Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MIÉRCOLES 18- -4- -2007 ABC LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL MÓVIL DEL ATENTADO El jefe de Al Qaida en España atribuye la matanza de los trenes a la guerra de Irak En nuestra cultura, el abuso genera odio aseguró Abu Dahdah, ya condenado a doce años de prisión D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. La voz de Al Qaida se escuchó ayer en el Tribunal que juzga los atentados del 11- M. Fue la de Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dahdah que cumple doce años de condena por ser el cabecilla en España de la galaxia terrorista que dirige Bin Laden. Sus palabras fueron para atribuir la matanza a una secta islamista de tendencia Takfir Wal Hijra y vincularla con la presencia de las tropas españolas en Irak. Más aún, el testigo hasta llegó a justificar el asesinato de 191 personas con la siguiente frase: El abuso genera odio La comparecencia del sirio Abu Dahdah testigo 228, era muy esperada por cuanto se trata de la primera vez que un destacado dirigente yihadista declara como testigo. Su testimonio, aunque breve- -apenas diez minutos- fue significativo en algunos aspectos, pues dio muestras de albergar pocas dudas sobre la autoría del 11- M, que calificó de inadmisible Lo hizo aprovechando una pregunta de la fiscal Olga Sánchez sobre el motivo que le llevó, días después del 11- M, a prestar declaración de forma voluntaria ante el juez Baltasar Garzón y no ante el instructor del caso, Juan del Olmo. Abu Dahdah no respondió al por qué de su elección y se limitó a reiterar, sobre el atentado, que se trataba de un hecho inadmisible, que no se puede hacer Y agregó, en un deficiente castellano, que, si pasó, no me extraña por la guerra de Irak. En nuestros países, en nuestras culturas, la guerra genera odio y el abuso genera odio También sobre la matanza dijo que bajo nuestra ideología no se puede hacer esto y recordó que en nuestra historia sólo lo han hecho unas sectas En este contexto, y al ser preguntado por la tendencia Takfir Wal Hijra (movimiento islámico radical, integrado en el salafismo yihadista) fue cuando Abu Dahdah -está nacionalizado español- -se refirió a los autores del 11- M, para señalar que tienen que ser de esta doctrina una tesis Abu Dahdah de espaldas, en un momento de su declaración ante el Tribunal que juzga la matanza de Madrid POOL Un hecho inadmisible IMAD EDDIN BARAKAT YARKAS, ABU DAHDAH EL PEZ GORDO Hasta noviembre de 2001, el testigo 228 del 11- M fue una pesadilla para la Policía, que sabía de su peligrosidad pero que no tenía pruebas para detenerlo D. M. P. M. MADRID. Abu Dahdah cumple doce años de condena. Un tribunal que presidió también el juez Javier Gómez Bermúdez le mandó a la cárcel por su condición de jefe de Al Qaida en España y reclutar mujahidines para que fueran a combatir a Bosnia. Imad Eddin Bararak Yarkas llegó a España procedente de Siria, donde nació. Durante sus primeros años compaginó sus labores de adoctrinamiento en la yihad con su ocupación oficial, la venta de verduras. Enseguida pasó de ser alumno aventajado a líder. La oportunidad se la dio el sirio Mustafá Setmarian, Al Suri quien al marcharse de España en 1995 para dirigir un campo de entrenamiento en Afganistán entregó el testigo del yihadismo a Abu Dahdah que en España no tardó en obtener la nacionalidad vía matrimonio. Durante el tiempo en que fue la cabeza invisible del Al Qaida en España, Abu Dahdah viajó por el mundo entero. En dos años llegó a trasladarse a Londres hasta en 20 ocasiones para entrevistarse con el clérigo radical Abu Qatada. Mi problema- -llegó a decir en el juicio que desembocó en su condena- -es que conozco a todo el mundo y me han visto como el pez gordo En efecto, estuvo en todo el mundo También se le vinculó con los atentados del 11- S en EE. UU. porque su número de teléfono apareció en la agenda de un individuo que mantuvo reuniones con Mohamed Atta, autor material del ataque a las Torres Gemelas. Ya en la cárcel, la vida del líder no ha sido fácil. En la prisión de Castellón, un grupo de gitanos le pegó una paliza mientras le responsabilizaba el 11- M. Fue trasladado de prisión. que también sostienen el juez Del Olmo y la fiscal Sánchez. Por el defensor de Jamal Zougam, el testigo fue preguntado por una posible alianza de seguidores del movimiento Takfir con narcotraficantes y ladrones Su respuesta fue breve: Sólo conozco la doctrina, no a personas Sobre los presuntos implicados en la matanza, Abu Dahdah dijo que sólo tuvo contactos con Jamal Zougam y Mouhannad Almallah mientras que con Serhane El Tunecino únicamente mantuvo una relación tangencial. Respecto al propietario del locutorio de Lavapiés, que fue seguido por la Policía durante las investigaciones que llevaron a la detención del sirio, señaló que le conocía porque los dos tenían negocios de venta de verduras. Sobre Almallah, reconoció que en alguna ocasión visi-