Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL IV Conferencia Internacional de ABC sobre Europa y América MIÉRCOLES 18 s 4 s 2007 ABC Moratinos dice que no tiene por qué explicar a EE. UU. su viaje a Cuba La secretaria de Estado para Iberoamérica viajará a Washington a finales de mayo A. M- F. L. A. LUXEMBURGO MADRID. Miguel Ángel Moratinos considera que la Administración estadounidense ha estado informada a través de la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez- antes, durante y después -del viaje que realizó a comienzos de mes a Cuba. En consecuencia, el ministro de Asuntos Exteriores cree, según dijo ayer en Luxemburgo, que no tiene por qué dar respuestas a nadie de su desplazamiento, pese a que, en los últimos días dos altos cargos del Departamento de Estado nortemericano dijeron no conocer los motivos por los que Moratinos no se había reunido durante su visita con los disidentes anticastristas del interior de la isla. En una comparecencia ante la prensa durante la visita de Sus Majestades los Reyes a Luxemburgo, el jefe de la diplomacia española manifestó: No hay que dar respuestas a nadie. Simplemente, mantenemos un diálogo con Estados Unidos, tenemos muchos puntos de coincidencia, incluso sobre Cuba, pero hay otros puntos en que nuestra manera de actuar parece que no corresponde a la manera de actuar de Estados Unidos El ministro agregó que para él no es un tema de preocupación que los norteamericanos tengan dudas sobre los motivos por los que no habló con los disidentes y aseguró que se mantiene con ellos una relación de amistad. De todos modos, Trinidad Jiménez, tiene previsto viajar a finales de mayo a Washingto, al término de un gira por varios países americanos. La secretaria de Estado anunció su viaje ayer a los periodistas, tras intervenir en la IV Conferencia Internacional sobre Europa y América organizada por ABC y el Foro Euroamérica, bajo el patrocinio del BBVA. No obstante, antes podría producirse ya un encuentro con el secretario de Estado adjunto para Latinoaméricana de Estados Unidos, Thomas Shanon, si se confirma una visita de éste a España a mediados de mayo para participar en unas jornadas. José María Bergareche, consejero delegado de Vocento, y Francisco González, presidente del BBVA JAIME GARCÍA Hay que apoyar la integración mediante el libre comercio ABC MADRID. El presidente del BBVA, Francisco González, defendió en su intervención de ayer en la IV Conferencia Internacional de ABC la integración latinoamericana mediante áreas de libre comercio; hay que apoyar esas iniciativas dijo. Durante la IV Conferencia González resaltó la vocación del BBVA en Latinoamérica de contribuir al fortalecimiento del sistema financiero y al desarrollo económico y social En el plano político González señaló que las reglas de juego comunes tienen un nombre: democracia. La unión de mercados y democracia es la mejor combinación para el desarrollo económico y social. González prestó también especial atención a la presencia hispana en Estados Unidos y resaltó que casi la mitad de los empleos que se crean en Estados Unidos son ocupados por hispanos así como que es necesario buscar vías para la integración armoniosa de los hispano en la sociedad de Estados Unidos, siempre desde la perspectiva de que acercarnos a lo hispano es acercarnos a los Estados Unidos. Ambas entidades no pueden analizarse como dos entidades disociables En ese contexto situó la reciente compra de la franquicia Compass por el BBVA, lo que definió como la mayor adquisición anunciada por el BBVA en su historia Con esta compra BBVA se situará entre las veinte primeras entidades de Estados Unidos y como el primer banco regional del Sun Belt la zona donde más crece la población y la actividad de todo Estados Unidos MADRE PATRIA EL CASTRISMO Y LA El autor recuerda las anécdotas del viaje que, en la década de los años ochenta, realizó a la Cuba de Fidel Castro una delegación parlamentaria española a la generación de la Transición- -el recuerdo de la visita que hicimos una delegación española de la Unión Interparlamentaria allá por los años 80 a Cuba. Realmente, aquel viaje, con la curiosidad y la esperanza de conocer la experiencia castrista, no dejaba indiferente a nadie. Nuestro embajador en la Habana, Enrique Larroque, conspicuo liberal y buen amigo, había conseguido que el comandante asistiera a la Embajada española, lo que no era habi- Fernando Álvarez de Miranda y Torres l reciente viaje del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a la Cuba de Fidel Castro me trae a la memoria- -algo de lo que nos queda todavía E tual, para escuchar a los parlamentarios de la recién inaugurada transición a la democracia española. Inevitablemente, el verdadero protagonista de aquella entrevista, como no podía ser de otra manera, fue el comandante Castro, que nos magnificó las excelencias de su régimen; y se detuvo, especialmente, en darnos una lección sobre el problema centroamericano. Con su locuacidad irresistible nos tenía verdaderamente interesados, y sólo hubo un momento de desconcierto cuando el inolvidable diputado Antonio Semillosa, que formaba parte de la delegación, le preguntó cuál podría ser la razón de que las prostitutas de La Habana hicieran poco caso a los españoles. Hubo un momento de silencio sepulcral que rompió el comandante, muy serio, diciéndole que ése era un tema de la competencia del ministro de Cultura y que debía consultar con él... Todo fue amable y cordial, hasta el reconocimiento de que España, incluso en la etapa franquista, no había secundado el bloqueo impuesto por Estados Unidos. Nos habló, cómo no, de la vaca lechera que no es una vaca cualquiera ya que había ganado diversas competencias de producción láctea; nos comentó, lo que era también verdad, el ritmo del aumento de educación generalizada en todo el país. Claro que no nos dijeron nada del sectarismo y la falta de libertad que tenían los disidentes. Conocía a un ingeniero de ferrocarriles que por su falta de colaboración política le habían degradado a peón. El tema de los derechos humanos estaba ausente de su vocabulario político. En su afán de complacernos, nos organizaron visitas por esa inolvidable parte viaje de La Habana, que te llega y nunca olvidas. Teníamos como acompañante al rector de la Universidad, que se recreaba en sus explicaciones al vernos tan entusiasmados. En un momento en el que pasábamos al lado de un grupo de cubanos sentados a las puertas de sus casas, el rector, en su afán entusiasta, se dirigió a los habaneros diciéndoles: Aquí vengo con un grupo de amigos de la madre patria ¿A que sabéis bien cuál es nuestra madre patria? Sin dudarlo un momento, aquella buena gente contestó: Sí señor, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas Nuestra carcajada fue inevitable y el sonrojo de nuestro anfitrión épico. Confiemos en que después de la visita de nuestro ministro de Asuntos Exteriores, con su expresiva devoción al castrismo, habiendo ya desaparecido la URSS, se pueda restablecer la memoria histórica, y que el Gobierno del presidente Zapatero habrá conseguido colocar a España en el lugar que le corresponde.