Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18 s 4 s 2007 Elecciones presidenciales en Francia INTERNACIONAL 41 Izquierda y ultraderecha, unidas en su ataque a Sarkozy Las cifras de los sondeos desencadenan el nerviosismo en los cuarteles generales de los dos grandes partidos franceses JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. ¿Qué tienen en común la extrema derecha, la extrema izquierda, socialistas y centristas... Todos odian a Nicolás Sarkozy. Odio acentuado por la inquietud que suscitan el 35 o 38 de los indecisos a cuatro días de la primera vuelta, con un pronóstico de 50 50 entre el candidato conservador y la socialista Ségolène Royal. Max Gallo, historiador, ex portavoz oficial de los primeros gobiernos socialistas de François Mitterrand, resume el problema de este modo: Hay algo de irracional e inquietante. Salvando las distancias y avanzando todos los matices que se quieran, Sarkozy es hoy tan odiado a la izquierda como Léon Blum, dirigente histórico del socialismo francés, era odiado por la extrema derecha de su tiempo Sarkozy ha superado esa cota de odio, por razones tácticas y estratégicas. En la extrema derecha, Le Pen ha proclamado a Sarkozy jefecillo de la chusma política porque teme que el líder conservador le robe parte del electorado extremista. A la izquierda, Ségolène Royal dice ser la candidata de la paz civil, contra el candidato del odio y la inseguridad porque sabe que su punto más débil es su propia falta de credibilidad en materia de inseguridad. Michel Rocard, ex primer ministro socialista, partidario de una alianza del PS con los centristas de François Bayrou, dice que la victoria de Sarkozy es lo peor que podría ocurrirle a Francia Con ese extremismo verbal Rocard quiere equilibrar la fama de centrista que tiene dentro de su partido. Bayrou dice inquietarse por las proposiciones de Sarkozy en materia de seguridad, por las mismas razones: siendo él mismo un conservador moderado, quiere dar garantías de izquierdismo a sus posibles aliados socialistas. El odio personal contra Sarkozy de buena parte de la clase política y sus influyentes correas de transmisión en los medios de comunicación, contrasta con la opinión de los franceses. Sarkozy se cotiza como candidato vencedor en las dos vueltas en todos los sondeos desde hace más de un trimestre. En la primera vuelta, la cota de Sarkozy no ha estado nunca por debajo del 25 de las intenciones de voto y oscila hoy entre el 28 y el 30 Ante la segunda vuelta del próximo 6 de mayo, todos los sondeos han pronosticado su victoria contra Ségolène Royal desde primeros de diciembre pasado, con resultados de 52 contra 48 o 51 contra 49. Ese dato capital pudiera estar cambiando. Ségolène Royal, François Bayrou y Le Pen también tienen otro dato en común: todos piden el voto útil con ventaja decisiva para la candidata socialista. Ella parece beneficiarse de la campaña masiva del voto del miedo. Le Nouvel Observateur publicó un sondeo aparentemente falso anunciando la eliminación de Ségolène, víctima de Le Pen. Dos días más tarde, Liberation se hacía eco de esa amenaza pidiendo el voto masivo a favor de la socialista. Esas maniobras parecen ser eficaces. Ségolène se ha recuperado, incluso vuelve a cotizarse como rival temible en la segunda vuelta, lo que no ocurría desde finales del 2006. ¿Influyen en la Francia pro- Extremismo verbal Triquiñuelas electorales Capturar a los indecisos se convierte en el último asalto de la campaña electoral para los candidatos funda esas maniobras del microcosmos político y periodístico parisino? Globalmente, seis candidatos de izquierda tienen hoy el 38.5 de las intenciones de voto en la primera vuelta. El candidato centrista se cotiza al 17 mientras que cuatro candidatos de derecha y extrema derecha cuentan con un 44.5 de posibles votantes. Esas relaciones de fuerza son aritméticamente favorables a Sarkozy. Pero la campaña del odio puede provocar estragos. Sarkozy puede ganar la primera vuelta. La campaña del voto del miedo, favorece un duelo clásico izquierda- derecha, Ségolène- Sarkozy. Pero el 30 o 35 de los indecisos pueden precipitar un desastre para la candidata socialista que no sería forzosamente favorable para Sarkozy. Un duelo final entre Sarkozy y François Bayrou puede ser muy peligroso para el candidato conservador. ABC. es Especial sobre las elecciones presidenciales francesas en abc. es internacional