Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LA VOZ DE LAS VÍCTIMAS LLEGA AL JUICIO MIÉRCOLES 18 s 4 s 2007 ABC Suárez Trashorras y el resto de acusados que aún permanecen en prisión siguen los testimonios que se oyeron ayer en la Sala POOL Un baile de sonámbulos Ayer llegó la voz de las víctimas al juicio del 11- M. Las grandes olvidadas de la tragedia, que no saben de de conspiraciones ni de luchas políticas, dieron otra lección de dignidad. Ni perdonan, ni olvidan POR N. VILLANUEVA MADRID. La de ayer, fue, sin duda, la jornada más dura, emotiva y difícil para los afectados por la matanza de los trenes. Sus testimonios se concentraron en apenas una hora, pero quedarán latentes hasta el final de la vista. Fue su momento, el segundo que más esperaban desde que el pasado 15 de febrero vieran a los presuntos autores y colaboradores del 11- M sentados en el banquillo. Las seis víctimas directas e indirectas de los atentados que declararon ayer pusieron nombres a los 191 muertos y a los más de 1.800 heridos de aquella macabra jornada de la que se lleva hablando cuatro años entre bambalinas y cinco semanas ante el Tribunal, el que tiene en sus manos los destinos de los 29 procesados. Y como el día posterior a la matanza, el cielo, ayer, volvió a llorar, y los testimonios de las víctimas sólo estuvieron acompañados por una espectacular tormenta que comenzó con especial virulencia al mismo tiempo que sus declaraciones, sobre las cuatro y media de la tarde, y remitió una hora después, cuando al terminar las mismas, las víctimas comenzaron a fundirse en abrazos entre lágrimas. Fue el momento más concurrido del juicio, hasta el punto de que en la Sala no cabía ya ni un alfiler, y muchos de los afectados tuvieron que seguir las declaraciones desde una sala habilitada en la planta inferior del edificio. Cuando el presidente llamó a declarar a la primera de las víctimas, los murmullos que hasta ese momento se podían escuchar en la Sala dieron paso a un silencio sepulcral, dentro y fuera del habitáculo blindado, donde los procesados escucharon las declaraciones de los testigos cabizbajos y sin intercambiar entre ellos miradas ni palabras. Había algo en sus rostros, inexplicable, pero completamente distinto a su actitud en otras sesiones de la vista. Llegó la hora de Álvaro Vega, el hermano de Laura, una chica que hoy tiene 29 años y que desde el 11- M se encuentra en estado vegetativo. No tiene capacidad de movimiento, de voluntad, no puede comer ni ducharse. Por no poder, no puede ni respirar sola. Desde los atentados, en su caso en Atocha, le falta una parte del cráneo y permanece postrada en una cama de la Unidad de Daños Cerebrales de una clínica de Madrid. Los médicos han perdido la esperanza de que recupere la conciencia. Antonio Miguel Utrera entró en la Sala ayudado por dos funcionarios. Tendrá la explosión de Téllez grabada en su piel el resto de su vida. Le causó tres infartos cerebrales que se tradujeron en una hemiplejia y unas secuelas psíquicas de las que todavía se está recuperando. El joven, que estudia tercero de Historia en la misma Universidad a la que se dirigía aquel 11- M, no ha perdido la lucidez. Lo único que recuerdo es que alguien me levantó en el otro extremo del vagón. Me puse a caminar por las vías. Era como un baile de sonámbulos. Era una sensación muy triste. Mucho silencio El de Francisco Javier García Castro fue un final feliz, pero su voz era una de las que más temblaba, quizá porque es consciente de lo que vio en los primeros minutos de la explosión de El Pozo (a la que se acercó en apenas dos minutos) y porque nunca estuvo tan cerca de perder a su mujer. ¡Qué suerte hemos tenido María! le dijo entre lágrimas cuando la encontró deambulando por la estación media hora después de que estallara la primera bom- Germán Yanke EL 11- M Y LA GUERRA DE IRAK l que pasa por ser el jefe de Al Qaida en España, Abu Dahdah, dice en el juicio que lo ocurrido el 11- M es inadmisible Bien, para interpretar su posición ante el terrorismo se debe recordar que, además de haberle visto en fotografías en un campo de tiro, está condena- E do a 12 años por prestar apoyo a los atentados del 11- S. El concepto de inadmisible queda así perfilado. Habla mal español pero queda claro que, si pasó fue por la guerra de Irak. Ya que no lo justifica, lo explica. Y no sólo él porque hemos escuchado a muchos, incluso representantes políticos en España, formular una explicación similar: si hubo 11- M es por la guerra de Irak. Pero esto es una patraña como tantas otras de Abu Dahdah, incluso cuando trata de explicar qué es un musulmán. Los musulmanes deberían reaccionar ante algunas cosas que se escuchan en la vista, por cierto. Hubo atentados antes de la guerra de Irak. Hubo preparativos (algunos de los procesados en este sumario) antes de la guerra de Irak. Hubo intentos y rearmes después de la guerra de Irak. Ahora estamos en un momento de riesgo, reconocido públicamente por unos y otros, y el Gobierno coloca en la parte principal de su currículo, precisamente, el haber salido de Irak. Ahora es Afganistán. O Al Andalus. O Ceuta y Melilla. A los fanáticos violentos les vale cualquier cosa o se la inventan y las esgrimen todas para que nos fijemos en ellas en vez de en ellos, que no tienen justificación alguna. Y que su única explicación válida es el modo en que han asimilado, intelectual y personalmente, la barbarie. Comienzan a hablar las víctimas. Dolor, emoción, mi hermana está en estado vegetativo, íbamos como sonámbulos, nos salvamos de milagro... ¿Quién puede haber hecho esto? dice una de ellas. Ya sabemos quién.