Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18- -4- -2007 ESPAÑA 13 Lo que más me llamó la atención fue el silencio, un gran silencio entre tanta masacre y espanto El hermano de la única herida que aún está en coma denuncia que El mundo robó sus fotografías N. V. MADRID. Laura Vega no pudo impedir que un medio de comunicación se colara en su habitación en la Unidad de Daños Cerebrales de una clínica de Madrid para tomar fotografías de su estado físico. No lo pudo impedir porque está en estado vegetativo, en coma, desde el 11- M. Laura no pudo, por tanto, pedir a los representantes de El mundo que abandonaran su habitación, que respetaran su intimidad y su voluntad de no querer salir en ningún papel. Desde aquella fecha, Laura depende de dos enfermeras y de su familia las veinticuatro horas del día. Ayer, en el Tribunal, su hermano denunció los hechos. El pasado 11 de marzo, con motivo del tercer aniversario de la matanza, El mundo sacó, sin su consentimiento y en un amplio reportaje, dos fotos de Laura en su situación actual y aportaba datos y valoraciones sobre ella y mi familia que no ba. Lo que más me llamó la atención fue el silencio, un gran silencio entre tanta masacre y espanto. La gente me pedía ayuda y yo sólo les decía ahora vengo, estoy buscando a mi mujer Había un chico en el suelo al que le estaba cayendo sobre la boca el polvo blanco de un extintor y se ahogaba... Le di una patada al extintor y seguí buscando a María. La encontré a las ocho y diez. Tenía la cara negra y el pelo quemado. Me pude haber quedado, pero en lo único que pensaba era en ayudar a mi mujer No tuvo la misma suerte Isabel Casanova. Perdió a su hijo y a su marido en Santa Eugenia. El 11 de marzo es el cumpleaños de su hijo mayor y los primeros en llamarle eran su hermano pequeño y su padre. Aquel día no lo hicieron y el hermano mayor se lo hizo saber a Isabel. Puse la televisión y vi las imágenes. Supe que algo no iba bien Esta testigo, que pidió cadena perpetua para los responsables del atentado, se enteró de la muerte de los suyos a las siete de la mañana del 12 de marzo, después de buscar respuestas por los hospitales de Madrid. También las buscaron Pilar Manjón y Eulogio Paz, los padres de Daniel. Fueron horas en las que se recorrieron todos los centros hospitalarios hasta que alguien les aconsejó que fueran directamente a Ifema, donde estaban llevando a los fallecidos para practicarles la autopsia. El día 12 les tomaron muestras de ADN y el 16 les devolvieron a su hijo para que le dieran sepultura. Nunca podré olvidar cuando llamé a Pilar desde la oficina ella me dijo entre lágrimas: ¡Me quiero morir todavía no sabían cuál había sido el destino de Daniel, pero la madre lo presentía. Eulogio aludió a la foto de las Azores (Aznar, Blair y Bush) para decir que cuando buscaba a Daniel se acordaba de esa imagen, de la que pensó: Algún día nos van a pegar un pepinazo En este sentido, pidió responsabilidades al Gobierno de Aznar, como también hicieron otras víctimas. Jesús Ramírez, herido en El Pozo, aún sin recuperar la movilidad del brazo izquierdo, reconocía con la misma dignidad que el resto: Todavía me queda una parte importante de metralla en el cuerpo se correspondían con la realidad según el testimonio de su hermano. El día del reportaje dos periodistas se habían colado en el hospital asegurando al director del centro que querían hacer un trabajo sobre las Unidades de Daños Cerebrales de España. Cuando la información, que evidentemente no respondía a lo que El mundo había dicho, se publicó, el hermano de Laura se puso en contacto con la periodista que la firmaba y la explicación que ésta le dio, según el entorno del joven, es que Laura era un personaje público Los padres de Daniel