, sus silencios, me parece que usted quiere volver al Bernabéu... -Lo que tengo claro es que sicológicamente afrontaría esa segunda oportunidad en el Madrid mucho más fuerte y maduro. Ya he vivido todo lo del año pasado, lo de éste. De todo se aprende. -Difícil, distinta. Llegué lesionado. Pasé tres semanas en Brasil recuperándome. Luego, poco a poco. Me cuesta. Ahora juego más. Estoy mejor. Se puede decir que estoy en mi mejor momento de forma desde que llegué. Ahora soy competitivo. Este es un fútbol muy intenso, muy rápido, muy agresivo. Aquí no hay un segundo para pensar. Pero ni uno. Todo se hace con mucha rapidez. Es muy físico. Si estás bien, juegas, sino no entras porque te pasan por encima. Si no estás al ciento por ciento no tienes nada que hacer. Eso me ha pasado a mí. ¿De qué está jugando más? -No es que me lo prohiba el entrenador, pero se juega tan rápido que no tienes tiempo ni de intentarlo. Cuando lo piensas ya te han quitado el balón o te han tirado al suelo. Tenga en cuenta que aquí se valora más un córner que un caño. Tengo suerte de estar en el Arsenal que es un equipo que quiere jugar el balón. Los equipos del norte son tremendos. He contado hasta treinta pelotazos de los centrales por partido. (Se le escapa una amplia sonrisa... -De media punta, como en el Sevilla. Cerca del área. Ese es mi puesto. Algún día he jugado de primer delantero, pero necesito metros y la puerta de frente. Ahí tengo ventaja. ¿Y pensar que al Sevilla llegó de medio centro? ¿Quién le iba a decir que iba a ser marcharse usted y comenzar el Sevilla a ganar títulos y a aspirar hasta a la Liga? -Eso ya está olvidado. Cambié de posición naturalmente y triunfé en el Sevilla. Mi fútbol se valora como media punta. -Que se lo digan a Reyes que se fue corriendo y no quiere volver en la vida... -Ya, pero yo no me lo tomo como Reyes. A mí esto no me disgusta, todo lo contrario. Aquí se pueden hacer muchas cosas además de jugar al fútbol. Lo suyo creo que fue distinto. Se quería ir desde el primer día. No quería integrarse por lo que me dicen. Yo sí quiero aprender inglés y me esfuerzo. Cuando entienda y me haga entender todo será más fácil. No me quedo en casa. Salgo con mi novia al cine, al teatro. Mi madre viene algunas semanas. Ellas llevan peor no ver el sol. Echan de menos Madrid. -Preséntenos cómo es esta Premier de la que habla todo el mundo y tiene tres clubes en semifinales de la Champions... Me gustaría conocer mi futuro cuanto antes. Es duro cambiar tanto de ciudad y ambiente en tan poco tiempo Me encuentro más fuerte psicológicamente para afrontar una segunda oportunidad en el Bernabéu -Me encontré un equipo formado. No fue lo mismo que en el Madrid que a pesar de que no estaba a mi mejor nivel, jugué mucho. En el Sevilla fueron dos años de titular. No me podía pegar un tiro por no jugar. Tenía que ponerme bien primero. Wenger me habló cuando me recuperé. Me explicó que necesitaba un tiempo para adaptarme, que estuviera tranquilo, que cuando llegara a mi nivel, jugaría. Lo ha cumplido. -Se juega duro, pero siempre van al balón. Aquí es difícil que te echen por una entrada. Si te expulsan es por hablar. Los árbitros casi no paran el juego, dejan jugar mucho más -Tampoco está siendo la mejor temporada del Arsenal. ¿Henry o Ronaldo, usted conoce a los dos de primera mano? -Es el fútbol. No me arrepiento de nada. Viví dos años espectaculares. No es que ahora todo sea malo, pero es como la noche y el día. Recuerde que en dos años marqué 50 goles. Era difícil predecir que se iba a convertir en un equipo campeón, pero estaba claro que a aquel Sevilla mío era muy complicado ganarle y meterle un gol. Ahora ha dado un paso más, pero creo que tiene más jugadores. Le veo siempre que puedo. Juega a un nivel muy alto. (Terminamos. Un guardia está a punto de multarle. La última consideración es más una curiosidad que una pregunta) -Volvamos a la Premier. -Pues como ellas se empeñen vuelve para allá seguro. -Ya, no es tan fácil. Tengo casa, Veremos REUTERS -Me lo pone difícil. Conozco bien a los dos, pero mejor a Ronaldo. Cuando tenía 24 años era el mejor del mundo. Como aquel no ha habido otro. Por calidad y velocidad. Henry tiene un sprint largo de treinta metros increíble de verdad. Ronie tiene más juego, más regate, más opciones técnicas... (Se va corriendo y por treinta segundos se libra de la multa)